Dr. Roberto Assagioli

[edición en curso]

—————————

—————————

El Desarrollo Transpersonal

19. La espiritualidad del siglo XX

—————————

El título de este estudio quizás pueda parecer paradójico. Creo, además, que los pesimistas, los difamadores de la vida contemporánea o los profetas de la decadencia del tipo de Spengler, lo considerarán tristemente irónico.

Reconozcamos que los aspectos más llamativos y aparentes de esta parte de siglo ya transcurrida parecen darles la razón. El panorama externo presenta caracteres claramente materialistas y a menudo antiespirituales.

De hecho, y ya desde su comienzo, se aprecia un rápido desarrollo de la técnica y una creciente valoración del bienestar material, así como un esfuerzo cada vez mayor encaminado a obtenerlo. Es una época en la que predomina el culto por el dinero, cuyo prestigio y poder va en aumento, y en la que el éxito práctico y material es símbolo y prueba del valor del individuo.

La sed de riqueza y de poder, las ambiciones individuales y colectivas, los sueños de bienes materiales, las rivalidades, las incomprensiones y los miedos recíprocos entre las naciones, culminaron con las dos terribles guerras mundiales.

Una vez finalizadas éstas, se sufrieron las consecuencias de una turbia posguerra: la propagación de la violencia, una desenfrenada codicia económica, la licenciosidad sexual y la búsqueda de placeres, el despilfarro de unas fáciles ganancias, los duros enfrentamientos dentro de todas las naciones y entre las naciones, etcétera.

En el aspecto cultural encontramos un desinterés por los valores y los ideales tradicionales, una inclinación cada vez mayor por la ciencia, el interés vital dirigido casi por completo hacia el mundo exterior, filosofías de tipo más o menos conscientemente materialista, positivista y realista. Y en la vida individual y social, una importancia exagerada de los asuntos deportivos y el culto al cuerpo físico, a su fuerza y a su destreza. En la actualidad, ¡un boxeador puede ganar millones por un combate y un partido de fútbol puede atraer a más de cien mil espectadores!

Aunque los movimientos revolucionarios y de reconstrucción nacional y social estuvieron animados por un soplo de idealismo, su carácter y manifestaciones también han sido materialistas, con punzantes y violentos movimientos de masas que reafirman valores de carácter netamente telúrico, como son el apego a la tierra y a la raza, y que ponen en primer plano los problemas de tipo político, económico y organizativo.

Este breve cuadro demuestra que no me hago ilusiones ni, ciertamente, idealizo este siglo. Pero la mera constatación de los fenómenos acaecidos no es suficiente; y menos aún el limitarse a criticarlos o a deplorarlos.

Todo estudioso y observador de la vida tiene el deber de comprender los datos que va descubriendo, y para ello es necesario no limitarse a sus manifestaciones más aparentes, no considerarlos aisladamente y, sobre todo, no tomar posiciones apresuradas a favor o en contra de ellos. Es preciso no ser prejuiciosos y poner a un lado las opiniones o preferencias personales.

Si intentamos hacer todo esto con respecto al siglo XX, su semblante asume una expresión muy distinta: en sus duras y atormentadas facciones podemos descubrir una nueva alma y, en sus ojos, podemos ver brillar una nueva luz.

En primer lugar, debemos considerar el siglo XX en relación con el XIX que le dio origen. Recordemos que éste, sobre todo durante los últimos decenios, a pesar de su barniz humanista y su idealismo verbal podía considerarse cualquier cosa menos espiritual. En la vida social predominaba el concepto burgués, y en la filosofía: el materialismo, el positivismo y el escepticismo. La literatura era realista, sensual, romántica y decadente. Su cultura era, en general, intelectualista; y el intelectualismo no es espiritual, sino por el contrario, uno de los obstáculos más insidiosos para la espiritualidad. En resumen: el siglo XIX había perdido todo contacto con las fuerzas vivas, tanto naturales como espirituales, y estaba en un callejón sin salida.

Por este motivo, la 'revolución de las fuerzas telúricas' —según la acertada denominación de Keyserling— con su despertar de las fuerzas instintivas, primigenias e irracionales, pero sanas y vivas, constituyó una reacción, un retorno a los orígenes necesario para poder abandonar ese callejón sin salida y salvar así la civilización de una peligrosa decadencia y descomposición.

Pero esta justificación no basta para valorar y caracterizar la espiritualidad del siglo XX. A este respecto debemos plantearnos una serie de preguntas muy precisas: ¿Existen, junto a los fenómenos mencionados, claros indicios de espiritualidad? ¿Es posible espiritualizar las fuerzas telúricas desencadenadas? ¿De qué manera?

Antes de intentar responder a estas preguntas, es necesario aclarar nítidamente qué es lo que entendemos por $espíritu&. Tal y como expresaron con acierto los antiguos sabios chinos y como reafirma la nueva ciencia de la semántica, al objeto de todo estudio que pueda ser considerado de serio, de todo intercambio de ideas, de toda discusión fecunda, es necesario precisar los conceptos y aclarar perfectamente el significado que se atribuye a las palabras. ¡Cuántas veces partimos solemnemente con las lanzas en ristre para combatir contra molinos de viento! ¡Cuántas veces creamos inconscientemente una caricatura, una imagen irreal de un adversario, de una teoría o de una idea, logrando sobre ellas una victoria tan inútil como vana!

Si hay una palabra que se preste a malentendidos, incomprensiones o confusiones, es precisamente la palabra espíritu. Ello no debe extrañarnos, pues si surgen equívocos y errores con palabras que designan hechos o conceptos más definidos y más accesibles, más fácil aún es que surjan (y de hecho han surgido y seguirán surgiendo) con respecto a una palabra que indica una realidad tan elevada, tan difícil de captar y de experimentar, y casi imposible de formular racionalmente. Por consiguiente, es totalmente imprescindible intentar precisarla con la máxima claridad posible. Veamos, ante todo, qué es lo que el espíritu no es.

Se confunde frecuentemente espíritu con inteligencia, confusión favorecida por la ambigüedad del término francés esprit y el alemán Geist con que se designan estas dos realidades tan distintas. Otras veces la palabra espíritu se utiliza en el sentido de psique o carácter psicológico, como por ejemplo en la expresión 'espíritu de los tiempos' usada para referirse incluso a tiempos nada espirituales.

Para designar de forma apropiada qué es el 'espíritu', es necesario distinguir claramente lo que éste es en esencia —en su realidad última— de lo que son sus manifestaciones: las características con las que se revela ante nosotros y las formas en que lo percibimos y lo reconocemos en nosotros mismos y en los demás, así como en la naturaleza y en la historia.

En sí mismo, el Espíritu es la Realidad Suprema en su aspecto trascendente, es decir, absoluto y desprovisto de cualquier limitación o determinación concreta. En consecuencia, trasciende cualquier límite de tiempo o de espacio, así como cualquier tipo de vínculo material. Esta suprema y absoluta Realidad no puede ser conocida intelectualmente, porque trasciende la mente humana, no obstante puede ser postulada racionalmente, cultivada intuitivamente y, de alguna manera, experimentada místicamente.

Dicho esto, vamos a considerar lo que son las manifestaciones del Espíritu, que es algo que nos resulta mucho más accesible y nos atañe más directamente.

El Espíritu constituye el elemento de trascendencia, de superioridad, de permanencia, de potencia, de libertad, de interioridad, de creatividad, de armonía y de síntesis en toda manifestación, tanto individual como social. Así pues, en el hombre, es espiritual (en una u otra medida) todo aquello que le induce a trascender su exclusivismo egoísta, sus miedos, su inercia, su hedonismo; todo lo que le lleva a disciplinar, dominar y dirigir las fuerzas descompuestas, instintivas y emotivas que se agitan en él; todo lo que le ayuda a reconocer una realidad más amplia y superior, ya sea social o ideal, y a insertarse en ella atravesando los límites de su propia personalidad.

En este sentido —y en un grado u otro— son manifestaciones espirituales:

El valor, como superación del instinto de conservación física;

El amor y la entrega a otro ser humano, a la familia, a la patria o a la humanidad, en cuanto que superación del egoísmo;

El sentido de la responsabilidad;

El sentido de cooperación, de sociabilidad y de solidaridad;

El desinterés, y más aún la entrega y el sacrificio;

La voluntad, en su verdadero sentido de principio y capacidad de autodominio, elección, disciplina y síntesis;

La comprensión —que supone la ampliación de nuestra esfera de conciencia con su correspondiente identificación simpática con otros seres y con otras manifestaciones de la vida universal— es, sobre todo, comprensión de esta vida universal, de su significado y de su finalidad, con el reconocimiento de esa Voluntad y Poder inteligente, sabio y amoroso del cual proviene el universo, y que dirige y guía la evolución hacia una meta gloriosa.

No se pueden valorar por igual todas estas manifestaciones del espíritu; su valor es relativo al individuo o al grupo social en el que se revelan. Es por ello que mientras que pueden representar una trascendencia, una superación o una liberación para un individuo o una colectividad en concreto, pueden constituir sin embargo una limitación, una barrera o una postura pasiva para otros y, en consecuencia, representar algo no espiritual o directamente anti-espiritual para ellos. Esto es algo que no admite etiquetas ni juicios absolutos o estáticos. Nos encontramos en un ámbito en el cual la vida es algo diferenciado y concreto, inserto en el tiempo, en el espacio y en la materia; es, por consiguiente, un ámbito de relaciones, de perspectivas, de escalas de valores, de jerarquías y de desarrollos.

Así, por ejemplo, el valor físico que hace afrontar los peligros es una expresión genuina de espiritualidad, pero es primitivo y elemental en comparación con el valor moral. El amor a la familia, que hace que el hombre abandone su egoísmo y le induce a aceptar sus deberes y responsabilidades, también es una forma de espiritualidad sumamente apreciable, pero algo limitada si la comparamos con el amor, la solidaridad o la entrega que va dirigida a una comunidad o a todo un pueblo, con sus millones de individuos, o directamente a toda la humanidad.

No obstante, y para evitar eventuales malentendidos, cabría señalar que estas esferas progresivamente más amplias de la vida espiritual no anulan ni excluyen las precedentes, sino que las apoyan. El hombre puede llegar a reconocer y realizar las distintas formas de espiritualidad tan sólo de forma gradualmente ascendente.

Una vez descritas las principales características de la espiritualidad, si bien de forma necesariamente somera y meramente indicativa, podemos pasar a considerar cuáles de ellas se manifiestan en el siglo XX y de qué modo.

Desde este punto de vista, más amplio y más profundo, el aspecto del siglo XX cambia considerablemente. Hay que reconocer que el desencadenamiento de las fuerzas telúricas, acaecido tanto a lo largo de las dos guerras mundiales como durante las distintas revoluciones que las siguieron, dio ocasión a innumerables actos de valor y de coraje, de sacrificio, de solidaridad y de altruismo individual y colectivo.

Cabe señalar que, para millones de individuos primitivos, el valor físico, el desprecio hacia el peligro, el soportar el dolor, practicar la entereza durante el sufrimiento, la solidaridad y la entrega, fueron las formas de espiritualidad adecuadas a su nivel y a través de las cuales podían elevarse.

Es injusto, y revela además una gran falta de comprensión y por lo tanto de espiritualidad, el pretender en aquéllos que todavía no están maduros unas formas de espiritualidad para cuya expresión carecen de los medios y los órganos psicofísicos necesarios.

Es así que estas experiencias, estos actos elementales, produjeron una gran aceleración en el desarrollo personal de millones de individuos. Imaginemos el caso de un campesino de 1914, acostumbrado al restringido ámbito de su monótona y tosca vida, casi más vegetativa que humana, limitada a la satisfacción de unos pocos instintos e intereses elementales, e iluminada únicamente por el apego a su familia. Imaginemos a este campesino sorprendido y trastornado ante los acontecimientos de la guerra, que es forzosamente adiestrado en las diversas actividades militares y enviado a varios frentes en contacto con compañeros y superiores, con enemigos y aliados, expuesto a bombardeos, a la dura vida de las trincheras, partícipe de victorias y de derrotas, obligado a la disciplina y al autodominio, enfermo o herido, llevado así a experimentar miles de novedosos aspectos de la vida... ¡Qué diferencia! ¡Qué intensificación de las experiencias y de la vida! ¡Qué apertura mental!

Pasemos a considerar las evoluciones mecánicas y técnicas de nuestra civilización. El aspecto exterior, tal y como ya hemos señalado anteriormente, es básicamente materialista. Pero consideremos también los tesoros que son la inteligencia, la tenacidad, la voluntad, los sufrimientos, los riesgos y los sacrificios prodigados por los hombres de cara a la conquista y al dominio de la materia. Después, la elevación del nivel de vida colectiva. Finalmente, los importantes beneficios ocasionados por este dominio de la materia: la liberación del hombre de los trabajos más penosos y embrutecedores y la disminución de las horas de trabajo, con la consiguiente oportunidad para todos de disponer de tiempo y de energía suficientes para dedicarse a actividades culturales, artísticas o espirituales.

Otro aspecto —que puede parecer antiespiritual pero que, por el contrario, incluye excelentes principios y representa una prometedora evolución en el sentido espiritual— que caracteriza al siglo XX es la preponderancia del aspecto social y colectivo sobre el individual.

También aquí las apariencias muestran su lado peor: las masas humanas son primitivas y su predominio parece amenazar los valores espirituales superiores. Pero aquí es necesario eliminar un gran equívoco: una cosa es la masa amorfa o las multitudes incontroladas, y otra muy distinta son las colectividades organizadas y las nuevas formas de vida social que se van desarrollando dentro de los distintos organismos nacionales. Son dos cosas no sólo distintas, sino en cierto aspecto también opuestas.

La muchedumbre es atomística, indiferente, regresiva y atávica, y en ella el individuo se pierde y empequeñece; puede crear la ilusión de libertad, pero en realidad está dominada por los demagogos.

La colectividad organizada, sin embargo, es orgánica y se encuentra articulada en grupos jerárquicos progresivamente mayores, de forma que los individuos son al mismo tiempo dirigidos y dirigentes, sub y supraordinados; aprenden a obedecer, pero también a mandar; tienen deberes y responsabilidades, pero también poderes precisos y efectivos.

No obstante, en esta nueva vida social se mezclan niveles muy distintos. Participan en ella numerosos individuos poco evolucionados y poco diferenciados que aportan a los nuevos grupos sociales la vieja actitud pasiva. Pero ello es inevitable; y, en cualquier caso, éstos habrían permanecido así.

Más bien hay que reconocer abiertamente el peligro de una excesiva preponderancia del elemento social y colectivo sobre el individual. Es preciso que exista un equilibrio o, mejor aún, una 'tensión creativa' —en palabras de Keyserling— entre ambos.

Volviendo al problema de las masas humanas, es necesario que los hombres evolucionen lo mejor y más rápidamente posible de las multitudes o del 'rebaño' al grupo. Se trata esencialmente de un problema que atañe a una labor de educación individual y social, que es una responsabilidad y un deber preciso de los hombres y grupos espiritualmente más cultos y más despiertos.

De esta forma, nos elevamos a un nivel superior y más diferenciado de vida espiritual. Y aquí surge la cuestión de los cometidos y funciones de las élites o 'aristocracias espirituales', que son cometidos importantes y actualmente más urgentes que nunca.

Se trata de contener, dominar y disciplinar las fuerzas telúricas con el fin de que no irrumpan en forma de multitudes destructivas; de elevar y canalizar firmemente la espiritualidad elemental de las masas, semi-inconsciente e impregnada de telurismo, llevándola a manifestaciones cada vez más conscientes, elevadas, puras y constructivas.

Se trata de crear un nuevo arte para el pueblo, que no de 'popularizar' en su sentido peyorativo.

Tales tareas parecen difíciles de llevar a cabo, pero debemos recordar la magnitud del poder plasmador y creador del espíritu. Las multitudes, por su misma pasividad, son por otra parte muy receptivas y plásticas. Carlyle y otros han demostrado cómo lo héroes y los genios han impregnado y han transformado mediante su influencia a todo un pueblo, una cultura o un siglo.

Por otro lado, los nuevos medios de difusión y de comunicación permiten una mayor facilidad, rapidez y extensión de dichas influencias. La escasez de estos seres superiores puede ser en gran parte compensada por la colaboración unánime y organizada de grupos de hombres de buena voluntad, espiritualmente activos y despiertos.

Además, si bien es verdad que los héroes, los sabios y los genios no se pueden fabricar en serie, mediante la búsqueda de superdotados y una educación adecuada para ellos, y —en general— con la utilización de medios educativos basados en la nueva psicología integral y en sus técnicas psicosintéticas, se puede favorecer considerablemente la activación de las grandes potencialidades latentes en el superconsciente y en el Sí Mismo.

Por lo tanto, es necesario que estos acuerdos y colaboraciones entre los trabajadores espirituales se establezcan lo más rápida y eficazmente posible.

Pero antes de hablar de la formación de estas élites, es preciso considerar otras características de la espiritualidad del siglo XX.

Ya en los mismos comienzos de este siglo surgieron en todos los sectores de la cultura vivaces movimientos de reacción contra las tendencias materialistas y positivistas imperantes durante el siglo anterior. En el ámbito de las ciencias biológicas, la interpretación mecanicista del evolucionismo darwinista fue superada por conceptos más amplios. En el de la medicina se produjo una rápida transformación: las directrices, puramente anatómicas y patológicas, que otorgaban una máxima importancia a los agentes patógenos externos (microbios, etcétera) y a las lesiones locales, fue cediendo terreno a un concepto más dinámico de la vida orgánica, que tenía en cuenta tanto la constitución individual, como la acción de las fuerzas psicológicas y espirituales sobre el cuerpo.

Esta acción, a menudo superior, de las energías psíquicas y espirituales fue estudiada y en muchos casos demostrada de modo irrebatible por una nueva ciencia: la parapsicología. Estudios serios y rigurosos demostraron la existencia de fenómenos y de poderes para y supra-normales. Algunos científicos eminentes, como el fisiólogo Richet o los físicos Lodge y Barret, han llegado a demostrar que hay una alta probabilidad de que la psique individual sobreviva a la muerte del cuerpo.

Pero en el frente científico la ofensiva más victoriosa y decisiva fue quizás la de la física, que hizo literalmente desaparecer ante los atónitos ojos de los materialistas su 'materia', es decir, aquella entidad a la que atribuían determinadas propiedades de masa, densidad e inercia.

Los físicos no sólo han fundido la materia en energía, sino que también han demostrado que todos los fenómenos energéticos se verifican según complejas y precisas fórmulas matemáticas. Y esto significa —y así lo afirman abiertamente— que la base de todos estos fenómenos está constituida por un acto del pensamiento, ya que una fórmula matemática es esencialmente pensamiento, razón y espíritu. Así se demuestra como verdadera y genial la intuición de la filosofía antigua: «Dios hace geometría».

En el ámbito filosófico, la metafísica positivista y racionalista fue eficazmente rebatida por los diversos movimientos idealistas, por el brote de espiritualismo y por las fuertes corrientes anti-intelectualistas, las cuales constituyeron la actitud más generalizada y típica de la nueva generación.

Una disciplina muy particular —la psicología— que está situada entre las ciencias naturales y la filosofía, ha adquirido en el siglo XX una notable y animada evolución. Sometida en un principio al positivismo, rápidamente se fue liberando para orientarse hacia un sentido más amplio y espiritual.

En el ámbito considerado más específicamente como espiritual y religioso, el siglo XX ha producido importantes desarrollos e indudables progresos. A este respecto podemos reseñar tres tendencias principales que con el tiempo se han ido propagando y vigorizando cada vez más.

1) La tendencia a la ampliación, a la universalidad y a la síntesis. El anti-intelectualismo también se consolidó en este campo en forma de anti-dogmatismo y de antiformalismo.

Empieza a tener lugar un creciente reconocimiento de la relatividad de toda formulación doctrinal y de toda sistematización formalista, y se comprenden cada vez mejor como meramente indicativas y simbólicas. Ello no implica que sean negadas o suprimidas, sino que son colocadas en su justo lugar.

A ello ha contribuido en gran medida el mayor conocimiento, tanto en profundidad como en extensión, de los conceptos espirituales de otros pueblos; sobre todo de los orientales y, en particular, de los hindúes. Se puede decir que con ello se inició una verdadera síntesis cultural y espiritual entre Oriente y Occidente, cuyo alcance y consecuencias pueden llegar a ser enormes: pueden llevar a que se produzca la unificación, no formal o externa, sino interna y sustancial, de toda la humanidad.

2) La segunda tendencia es la interiorización y la experiencia espiritual directa, que se manifiesta en el creciente interés por la mística y por los métodos de disciplina y de conquista interiores: concentración, meditación, iluminación, yoga, etcétera.

3) La tercera es la tendencia a llevar la espiritualidad a la vida cotidiana, tanto a nivel individual como social. Existen también dos factores de suma importancia:

1) Nos encaminamos hacia una espiritualidad integral (que podríamos llamar psicosíntesis espiritual) que contempla al hombre en su totalidad, sin compartimientos estancos, sin oposición entre el corazón y la mente, entre el alma y el cuerpo, o entre la vida interior y la vida práctica, y que se hace extensiva a la vida social.

2) Asistimos a un rápido crecimiento de la labor, búsqueda y despertar espirituales de un número cada vez mayor de personas. De ello no existen demasiadas manifestaciones aparentes, ya que se trata de hechos internos que muchos prefieren mantener ocultos, pero puedo ofrecer un testimonio realmente significativo: el del psicólogo y psiquiatra C.G. Jung, quien en uno de sus libros —significativamente titulado El hombre moderno en busca de un almadeclara lo siguiente:

«Durante los últimos treinta años han acudido a mi consulta personas de todas las regiones del mundo. He curado a centenares de enfermos... De entre todos los que se encontraban en la segunda mitad de su vida, es decir, los mayores de treinta y cinco años, no había ni siquiera uno cuyo problema no fuese, en última instancia, hallar una visión religiosa de la vida.»

Se puede decir que la humanidad en su conjunto, se encuentra no sólo en medio de una crisis económica, política y social, sino también espiritual, aun a pesar de que muchos no lo reconozcan conscientemente. De hecho, muchos hombres enfermos y preocupados ignoran la causa profunda de su mal hasta que no se les ayuda a comprenderla.

Esta tarea es la más noble que se puede realizar en nuestros tiempos y es además la mayor promesa de esperanza para el futuro.

Según los más destacados observadores, esta labor es la que realmente conducirá al nacimiento de un nuevo tipo de civilización, es decir, a la llegada de una nueva era para la humanidad.

Provistos de esta visión generalizada, estamos en condiciones de comprender cuáles son las necesidades más urgentes del momento actual, así como de prepararnos para actuar con decisión. Debemos enfrentarnos a la situación. El momento que estamos viviendo es realmente difícil: es un período de transición.

He aquí un resumen de algunos de los presentes problemas y deberes.

1) Comprender lo que está sucediendo. Ello constituye la base indispensable.

2) Aceptar, soportándolos con valor y con alegría, cualquier tipo de desastres, contrariedades e inconvenientes.

3) Colaborar activamente a la construcción de la nueva civilización. Ser parte de los constructores.

Tal construcción, al igual que cualquier otra gran obra, no puede ser llevado a cabo por individuos aislados. De ahí la necesidad anteriormente expresada de que se creen élites o grupos de 'trabajo espiritual'. Dichos grupos deberán poseer toda una serie de nuevas características: deberán ser liberales, flexibles y universales; la unión en ellos será de carácter interno y estará constituida por una comprensión común, por un fervor común y por un común impulso de servir a la humanidad; pero tendrá que haber una total libertad de conceptos particulares, de métodos y de campos de trabajo. Esta unión provendrá de una profunda amistad y fraternidad espirituales, y no de necesidades organizativas externas. La obra de estas élites consistirá sobre todo en: proporcionar directrices, fomentar iniciativas, educar, iluminar y elevar en todos los aspectos de la vida y de las actividades humanas. Es incalculable todo lo que así podrá llegar a hacerse. De ello habla también Hermann Keyserling:

«La totalidad del organismo heredado es trastornada y se descompone; el alma se entreabre de forma natural y se produce una refusión general que tan sólo aguarda el advenimiento de la impronta espiritual que le dotará de una nueva forma. Es precisamente esta inmensa posibilidad, vislumbrada y presentida por millones de hombres, lo que en definitiva alimenta el entusiasmo, el fervor y el espíritu de sacrificio que se evidencia en las revoluciones de cualquier nación. Y ello se debe a que el hombre, aunque conscientemente crea sólo en los datos y en los valores terrenales, es en el fondo Espíritu...

«La posibilidad que tiene el Espíritu, en este momento crucial de la historia, de dar un gigantesco paso adelante en su proceso de irrupción en el ámbito telúrico, es decididamente única. De ahora en adelante todo depende de la iniciativa espiritual, y por lo tanto personal, de los hombres.»

Si es así —y somos muchos los que estamos totalmente convencidos de ello— formulamos una ferviente llamada para que con decidido propósito todas las almas despiertas, las mentes iluminadas y los corazones generosos sean dignos de esta maravillosa oportunidad, para que pueda llegar a instaurarse la nueva y gloriosa Era del Espíritu.

 

—————————

 

El Desarrollo Transpersonal

La espiritualidad del siglo XX


Fuente: Lo sviluppo transpersonale, Astrolabio, Roma 1988.

TRADUCCIÓN: Jorge Viñes Roig

Editada por la Fundación «La Piedra Angular» (en curso)
6 junio 2009

 

—————————

Anterior | Hogar