La simbología de llamarse Francisco

por Grupo de Servicio el 14 de marzo de 2013

“San Francisco de Asís”. Nicolás Roerich: 1931.

La simbología de llamarse Francisco
La primera asociación que se hace, a falta de una explicación detallada por parte del protagonista de esta historia, nos lleva a San Francisco de Asís (1182-1226), el santo italiano que a finales del siglo XII y principios del XIII, destacó por su sencillez, sobriedad, silencio y reforma. […]

“Su nombre nos recuerda al pequeño santo de Asís –subrayó el arzobispo de Glasgow y presidente de la Conferencia Episcopal de Escocia, Philip Tartaglia–. Un hombre sencillo que era un pobre sirviente de Jesús y a quien se le encomendó la misión de ‘reconstruir la Iglesia’.”

 

San Francisco de Asís
“Resulta interesante que el nombre que el nuevo Papa escogiera fuera Francisco, en honor de San Francisco de Asís, un Iniciado con Ascendente Piscis, quien seguramente comprendió el propósito del Alma para su vida, que le solicitó expresar compasión, sabiduría y sacrificio. Debemos notar que Venus, que se exalta en Piscis, realizó un tránsito sobre el Ascendente de San Francisco durante el Cónclave Papal los pasados días. […] Su historia no es diferente a la del Buddha: ‘San francisco fue el hijo de un acaudalado comerciante de Asís, viviendo una vida disipada propia de un joven adinerado, e incluso llegando a fungir como soldado. Pero combatiendo durante la guerra de 1204 tuvo una visión de que regresara a Asís, así, perdió el gusto por la vida ordinaria y alcanzó la santidad’.” -Philip Lindsay

 

Oración de san Francisco
“Señor, haz de mí un instrumento de tu paz:
donde haya odio, ponga yo amor,
donde haya ofensa, ponga yo perdón,
donde haya discordia, ponga yo unión,
donde haya error, ponga yo verdad,
donde haya duda, ponga yo la fe,
donde haya desesperación, ponga yo esperanza,
donde haya tinieblas, ponga yo luz,
donde haya tristeza, ponga yo alegría.

Oh, Maestro, que yo no busque tanto
ser consolado como consolar,
ser comprendido como comprender,
ser amado como amar.

Porque dando se recibe,
olvidando se encuentra,
perdonando se es perdonado,
y muriendo se resucita a la vida eterna.”

 

[LAHR:] Celebramos la elección de un nuevo papa latinoamericano e invocamos por que el espíritu de compasión, renunciación, severidad, reforma y servicio de San Francisco de Asís lo acompañe durante su actividad pastoral:

Mantram de Unificación Grupal
“Los hijos de los hombres son uno y yo soy uno con ellos.
Trato de amar y no de odiar;
trato de servir y no de exigir servicio;
trato de curar y no de herir.

Que el dolor traiga la debida recompensa de luz y amor.
Que el alma controle la forma externa,
la vida y todos los acontecimientos,
y traiga a la luz el Amor
que subyace en todo cuanto ocurre en esta época.

Que venga la visión y la percepción interna.
Que el porvenir quede revelado.
Que la unión interna sea demostrada.
Que cesen todas las divisiones externas.
Que prevalezca el Amor.
Que todos los hombre amen.”