Las ficciones malignas: Opinión Divergente

por Grupo de Servicio el 22 de Mayo de 2012

Estimados amigos,

En respuesta al artículo publicado como Ficciones Malignas de Mario Vargas Llosa hace unos días, donde mencionábamos su aporte como jerárquicamente orientado al buscar disolver el espejismo del fracaso de la Europa unificada, hemos recibido la presente opinión divergente de uno de nuestros lectores, misma que publicamos a continuación en su totalidad.

Las opiniones emitidas en un tono de compañerismo espiritual que buscan el bienestar de la Humanidad Una siempre son bienvenidas. Ellas son los distintos tonos de nuestro lenguaje común en pro de una Nueva Civilización basada en nuevos valores espirituales y orientada hacia el bien general.

En Luz y Amor.

El Equipo Editorial

 

—oOo—

Apreciados Señores:

Generalmente no suelo inmiscuirme en estos asuntos pero como los mismos vienen de una personalidad a la que respeto mucho y la que tiene una influencia enorme por su exposición a los medios, me permito hacer unos comentarios divergentes respecto a su escrito en el diario El País en España.

Como siempre, aprovecho para agradecer sus comentarios y otros documentos que me envían regularmente y que me hacen crecer como Alma.

EM

 

[EM:] Leí con gran atención el artículo del gran escritor Mario Vargas Llosa. La atención sin embargo no era producto de que pensara como él en el artículo sino en todo lo contrario: mi humilde divergencia con sus planteamientos.

Primero debo hacer claro, desde el comienzo, la admiración que siempre he tenido y que millones de seres humanos comparten por este escritor ilustre. Ha dado brillo a nuestra lengua por la calidad de sus numerosos escritos. El premio nobel de Literatura que se le confirió, ha sido merecido desde muchos años antes del 2010.

No creemos, sin embargo, que el artículo de marras tiene que ver con la claridad que el ilustre escritor usualmente demuestra en sus escritos, principalmente cuando estos no tienen que ver con asuntos políticos o económicos.

Mas bien dejan asomar la postura claramente neo-liberal tanto en política económica como en economía política, que ha adoptado el Sr. Vargas Llosa en los últimos años.

Cuando ensalzar a Fidel Castro Ruz estaba de moda, Vargas Llosa actuaba conforme, pues las posturas de la izquierda política estaban de moda en todo el mundo. Cuando durante hace ya bastantes años, las posturas neo-liberales de la extrema derecha política sustituyeran a las de izquierda, también el Sr. Vargas Llosa actúa conforme. Ha pasado de un extremo del espectro ideológico a otro sin detenerse en el centro. Ha pasado por un llamado salto cualitativo, para utilizar una frase muy usada por la extrema izquierda cuando sus doctrinas estaban de moda.

Sin ánimos de ofender a nadie, pero en estas posiciones se nos parece a Carlos Mauricio de Talleyrand, el obispo y estadista francés quién antes, durante y después de la revolución francesa tenia la habilidad de salvar todo obstáculo para congraciarse con quién estuviera al mando en el momento, ganando de esa manera la “admiración” de todos.

En el artículo citado, que titula Ficciones Malignas, con ello dando una falsa impresión de las intenciones del economista, ataca al Dr. Paul Krugman porque éste se atreve a emitir su opinión en el lenguaje que domina, el lenguaje de la economía, sobre las posibles consecuencias de una política torpe adoptada por Europa y que pueden llevar a la UE a su desintegración. En ningunos de los escritos del Dr. Krugman este menciona nada que sugiera un deseo y mucho menos uno maligno, de que el experimento europeo fracase. El Dr. Krugman se ha limitado a actuar como todo científico debe hacerlo: Dadas unas condiciones se pueden predecir ciertos efectos. Esto, aun cuando no se puedan controlar todos los factores que pueden llevar a unas causas a producir los efectos predecidos, pues el laboratorio económico es mucho mas amplio que un laboratorio de las llamadas ciencias naturales y los factores que inciden sobre los resultados no pueden ser controlados a voluntad.

El profesor de Princeton ha encomiado en mas de una ocasión el experimento de la unión europea. Pero tal experimento no consta solamente de una unión monetaria sino una paulatina integración política y una verdadera unión fiscal. (Me tomo el atrevimiento de añadir una lengua común: ¿Esperanto?). La unión monetaria del Euro contiene desde sus comienzos, la semilla de su propia destrucción y esto es lo que critican los economistas, pues aunque adoptaron un Banco Central Europeo, el mismo adolece de unas fallas estructurales que si fueran consideradas desde el comienzo, posiblemente la crisis europea fuera menos severa.

En los EU la crisis ha podido ser paliada, aunque no resuelta, por la política monetaria adoptada por su Reserva Federal y la recuperación no ha sido posible ni lo será hasta que los hombres de Buena Voluntad que hay en ambos partidos políticos se unan en un propósito común de crecimiento económico , no austeridad.

Esto es lo que el Dr. Krugman como tantos otros economistas han criticado y siguen criticando de manera constructiva, seria y respetuosa, nunca de forma maligna.

En micro-economía se dice que mi gasto es el ingreso de otros. En macro-economía, el déficit de una nación es el superávit de otra nación y viceversa. Los políticos movidos por ideologías egoístas, han tenido gran éxito al presentar los problemas de una nación como si fueran los problemas económicos de un hogar típico. Y ambas no son iguales en sus efectos ni en la forma como se concilian sus problemas.

Si la nación alemana actualmente cuenta con un superávit no se debe tanto a la virtud del ahorro sino a que otros países se han endeudado comprando sus productos. Y se debe hacer bien claro que Alemania ha jugado un papel muy activo vendiendo sus productos en los mismos países que ahora critica como despilfarradores. España, antes de la crisis que comenzó en el 2007 no tenía un déficit como el actual. De hecho, no tenía déficit sino un superávit. La crisis en este país ha sido el producto de una “burbuja” hipotecaria similar a la de EU y mientras en este último la causaron las grandes empresas financieras, en España nació de un endeudamiento excesivo impulsados por los bancos de Alemania.

España no tenia el nivel de deuda (o Deuda./GDP) que tenía por ejemplo Grecia. Sin embargo, el desempleo actual de España ronda cerca del 30 % y es de 52% en su población joven. Digan o no si esto no es una receta ideal para un levantamiento civil en España y otros lugares de Europa. El sr Krugman solo ha fungido de Cassandra de la economía llamando a la cordura para que se adopten políticas económicas de crecimiento en lugar de austeridad y que no tengamos que pasar por este problema que ha sido pronosticable y pronosticado como una realidad por ocurrir si no cambiamos nuestros métodos.

El ilustre escritor Vargas Llosa parece no comprender esto y el velo ante sus ojos se lo tiende sus posiciones neo-liberales. No es que lo haga de forma maligna lo que implica alevosía y de lo cual acusa al Dr. Krugman, sino que lo hace por ignorancia del funcionamiento de los sistemas económicos. Sabemos que ignorancia no es lo mismo que falta de inteligencia. Puede ser muy brillante el escritor y de hecho lo es pero según dijera Alberto Einstein, “Todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas.”

En esto, Vargas Llosa no está solo. Tiene la compañía de grandes políticos como Merkel en Alemania, Berlusconi y Sarkozy, recientemente “depuestos”, Rajoy en España, y hasta de Cameron en GB quien aunque no comparte la moneda de la UE, ha adoptado las mismas políticas económicas de austeridad para la población mas necesitada y el derroche, despilfarro y la disipación para las clases adineradas.

También tiene la compania de la mayoría de la cámara de representantes de los EU, gran parte de su población, que de manera contraria a su bienestar, sigue apoyando cualquier cosa si con ello eliminan al presidente Obama. El factor común en estos grandes políticos, incluyendo al Ilustre escritor, es su adhesión al conservadurismo político y el fundamentalismo religioso.

El ataque que hace el Sr. Vargas Llosa a Hollande no se puede entender puesto que todavía este último no tiene unas semanas de mandato y aun cuando los posibles adversarios políticos están tratando de ganarse su apoyo, ya es un caso juzgado para el Premio Nobel de Literatura.

El mundo tiene suficientes recursos para satisfacer las necesidades de su población. Y esto no es una ficción que solo existe en la literatura. Mucho menos una ficción maligna como parece sugerir Vargas Llosa cuando crítica los estados benefactores europeos. Pero solo puede ser realizado mediante la distribución justa y responsable y no mediante el acaparamiento asfixiante.

La política de austeridad para los pobres y el despilfarro y acaparamiento para los ricos ciertamente no es una ficción. Es una realidad innecesaria. Sus efectos perniciosos, sobre el llamado 99% son realmente una realidad maligna.

 

—oOo—