F. D. Roosvelt: un discípulo mundial

por Grupo de Servicio el 8 de noviembre de 2012

LAS CUATRO LIBERTADES
por
FRANKLIN D. ROOSEVELT

(6 de enero de 1941)

En los días futuros, queremos que haya seguridad y ansiamos un mundo basado sobre cuatro libertades humanas esenciales. [e267]

La primera, es la libertad de palabra y expresión -en todas partes del mundo.

La segunda, es la libertad de cada persona para adorar a Dios a su propia manera -en todas partes del mundo.

La tercera, estar libres de necesidades -que traducido en términos mundiales significa convenios económicos que aseguren a cada nación una vida saludable y pacífica para sus habitantes -en todas partes del mundo.

La cuarta, estar libres del temor -que traducido en términos mundiales significa reducir mundialmente los armamentos en tal grado y en forma tan completa, que ninguna nación pueda cometer un acto de agresión física contra algún vecino -en cualquier parte del mundo. -ExtJer

 

[AAB-DK] “Libertad”, tal como los Señores de la Liberación pueden considerarlo es, en realidad, el reconocimiento de rectas relaciones humanas, libremente adoptadas, voluntariamente emprendidas y motivadas por un sentido de responsabilidad que actuará como un muro protector; esto no tendrá lugar por medio de medidas coercitivas, sino por la correcta interpretación y la rápida apreciación de las masas, que tienden a confundir el libertinaje (libertad de la personalidad para hacer lo que la naturaleza inferior quiere) y la libertad del alma y de la conciencia. Sin embargo, esta libertad es el aspecto de la voluntad divina, más fácil de ser comprendido por la humanidad. Es, en realidad, la primera revelación dada al hombre acerca de la naturaleza de la Voluntad de Dios y de la cualidad de Shamballa.

 

[VBA] … el libertinaje es la esencia de la mediocridad…

 

[AAB-DK] (1946): Mi trabajo personal ha sido llevar todo esto a la atención del público mediante mi interpretación de Los Problemas de la Humanidad, al punto en que la simplicidad de propósito, el ardiente e inspirador esfuerzo y una mínima organización, pueden complementar la nueva presentación de la buena voluntad, a medida que afecta y cambia las soberanas religiones mundiales que olvidan las palabras del Cristo: “Mi reino no es de este mundo”, y también compenetra las conferencias políticas de los estadistas y gobernantes del mundo, mientras rigen las decisiones de la ciencia y la economía. Obrando así y en la ímproba tarea de señalar fallas y errores muy antiguos, se ha evocado una inevitable oposición que, de no haber existido, mis esfuerzos habrían resultado inútiles. No he dicho nada que no fuera verdad ni retiro una sola palabra de las que he pronunciado. Muchas personas prefieren las verdades esotéricas respecto al antakarana, la constitución del mundo, la doctrina del hombre, la Ley del Renacimiento y las numerosas enseñanzas intrincadas, relacionadas con la planificación del mundo. La recibieron de mí en plena medida. Otros desean información sobre la Jerarquía, el trabajo y la posición de los Maestros, el entrenamiento para los discípulos e iniciados. Esto también lo han recibido. En los últimos años me ocupé de los abusos y los problemas del mundo con los que se enfrenta la humanidad en este período de restauración, del plan de Dios para el hombre y no de las condiciones pasadas.

Es interesante observar que cuando la Jerarquía trata de satisfacer la necesidad que tienen las masas, de mejores condiciones, y de ayudar a cambiar los abusos eclesiásticos y políticos, los hombres tienden a perder su interés o a repudiar los enunciados sobre lo maligno, porque la tarea es muy difícil, y (desde su punto de vista) creen que la Jerarquía no debería encontrar nada malo ni oponerse al mal, así como muchos repudiaron el hecho de que durante la guerra la Jerarquía estuvo a favor de las Fuerzas que luchaban por la libertad humana y negó su apoyo a quienes luchaban a favor de la oscuridad.

Actualmente, la Jerarquía es un gran grupo aguerrido que lucha por las almas de los hombres, contra todo lo que bloquea la expansión de la conciencia humana, todo lo que limita la libertad humana (no digo libertinaje) y lucha para eliminar esos factores y barreras que militan contra el retorno de Cristo y el surgimiento de la Jerarquía como grupo plenamente activo en la tierra. Nada de débil, vacilante, sentimental o neutral, existe en la actitud de [e456] la Jerarquía; esto debe ser captado por la humanidad y debe contarse con la fortaleza y la percepción interna y también con el amor de la Jerarquía. -Ext Jer