Capricornio 2012: El Retorno del Avatar

por Grupo de Servicio el 1 de febrero de 2012

[CE-VBA] Cinco signos, desde Leo hasta Sagitario, componen la fase invocativa de la construcción del “puente de la libertad espiritual” (conocido técnicamente como el antakarana). Los tres signos de síntesis (Capricornio [10=1], Acuario [11=2] y Piscis [12=3]) corresponden a la fase evocativa del antakarana.

 

Me consta y AFIRMO

que contemplando la Luz en toda su grandeza

y transfigurándome en el Propósito mismo,

dos se hacen Uno,

tres Mentes se funden,

la Luz suprema rije:

¡como arriba es abajo!

– o O o –

Nicholas Roerich. The Chalice of Christ
N. Roerich. El Cáliz de Cristo. 1925.

[LAHR] Capricornio es un poderoso motor que impulsa a todo lo vivo hacia una expresión superior, al tiempo que es la entrada del Espíritu a la forma.

En relación al ser humano, primeramente, Capricornio a través de su regente exotérico Saturno, delimita el camino del hombre para que pueda expresar tan sólo lo mejor de sí mismo. Posteriormente, Saturno como regente esotérico ayuda al discípulo a comprender que la materia no es sino el envase de la esencia divina [ Saturno = Sat (Seidad) + urnus (Urna, envase) ], al tiempo que Capricornio le brinda la energía para recorrer el Sendero. Finalmente, el Iniciado, a través del entrenamiento ofrecido previamente por Saturno, ha logrado ir más allá de la ilusión mental para penetrar los arquetipos divinos. La energía de Venus, como regente jerárquico, se hace presente como la mente iluminada capaz de contactar con el plano búddhico y la intuición.

Así, la forma se ha perfeccionado (7R), el Ser ha tomado consciencia de ser tan sólo un vehículo de la Totalidad (1R), y la mente se ha perfeccionado para entrar en contacto con la Realidad (3R). Lo que Capricornio ha logrado es el surgimiento de un nuevo Hijo de Dios. (“Cuando quiera que el Dharma desmaya, O Bhârata, y cobra bríos la Iniquidad, entonces Yo renazco; Para proteger a los buenos, confundir a los malos y restaurar firmemente el Dharma, de edad en edad, renazco Yo con ese intento.” [BG, IV:7-8] ) La energía que Venus (5R) canaliza es tanto la energía de la Sabiduría Divina como del aspecto Amor (plano búddhico), ya que para nuestro esquema terrestre, el esquema venusino es fuente inagotable de Amor, y nos muestra incesantemente el sacrificio de los Ángeles Solares, unos perfeccionados Hijos de Dios.

La meta final de la Cuarta Jerarquía creadora es la réplica de tal perfecto amor y tremendo sacrificio para con un esquema planetario menor, con quien estamos también ligados desde el principio de los tiempos, según la configuración de nuestro Sistema Solar. Así, algún día todos seremos Ángeles Solares, si escogemos ese Sendero de Servicio, para con otra Humanidad. Esa es la meta que Capricornio nos pone por delante.

El ejemplo más vivo en nuestra conciencia planetaria de tal sacrificio nos lo brindó el Cristo hace unos 2 mil años. Ahora, mientras nos preparamos para el segundo retorno del Avatar, debemos perfeccionarnos colectivamente, convertirnos en su avanzada, develar y llevar adelante el Canon Divino, y así preparar su Camino. La construcción de un Antahkarana Social, a través del cual Él pueda ingresar nuevamente al reino humano es nuestra tarea colectiva, y Capricornio nos capacita para ello. Así, podemos convertirnos en el Discípulo mundial en Acuario y llevar adelante el Plan de Salvación para todo nuestro esquema en Piscis.