El Solsticio y la Voz del Silencio

por Grupo de Servicio el 23 de Diciembre de 2011

La Voz del Silencio en SOL(-sticio)

Un momento de intensa quietud,

como una corda

en su JUSTA tensión,

profundamente atenta

a la Voz,

perfectamente adaptable

al Silencio,

serenamente expectante

al Sonido

que la hace vibrar,

resonante con el UNO

que eternamente surge

de la NADA

en momentos de quietud,

esos que nada dan

y que todo son.

-JB

2011-12-22

 

– o O o –

 

[CE-VBA] La Música de las Esferas, muda a los oídos profanos, se escucha con la sensibilidad de la “corda” interior, el CORAZÓN, un corazón intensamente dispuesto –sin estrés ni distensión– a la profunda atención de la JUSTA tensión, como las cuerdas de un afinado instrumento musical.

 

Temperamento JUSTO

 

[AAB-DK] En la nota egoica tenemos la misma secuencia que en la nota logoica. ¿Cuál era ésta? Un acorde séptuple cuyos puntos importantes, en nuestra etapa actual de desenvolvimiento, son:

1. La nota básica. [JB: la “Tónica”]

2. La tercera mayor.

3. La dominante o quinta.

4. La séptima final. [JB: la “nota sensible” o “leading tone”, sensible porque presenta atracción por la Tónica]

 

Aquí puedo dar un indicio de acuerdo con la analogía. Existe una íntima relación entre la nota quinta o dominante, y el quinto principio, Manas o Mente, y para este sistema solar (aunque no para el primero o tercero) existe una interesante respuesta entre el quinto plano de la mente y la dominante, y entre el sexto plano de las emociones y la tercera mayor. A este respecto, desde algunos puntos de vista, el vehículo emocional constituye un tercer vehículo para la conciencia, contando el físico denso y el vehículo de prana o vitalidad eléctrica, como dos unidades. Nada más puedo decir, porque todo cambia y se interpenetra; pero aquí he dado mucho tema para reflexionar.

En la nota egoica, como dije anteriormente, tenemos una secuencia similar, pues es en su propio plano un reflejo del Logos. Por lo tanto tenemos la nota básica del físico, la tercera del emocional, la quinta de los niveles causales. Una vez que el hombre domina la clave y ha encontrado el propio subtono, entonces entona la Palabra Sagrada con exactitud y alcanza el fin deseado. Su alineamiento será perfecto, sus cuerpos serán puros, el canal estará libre de obstrucciones y será posible alcanzar la inspiración superior. Ésta es la finalidad de la verdadera meditación, la cual puede alcanzarse mediante el correcto empleo de la Palabra Sagrada. Mientras tanto, debido a que no se tiene un Instructor y a los defectos del estudiante, lo único posible es entonar la Palabra como mejor se pueda sabiendo que no se corre ningún [e59] peligro cuando hay sinceridad de propósito, pudiéndose obtener ciertos resultados, tales como protección, aquietamiento y corrección. -CSMO

 

Radio TRIÁNGULOS