D. K. y el Kalachakra

por David Reigle el 20 de Mayo de 2011

Mandala Cosmogónico de Kalachakra

[Descargar artículo en formato PDF]

Muchos estudiantes de los escritos de Alice Bailey habrán escuchado ya de Kalachakra, dado que «Kalachakra para la Paz Mundial» ha sido el tema de las dos últimas grandes iniciaciones públicas de Kalachakra otorgadas en Occidente por el Dalai Lama del Tíbet. Éstas tomaron lugar en Suiza en Julio de 1985, y los Ángeles, E.E.U.U. en Julio de 1989.

Existe evidencia considerable, que trataremos más adelante, de que D.K. fue uno de los más destacados maestros de Kalachakra del Tíbet; de que aproximadamente tres quintas partes del sistema de Kalachakra ha sido tratado en sus varios libros en inglés escritos con la ayuda de Alice Bailey; de que mucho del material así expuesto consiste en enseñanzas hasta entonces transmitidas oralmente, con lo que see ha incrementado grandemente el acervo ya existente (pero aún sin traducir) del material escrito del sistema; y de que con la exteriorización de este sistema con todas sus prácticas se nos han brindado herramientas técnicas, secretas hasta ahora, para implementar poderosmente el Plan en la Tierra, que incluye la paz mundial. Algunos observadores de hecho han podido establecer vínculos entre las iniciaciones de Kalachakra, previamente mencionadas, y las transformaciones política de seis países europeo-orientales sucitadas durante un corto período de algunos meses en 1989.

Kalachakra es conocido en la tradición budista en la que ha sido preservado como la enseñanza de Shambhala. D.K., en su último libro, indica que la enseñanza de Shamballa es la más importante de todas las enseñanzas que transmitió. [1] Kalachakra, que según la leyenda proviene de Shambhala, es considerado históricamente como el último desarrollo de las enseñanzas esotéricas del budismo. Mi propio interés en Kalachakra comenzó hace unos 15 años leyendo las referencias de Nicolás Roerich que lo señalaban como la enseñanza del futuro, igualándolo en importancia con su sistema de «Agni Yoga». En su libro, Shambhala, escribió: «Esta Enseñanza de Kalachakra, esta utilización de la energía primaria, ha sido llamada la Enseñanza del Fuego. El pueblo hindú sabe que la enseñanza sobre el gran Agni, aunque sea antigua, será la nueva enseñanza para Nueva Era venidera. Debemos pensar en el futuro; y sabemos que en la Enseñanza de Kalachakra yace todo el material que puede aplicarse para el mayor de los usos.» [2] Nicolás y Helena Roerich fueron los fundadores de la Sociedad Agni Yoga, y publicaron diversos libros, incluyendo uno titulado Agni Yoga.

D.K. habla del Agni Yoga como el venidero «yoga de la síntesis», proporcionando así otro nombre para el yoga de Kalachakra, que reemplazará gradualmente al bhakti y raja yogas; pero indica que: «En el libro Agni Yoga parte de la enseñanza dada ha sido depurada, pero únicamente desde el ángulo del aspecto voluntad. No ha aparecido aún el libro que dé en alguna forma la ‘yoga de la síntesis’» [3]

En 1985 por primera vez, un libro sobre Kalachakra fue publicado en un idioma occidental. No tan sólo uno sino tres libros sobre Kalachakra fueron publicados ese año en concreto, todos en inglés. [4] ¿Acaso alguno de ellos brindó un esquema completo del yoga de la síntesis? El Kalachakra es un sistema de enseñanzas tan vasto e incluyente que un libro de tamaño promedio tan sólo puede tratar algunos aspectos del mismo, como dos o tres de los textos mencionados hacen, o mostrar algunos de sus puntos más destacados materia en la cual el último de ellos se enfoca.

Kalachakra es un sistema conformado primordialmente por símbolos más que por enunciados claros y racionalmente concretos, tal como en Occidente estamos acostumbrados. Así, que a través de tan sólo esos tres libros, no nos es posible lograr una clara imagen del yoga de Kalachakra, ni comprender en realidad lo que el yoga de Kalachakra es.

El texto básico del sistema es el Kalachakra Tantra, el primero de los Libros de Kiu-te, de los que recientemente se ha hablado en la literatura teosófica como la fuente de las Stanzas de Dzyan dadas en La Doctrina Secreta. [5] El Kalachakra Tantra es imposible de comprender sin su voluminoso comentario titulado Vimalaprabha. Ambos escritos originalmente en sánscrito pero traducidos más tarde al tibetano. Y aún cuando estos textos están ahora disponbiles, todavía están a la espera de ser traducidos al inglés. Del estudio de los textos se deduce que el yoga de Kalachakra consiste en sentido amplio del estudio general y la práctica del sistema –o más específicamente de la práctica de las etapas de generación y consumación– del Yoga Séxtuple de Kalachakra.

Desde este punto de vista, el sistema de Kalachakra consiste de tres partes denominadas, externa, interna y alternativa, presentadas en un sistema de detalladas correspondencias. El Kalachakra externo es una detallada descripción del Cosmos, el macrocosmos, que incluye al planeta Tierra. El interno es una detallada presentación del ser humano, el microcosmos, incluyendo sus cuerpos sutiles y sus sistemas de energía. Estos dos grandes apartados en conjunto comprenden la «base que debe ser purificada». El Kalachakra alternativo es una detallada presentación del mandala de Kalachakra, que puede ser utilizado meditativamente una vez que se ha tomado la iniciación, las instrucciones de como visualizarlo correctamente con todos sus símbolos y mántrams asociados. Brevemente, el mandala de Kalachakra es un cosmograma que representa los mundos internos y externos de forma idealizada, esto es, como debieran ser, libres de imperfecciones. El yoga de Kalachakra entonces, a grandes rasgos, es una práctica meditativa basada en las correspondencias establecidas en el sistema que permite al meditador, el microcosmos, identificarse con el macrocosmos, y con su forma idealizada en el mandala de Kalachakra, con el propósito de purificar así el microcosmos y el macrocosmos.

Sobre el yoga de la síntesis, D.K. nos dice, «Suena a redundancia hablar de la unión mediante la síntesis, pero no es así. Es la unión a través de la identificación con el todo –no la unión por medio de la realización o la visión. Observen bien esta diferencia, porque contiene el secreto del próximo paso que deben dar las personalidades de la raza.»[6] Como hemos visto, esta es la exacta práctica del Kalachakra, y es justo lo que lo distingue de otros sistemas. D.K. nos previene de la dificultad de aprender el nuevo yoga, «El método de entrenamiento no será un atajo fácil para llegar a la meta. Sólo los inteligentes pueden obtenerlo y sólo las personalidades coordinadas serán elegidas para la enseñanza.» [7]

Entendiendo el yoga de Kalachakra más específicamente como las prácticas de las etapas de consumación del sistema, el Yoga Séxtuple de Kalachakra, puede ser hecha una muy interesente comparación entre éste y las seis etapas de la construcción del Antahkarna brindadas por D.K. Este es un tema muy complejo que requiere mucha investigación dentro de las escrituras sánscritas y tibetanas. D.K. nos ha dicho que, «la verdadera enseñanza sobre la meditación y construcción del puente de luz entre la Tríada y la personalidad, es la enseñanza más avanzada impartida hasta ahora.» [8] Habiendo suficiente interés en esta comparación, quizás los resultados de alguna investigación sobre el tema pudieran ser publicados en un futuro artículo.

La intención del presente artículo es la de brindar algunos puntos, que al ser considerados en su conjunto, parecieran indicar la conección entre D.K. y el Kalachakra. En uno de los primeros libros de la Sra. Bailey se afirmaba de D.K., «Es muy culto y tiene más conocimiento acerca de los rayos y de las Jerarquías planetarias del sistema solar, que ningún otro Maestro.» [9] Lo que respresenta precisamente la materia de estudio del Kalachakra «externo», la única parte del sistema que puede ser discutida pública y abiertamente, conforme a la tradición tibetana. [Nota del 2005: Esta aseveración no es del todo precisa. No son las Jerarquías planetarias del Sistema Solar la materia de estudio del Kalachakra «externo», sino los movimientos planetarios dentro del Sistema Solar, y otros temas de materia astronómica.] En otro lugar, D.K. pronostica sobre, «Un período muy interesante tendrá lugar cerca del año 1966, y persistirá hasta el fin del siglo», [10] concerniente al esfuerzo que realiza cada cien años la Logia. Quizá no sea una coincidencia que precisamente en el año 1966 se publicara por primera vez el Kalachakra Tantra fuera del Tíbet, volviéndolo accesible así a los estudiosos. [11]

Recordando el hecho de que D.K. considera las enseñanzas sobre Shamballa las más importantes de todas las nuevas enseñanzas por él transmitidas, unos pocos datos más sobre Shambhala extraídos de la literatura de Kalachakra pudieran ser de interés. La capital del país de Shambhala es el pueblo de Kalapa. Al sur de Kalapa, en un parque de sándalos, el Rey de Shambhala construye un mandala permanente de Kalachakra de gran tamaño. Ahí, Él brinda las enseñanzas de Kalachakra a los sabios de Shambhala y los inicia en su práctica, o sadhana. [12] Similarmente, en siglos recientes los Panchen Lamas de Tíbet han construído cada año –en  el área de retiro privada adjunta a su residencia (que se dice es la sede de la Escuela Secreta de los Maestros de Sabiduría [13])– un gran mandala de Kalachakra, y han llegado a ser conocidos como los principales y más destacados promotores de las enseñanzas del sistema de Kalachakra. Esta tradición ha llegado a nosotros hoy día a través del Dalai Lama y su monasterio privado, Namgyal Datsang.

El citado material en conjunto con la información sobre Shamballa brindada por D.K. destaca la importancia de las enseñanzas del Kalachakra para el mundo. Si Shamballa es la expresión física (etérica) del Logos Planetario, el mandala de Kalachakra ahí existente es, de hecho, el plano arquitectónico de nuestro planeta. Es por esta razón que los sabios de Shambhala realizan su práctica meditativa, o sadhana, para implementar el Plan en la Tierra. [14] Hoy día, por primera vez en la historia, estas extremadamente sagradas enseñanzas, con todo su poder, han sido exteriorizadas en el mundo.

Puede percibirse fácilmente el potencial que yace en ello, tanto para el bien como para el mal. Es por ello que este sitema ha sido cuidadosamente protegido. Por favor no intenten su práctica sin recibir primero la iniciación de Kalachakra, un prerequisito absoluto, que salvaguarda tanto a la práctica como al practicante.

Esto no debe tomarse a la ligera, y la iniciación pública de Kalachakra no debe ser tomada meramente como una ceremonia externa que no es necesaria ya para los practicantes modernos.

D.K. no pudo brindar los delineamientos meditativos específicos y los mántrams relativos al sistema de Kalachakra antes de que este elemento esencial estuviera funcionando en forma en el mundo. Aún hoy día, las instrucciones detalladas para su práctica permanecen inéditas, y son sólo accesibles para los practicantes que han recibido formalmente la iniciación de Kalachakra.

NOTAS

1.    Los Rayos y las Iniciaciones, de Alice Bailey, p. 211.

2.    Shambhala, de Nicolás Roerich, 1930, p. 28.

3.    Tratado sobre Magia Blanca, de Alice Bailey, p. 313.

4.    A Commentary on the Kālacakra Tantra, de Geshe Ngawang Dhargyey, “restringido a quienes han recibido la iniciación de Kālacakra”, sobre la práctica de Kalachakra; The Kālachakra Tantra: Rite of Initiation for the Stage of Generation, de Tenzin Gyatso, el Dalai Lama, sobre la Iniciación de Kalachakra; The Wheel of Time: The Kalachakra in Context, de Geshe Lhundub Sopa, Roger Jackson, y John Newman, una colección de artículos.

5.    Cfr.: The Books of Kiu-te, or the Tibetan Buddhist Tantras: A Preliminary Analysis, de David Reigle, 1983; y «New Light on the Book of Dzyan», de David Reigle, en Symposium on H. P. Blavatsky’s Secret Doctrine: Proceedings, 1984.

6.    Tratado sobre Magia Blanca, de Alice Bailey, p. 313.

7.     Ibid.

8.    Los Rayos y las Iniciaciones, de Alice Bailey, p. 110.

9.    Iniciación Humana y Solar, de Alice Bailey, p. 58.

10.    Tratado Sobre el Fuego Cósmico, de Alice Bailey, p. 604.

11.    Kālacakra-Tantra and Other Texts, editado en sánscrito, tibetano y mongol, por Raghu Vira y Lokesh Chandra, en 2 partes, Nueva Delhi, 1966. En 1985, el mismo año en que los tres libros en inglés sobre el Kalachakra fueron publicados, una edición sánscrita mejorada del Kalachakra Tantra también salió a la circulación: A Critical Edition of Śrī Kālacakratantra-Rāja, editado por Biswanath Banerjee, Calcuta.

12.    Véase también: Kālacakra Research Publications, No. 1: The Lost Kālacakra Mūla Tantra on the Kings of Sambhala, de David Reigle, 1986.

13.    The Secret Doctrine, de H. P. Blavatsky, Adyar ed., vol. 5, p. 391.

14.    Cfr.: Kālacakra Sādhana and Social Responsibility, de David Reigle, inédito. [Nota de 2005: ya publicado, Santa Fe: Spirit of the Sun Publications, 1996.]

[El presente artículo fue escrito por David Reigle, y publicado en The Beacon, vol. 54, no. 1, Ene./Feb. 1991, pp. 23-25, con el título ligeramente diferente de «DK y el Kalachakra». Esta edición electrónica es publicada por el Eastern Tradition Research Institute , © 2005. La traducción al español fue realizada por LAHR.]