Cáncer 2011: Desgarrando los velos para dejar entrar la Luz

por Grupo de Servicio el 4 de julio de 2011

 

Tres siglas, dos en posición vertical (V y A) y una en posición horizontal (B). El trazado recto de la B sirve para demarcar dos ideogramas. [seguir enlace]

[CE-VBA] En Géminis se completa el “Gran Triángulo Mágico” que sintetiza el trabajo realizado en los dos Festivales anteriores (Aries-Cristo; Tauro-Buda). Es el Festival de la Humanidad dispuesta a reconstruir su presente hacia el futuro (Fuerzas de Reconstrucción), para permitir la exteriorización de la Jerarquía y el reconocimiento del Cristo como Su Cabeza visible. Es el Día Mundial de Invocación para que así suceda y se pueda construir una gran “casa iluminada” en el subsiguiente signo de Cáncer, un Templo en el que toda la familia humana pueda habitar como hermanos y hermanas de un mismo Padre-Madre.

 

El Período recién pasado (de Aries a Géminis) ha estado lleno de “Tensión Espiritual” y ha sido una excelente oportunidad de liberar la Fuerza Salvadora (el resultado de la síntesis de Shamballa, la Jerarquía y la Humanidad) en el planeta entero.

En Aries hemos tratado, como grupo discipular, de aprehender la Voluntad de Dios, en Tauro hemos tratado de comprender el Propósito, mientras que en Géminis hemos tratado de restaurar el Plan en la Tierra y sellar la puerta donde mora el mal.

En la constelación de Géminis yace el Misterio de la Polaridad para nuestro esquema planetario, existiendo una estrecha relación entre Géminis y el consumado sistema solar doble de Sirio, nuestro esquema terrestre (y su esquema polar complementario de Venus), y el futuro de la Cuarta Jerarquía Creadora Humana como un Fuerza Redentora de Ángeles Solares para un futuro esquema planetario, y el trabajo para recibir la Cuarta Iniciación Cósmica que está llevando adelante nuestro Logos Planetario.

Todo el tema está relacionado con los Ángeles Solares, los Señores de la Llama, el esquema de Venus, la individualización, separación de los sexos y otorgamiento de la mente al hombre-animal, y la Fundación de la Jerarquía en nuestro distante pasado —por un lado, y con el problema del mal, el sufrimiento, y el Glamour, como resultado de la equivocada relación entre el Yo y el no-yo —por otro lado.

El período recién pasado del Solilunio de Géminis es llamado el Festival de la Buena Voluntad, el Festival de la Invocación, el Festival de la Humanidad y el Festival de Cristo. Cristo es la cabeza de la Jerarquía que representa la máxima expresión de la Fuerza del Segundo Rayo en nuestro planeta en la misma forma como el Cristo representa la máxima expresión de la Ley de Sacrificio y el triunfo de la Vida (LIFE) sobre el mal (evil). Cristo renunció a su voluntad personal para abrazar la Voluntad de Dios; nosotros debemos renunciar a nuestras pequeñas voluntades para aprehender la Voluntad de Dios, comprender el Propósito y restaurar el Plan en la Tierra, al tiempo que sellamos la puerta donde se halla el mal. La primera expresión de dicha Voluntad Divina es la Buena Voluntad, más adelante expresada como Voluntad-al-Bien, que sólo puede ser expresada en su totalidad con la ayuda de la Fuerza de la Jerarquía y la Fuerza de Shamballa, fuerzas que deben ser invocadas por la Humanidad en su conjunto.

Ahora, durante el período de Cáncer, debemos enfocar nuestras energías en construir una Casa Iluminada conforme a la Voluntad, el Propósito y el Plan; una casa donde brille la Luz de la Vida y donde no tenga acceso la obscuridad y el mal. Este Templo del Señor es a nivel individual nuestro propio cuerpo causal, asiento del Alma y morada de nuestro Ángel Solar; mientras que a nivel global es la Humanidad-Una libre, al menos en cierto grado, de Maya, Espejismo e Ilusión. Para ello, debemos emular a Cristo y limpiar el Templo de comerciantes y ladrones, desgarrando los velos y permitiendo entrar la Luz hasta el lugar más sagrado.

Estos son los cuatro velos de maya, necesariamente construidos de siete fuerzas, que producen el aspecto real y fenoménico (en tiempo y espacio) de la Gran Ilusión en sus tres formas: ilusión, espejismo y maya. Existen siete puntos de energía a través de los cuales afluyen los distintos aspectos de la fuerza necesaria para producir los efectos deseados dentro de los velos de maya, correspondientes a los siete tipos o cualidades de rayo. Pero el tipo principal de energía con la cual trabaja el iniciado en el plano físico es la séptima, el rayo o energía del ritual, del ceremonial, del orden y de la ley. El trabajo que se lleva a cabo dentro de los velos de maya es de reajuste, ordenamiento y coordinación de las fuerzas que existen como maya, proporcionando en tiempo y espacio las formas por cuyo intermedio podrán materializarse los planes de la Jerarquía; el alma de cada forma adquirirá la experiencia necesaria y así progresará el cumplimiento de la voluntad de Dios.

Maya no es algo que debe ser destruido, disipado, disuelto o rechazado. En realidad es un aspecto del tiempo, y constituye para el iniciado el conjunto de fuerzas creadoras con las cuales debe trabajar; éstas son impelidas a la generación y activación de las formas y en el actual momento transitorio y efímero personifican la etapa fenoménica de evolución alcanzada por la vida de Dios. El trabajo del iniciado, actuando bajo la inspiración jerárquica, consiste en cambiar las formas actuales por otras más adecuadas, que la vida descendente y su actividad dinámica demandan. […]

La tarea encomendada a la Jerarquía consiste, fundamentalmente, en permitir “que entre la luz”, pero esta vez no como revelación, visión o iluminación, pues éstas son aspectos de la luz egoica; el trabajo del iniciado consiste en ayudar a construir el cuerpo planetario de sustancia-luz, que revelará finalmente la naturaleza de la Deidad y la gloria del Señor, constituyendo la analogía planetaria del cuerpo-luz por cuyo intermedio se manifiestan finalmente el Cristo y todos los Hijos de Dios que han alcanzado la perfección, vehículo creado por la energía de la Voluntad, complementada y “sujeta a la existencia” por la Voluntad. Exotéricamente se expresa a sí mismo mediante la proyección de esa energía volitiva, por conducto del punto central de cada uno de los siete chakras o lotos. [RI, pp. 158-159]

Como grupo de aspirantes espirituales trabajemos al unísno tratando de disipar el Espejismo en nuestra propia vida y en las formas, personas e instituciones que nos rodean. Para ello entonemos esa antigua fórmula para desvitalizar el Maya, disipar el Espejismo, dispersar la Ilusión, y trascender el Morador del Umbral denominada el Padrenuestro:

Padrenuestro

I. Invocación al Señor Solar

Padre nuestro que estás en los Cielos”: Busco ascender hasta la Mónada y morar en Ella.

 

II. Siete frases-clave para disipar la ilusión.

1. “Santificado sea tu nombre”: Busco aprehender tu Voluntad, reconocer tu Propósito.

2. “Venga a nosotros tu Reino”: Busco colaborar para realizar el Divino Esquema en la Tierra.

3. Hágase tu voluntad en la Tierra como en el Cielo: Busco realizar tu Voluntad y no la mía.

4. Danos hoy nuestro pan de cada día: Busco morar en la Unidad y al no desear nada para el yo separado liberarme del Espejismo.

5. Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden: Busco comprendr la dualidad causa-efecto y liberarme de la Ilusión.

6. No nos dejes caer en tentación: Busco trascender al Morador del Umbral y unirme a las Huestes de la Luz.

7. Y líbranos del mal: Y así, cerrar la puerta donde se halla el mal.

 

III. Afirmación definitiva de la divinidad (doxología)

“Tuyo es el reino (3R) , el poder (1R) y la gloria (2R) por siempre, Señor, Amén.”

 

Que todos avancemos hacia una mayor luz y comprensión y que la luz brille sobre el Camino vertical del discípulo, es mi oración y mi aspiración. [GUPM, p.27]

 

Nicholas Roerich. Signs of Christ

Signs of Christ. Roerich 1924.

El Templo tiene que ser edificado por manos humanas.

La Estrella de «Allahabadad» señalaba la senda. Y así visitamos Sarnat y Gaya encontrando por doquier la profanación de lo sagrado. En el camino de regreso, bajo la Luna Llena, se oyeron las memorables palabras de Cristo.

Durante la caminata nocturna el guía había perdido el curso. Después de cierta búsqueda, intentando hallar el camino, encontré a Cristo sentado sobre un montículo mirando la arena inundada por la luz de la Luna. «Hemos perdido el camino —le dije— debemos esperar la señal de las estrellas.»

«Rosul M., ¿qué es un camino para Nosotros cuando el mundo entero Nos está esperando? —Él preguntó y continuó diciendo:— El Templo tiene que ser edificado por manos humanas. —Y entonces, tomando su cayado de bambú trazó un cuadrado alrededor de la impresión de su pie diciendo:— En verdad Yo afirmo, por pies humanos. —Y haciendo la impresión de la palma de Su mano la rodeó también con un cuadrado, diciendo:— Verdaderamente, por manos humanas.»

Entre los cuadrados Él dibujó el esbozo de un pilar coronado por un arco, y dijo: «¡Oh, cómo AUM penetrará en la conciencia humana! Aquí he dibujado un pistilo y sobre él un arco, y he establecido los cimientos en cuatro direcciones.

Cuando el Templo sea edificado por pies humanos y manos humanas, en él florecerá el pistilo colocado por Mí. Así que entonces deja que los Constructores pasen por Mi Senda. Pues, ¿por qué debemos esperar por la Senda cuando está delante de Nosotros?»

Entonces, levantándose, borró con Su caña todo lo que había dibujado.

«Cuando el Nombre del Templo sea pronunciado, entonces surgirá la inscripción. En conmemoración de Mi constelación, el cuadrado y las nueve estrellas resplandecerán sobre el Templo. El signo del pie y de la mano se escribirá sobre la Piedra Angular.»

De esta manera Él mismo habló en la víspera de la Luna Nueva.

Y el calor del desierto era grande.

¡Construyan el Arco del Domo por donde Nosotros podamos entrar!

[Roerich: Leaves Morya’s Garden Book Two: Ilumination, § V, af. 4-5.]