Alocución del Festival de Cristo

por Lucis Trust el 13 de Junio de 2011

El texto que sigue fue una alocución dada por un miembro del personal de la Sede Central de Lucis Trust en una de sus reuniones públicas. El propósito de estas breves charlas es preparar la mente del grupo para el trabajo real a ser realizado –la meditación grupal. Esta charla puede ser usada por los individuos y los grupos que deseen colaborar con este servicio.

El Festival de Buena Voluntad

Buenas tardes y bienvenidos al Festival de Buena Voluntad, que también es conocido como el Festival del Cristo . Este festival se celebra en el momento de la luna llena de Géminis, que tendrá lugar en pocos minutos – a las 14:13 hrs [Hora para el 2009. Para el 2011 el momento exacto de la Luna Llena será el miércoles 15 de junio a las 20:13 hrs UTC]. La proximidad de la reunión de hoy con el tiempo real de la luna llena es especial y nos da una maravillosa oportunidad para trabajar juntos como un grupo.

El Festival de Buena Voluntad es una celebración del espíritu de la humanidad que aspira a Dios, buscando la conformidad con la voluntad de Dios y dedicado a la expresión de las correctas relaciones humanas. El Festival se fija anualmente en relación con la luna llena de junio. Es un día en que se reconoce la naturaleza divina y espiritual de la humanidad. Desde 1952, este Festival también se ha observado como Día Mundial de Invocación, que es un día de oración, invocación y meditación en todo el mundo. Se trata de una invitación a los hombres y mujeres de buena voluntad de todo camino espiritual a unirse en un llamado universal a la divinidad y a usar la Gran Invocación. Al hacer esto, se centran en la demanda invocadora de la humanidad por la luz, el amor y la dirección espiritual necesarias para construir un mundo de justicia, unidad y paz.

Durante más de dos mil años, Cristo ha representado a la humanidad en este Festival, y ha permanecido frente a la jerarquía y a la vista de Shamballa como el Dios-hombre, el Guía de la humanidad. El Maestro Tibetano describe la escena de la siguiente manera: “Permaneciendo en Su Propio Lugar, en un punto central en Asia, alejado de las multitudes y del contacto de la humanidad, el Cristo bendecirá al mundo, en el momento exacto del Luna llena de junio. Luego repetirá las últimas palabras o el Sermón de Buda, así como las Bienaventuranzas que pronunció en la Tierra. A estos dos mensajes, el Cristo añadirá uno nuevo, (La Gran Invocación – MP) imbuidos de poder para el futuro” (Exteriorización de la Jerarquía, p. 398). Puesto que Cristo repite estas tres enseñanzas cada año en este momento, puede ser que el último sermón del Buda, las Bienaventuranzas y la Gran Invocación sean las piedras angulares o guías para la evolución espiritual de la humanidad. Si trabajamos con estas enseñanzas esotéricas, es posible que tengamos más de lo que necesitamos para caminar por el camino del servicio amoroso, que es el discipulado.

Esta tarde, pensé que podríamos revisar el sermón de Buda, las Bienaventuranzas y la Gran Invocación que el Cristo repite en este momento. Estoy segura de que la mayoría de nosotros estamos familiarizados con estas enseñanzas. Sin embargo, he descubierto que siempre hay una oportunidad de adquirir nuevos conocimientos de la Sabiduría Eterna. El Maestro Tibetano describe al Buda como “El Señor de la Luz”, que se enfocóó en el “mundo del espejismo – el mundo del plano astral y de las emociones, … (y que) se encargó de enfocar en Sí Mismo la iluminación que eventualmente haría posible la disipación del espejismo”. (EJ, p. 300) Dado que todavía hay mucho espejismo en el mundo, el último sermón del Buda continúa siendo relevante para nosotros actualmente. Aquí les presento una parte del último sermón del Buda se encuentra en www.sacred-texts.com

“Por lo tanto, oh Ananda, sed lámparas para vosotros mismos. Confiad en vosotros mismos, y no dependáis de la ayuda externa. Aferraos a la verdad como una lámpara. Buscad la salvación sólo en la verdad. No busquéis ayuda de nadie sino de vosotros mismos… He aquí, oh Ananda, dejad al hermano, ya que habita en el cuerpo, por lo que respecta al cuerpo que… él puede superar el dolor que surge de los antojos del cuerpo. Y así, también, cuando piense o razone, o sienta, dejadle considerar sus pensamientos que… él puede, mientras esté en el mundo, superar el dolor que surge de la ansiedad debido a las ideas, o al razonamiento, o al sentimiento …

Aquellos que, ahora o después de que Yo muera, sean lámparas para sí mismos, confiando en sí mismos y no en cualquier ayuda externa, aferrándose a la verdad como su lámpara, y busquen su salvación en la verdad solamente, y no busquen ayuda de nadie aparte de ellos, son ellos, Ananda… quienes deberán llegar a la altura más elevada! Pero deben estar ansiosos por aprender… Ahora os exhorto diciendo: Todas las cosas compuestas deben envejecer y se disuelven nuevamente. Buscad lo que es permanente, y trabajad en vuestra salvación con diligencia”.

Basándose en estas partes del texto, parece que el Buda nos enseña, a través de su discípulo Ananda, a hacer cuatro cosas.

1.- Ser pro-activo en la búsqueda de la verdad espiritual, a fin de alcanzar la iluminación para nosotros mismos. No podemos experimentar la verdad apoyándonos pasivamente en los demás. El Buda usa una lámpara encendida como símbolo de la verdad espiritual que nos guía en el Sendero del discipulado.

2.- Ser conciente de los deseos – los del organismo, así como los de la mente y las emociones. No hacer esto conduce al dolor, que es la palabra utilizada en el texto. Sin embargo, el diccionario suministra sinónimos de dolor que pueden ser más descriptivos, tales como: tristeza, miseria, dolor de corazón. Estas palabras describen el sufrimiento humano. Por tanto, El Buda nos dio las Cuatro Nobles Verdades que explican la naturaleza del sufrimiento. Luego nos dió el Noble Óctuple Sendero, que se refiere al logro de la sabiduría, la conducta ética y el desarrollo mental. Seguir estas verdades, alivia el sufrimiento y nos prepara para el punto # 3…

3- Buscar lo que es permanente, el mundo interior del alma más que el espejismo del mundo físico.

4.- Trabajar la salvación con diligencia. El sendero del discipulado requiere esfuerzo centrado y coherente.

 

Podemos ver por qué último sermón del Buda repite hasta que todos, toda la humanidad, lo haya tomado en serio.

Con respecto a la Gran Invocación, toda la humanidad debe tomar conciencia de esta oración en algún momento y en algún nivel. La Gran Invocación expresa la necesidad de alineamiento entre Shamballa, la Jerarquía y la Humanidad que se traducirá en la aplicación del Plan divino en la Tierra. La humanidad por lo tanto tiene una gran responsabilidad, como se indica en la cuarta estrofa de la Gran Invocación que dice lo siguiente:

 

“Desde el centro que llamamos la raza humana.

Que se realice el Plan de Amor y de Luz

Y selle la puerta donde se halla el mal.”

 

El Maestro Tibetano dice que la cuarta estrofa señala el vínculo entre la humanidad y tres energías: la inteligencia, el amor y la voluntad. Por lo tanto, la humanidad debe difundir activamente el amor y la luz en la Tierra. (DNE II. p.167) Para que esto suceda, la humanidad necesita librar al mundo del mal, que se define como los deseos egoístas, el odio, la codicia, bajas ambiciones personales, el amor al poder y la crueldad, así como las actitudes separatistas que ponen barreras entre los individuos y grupos. Sólo la humanidad está encargada de “cerrar la puerta donde se halla el mal”. Estas tendencias humanas se disiparán y las correctas relaciones se llevarán a cabo cuando la Buena voluntad y la luz fluyan a las mentes y los corazones de los hombres. Una vez logrado esto, un gran poder será liberado para restaurar el Plan en la Tierra, que es la línea final de la Gran Invocación. Dada la creciente importancia de esta plegaria, como una de las piedras angulares de la evolución de la humanidad, espero que todos aquí seguirán apoyando la Gran Invocación mediante la difusión de la conciencia del Día Mundial de Invocación cada año.

Antes de volver nuestra atención a las bienaventuranzas de Cristo, vamos a hacer una pausa por unos momentos, porque es casi la hora de la luna llena. Tengamos un minuto de silencio, seguido por la entonación de la Gran Invocación.

Digamos la Gran Invocación al unísono, y con una sola voz:

 

LA GRAN INVOCACIÓN

Desde el punto de Luz en la mente de Dios

Que afluya luz a las mentes humanas

Que la Luz descienda a la Tierra.

 

Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios

Que afluya amor a los corazones humanos

Que Cristo retorne a la Tierra.

 

Desde el centro donde la Voluntad de Dios es conocida

Que el propósito guíe a las pequeñas voluntades humanas

El propósito que los Maestros conocen y sirven.

 

Desde el centro que llamamos la raza humana

Que se realice el Plan de Amor y de Luz

Y selle la puerta donde se halla el mal.

 

Que la Luz, el Amor y el Poder restablezcan el Plan en la Tierra.

OM    OM    OM

 

Ahora, vamos a centrar nuestra atención en el Cristo y las ocho bienaventuranzas. Mientras que el Buda hizo el primer esfuerzo planetario en disipar el espejismo, el Cristo hizo el primer esfuerzo planetario en disipar la ilusión mediante el amor. Las grandes enseñanzas de Cristo dadas en las Bienaventuranzas son parte del Sermón de la Montaña que se encuentra en el Evangelio de Mateo (capítulos 5-7) en la Biblia cristiana. Nadie sabe cuándo se escribió el Evangelio de Mateo. Los eruditos creen que podría haber sido escrito 70 a 100 años después de la muerte de Jesús. Además, no sabemos quién escribió este evangelio o qué fuentes se utilizaron para producir las Bienaventuranzas. Algunos creen que éstas se basan en escritos anteriores, por lo menos de un escritor desconocido llamado “Q”, y algunos eruditos creen que hay una conexión con el Evangelio de Tomás, que no es parte de la Biblia Cristiana corriente. Por lo tanto, ya que realmente no sé exactamente lo que Cristo dijo, debemos utilizar lo que está a nuestro alcance para obtener un sentido de la importancia de las Bienaventuranzas

Ahora voy a leer las ocho bienaventuranzas de la Versión King James. Ya que Santo Tomás fue mencionado como una posible fuente, también ofreceré citas del Evangelio de Tomás [del texto del Evangelio de Tomás de la traducción de la versión Scholars publicada en Evangelios completos www.westarinstitute.org/Polebridge/Excerpts/thomas.html].

 

1.- Bienaventurados los pobres en espíritu porque de ellos es el reino de los cielos. En el Evangelio de Tomás, dice: “Enhorabuena a la persona que ha trabajado y ha encontrado la vida”. (58)

2.- Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados… En el Evangelio de Tomás, dice: “Enhorabuena a los que están solos y elegidos, porque encontrarán el dominio del (Padre). Porque ustedes han venido de él, y volverán allí de nuevo”. (49)

3.- Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra. En el Evangelio de Tomás, dice: ” Sed los transeúntes.” (42)

4.- Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. En el Evangelio de Tomás, dice: “Aquellos que buscan no deben dejar de buscar hasta que encuentren. Cuando encuentren, serán perturbados. Cuando se perturben, se maravillarán, y reinarán sobre todos.” (2-4)

5.- Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. En el Evangelio de Tomás, dice: ” Ama a tus amigos como a tu propia alma. Protégelos como la pupila de tu ojo “. (25)

6.- Bienaventurados los puros de corazón, porque ellos verán a Dios. En el Evangelio de Tomás, dice: “Enhorabuena a los que han sido perseguidos en sus corazones. Ellos son los que verdaderamente han llegado a conocer al Padre.” (69)

7.- Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados Hijos de Dios. En el Evangelio de Tomás: “Si dos hacen la paz entre sí en una sola casa, dirán a la montaña, ‘Muévete de aquí!’ y se moverá”. (48)

8.- Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.

 

Las Bienaventuranzas nos hacen realizar una pausa y considerar las enseñanzas esotéricas impartidas en sus escritos antiguos. Por ejemplo, “Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados Hijos de Dios”. Creo que el presidente Obama utilizó recientemente esta cita en su discurso en Egipto. Esotéricamente, qué es un pacificador? ¿Qué se requiere para dar un reconocimiento pacificador como Hijo de Dios? Tal vez esotéricamente, un pacificador es una persona que trabaja dentro de sí mismo para que la personalidad en la alineación con el alma, cree así una sola entidad a través de la cual fluya un gran poder espiritual, o la “única casa”, mencionado por Santo Tomás, cuando dijo: ” Si dos hacen la paz entre sí en una sola casa, dirán a la montaña, Muévete de aquí! ” y se moverá”. Por lo tanto, ” Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados Hijos de Dios”.

Otra Bienaventuranza que es muy importante para mucha gente es: ” Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra”. Los sinónimos habituales de la palabra “manso” son dócil, de suaves modales. Sin embargo, encontré otro sinónimo que tiene una importancia esotérica. La palabra es “domesticado”. “Domesticado” significa llevar algo de un estado silvestre a un estado domesticado o controlado. La cita del Evangelio de Tomás nos ofrece una visión adicional de esta bienaventuranza. Él nos anima a “ser transeúntes”. Como los transeúntes, tenemos la actitud del “Observador”, que tiene un mayor nivel de control que la bestia domada. La actitud del observador es una de desprendimiento. En Telepatía y el Vehículo Etérico (p. 83), el Maestro Tibetano dice: “… la actitud del observador… se desarrolla obteniendo el desapego, el desapego… de todos los deseos y ansias que se refieren al yo separado. Por lo tanto, mediante el control de el yo separado, nos hacemos cargo del ser físico o “heredar” la tierra. Así que, cuando reflexionen sobre esta bienaventuranza: “Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la Tierra”, es posible que deseen considerar la mansedumbre en un sentido más elevado, como el controlado desapego del “Observador”.

Además de recitar estas enseñanzas claves en el momento de la luna llena, Cristo también sintetiza todas las grandes energías que se iniciaron durante el Festival de Wesak, y que Él absorbió y se tuvo en custodia para su distribución en el Festival de Buena Voluntad. El Cristo entonces libera estas energías y las emite como una gran “afluencia de energía espiritual” que fluye a través de toda la humanidad como buena voluntad en acción.

Con todos estos pensamientos en mente, vamos a comenzar nuestra meditación guiada “Dejar penetrar la Luz”.

Nueva York, 7 de junio 2009

Muriel Powlett