Radio Triángulos: El Lenguaje del Corazón IV

por Grupo de Servicio el 21 de diciembre de 2011

El Lenguaje del Corazón

En el centro de la voluntad de Dios, yo permanezco.

Nada apartará mi voluntad de la Suya.

Complemento esa voluntad con el amor.

Me oriento hacia el campo de servicio.

Yo, el divino Triángulo, cumplo esa voluntad

Dentro del cuadrado y sirvo a mis semejantes.

 

 

 

El Conocimiento Arcano y la Sabiduría Pitagórica

DRAE: arcano, na. (Del lat. arcanus).

1. adj. Dicho especialmente de las cosas: secretas, recónditas, reservadas.

2. m. Secreto muy reservado y de importancia.

3. m. Misterio, cosa oculta y muy difícil de conocer.

 

Conocimiento Arcano

 

Cuadrado Unitario: polígono de cuatro lados iguales que se utiliza como unidad de medida de un área (“cuadrada”) del ESPACIO.

Angulos: 90 x 4 = 360

Area cuadrada = 1.

Símbolos asociados: la cruz, los cuatro puntos cardinales del espacio.

 

Triángulo Equilátero Unitario: polígono de tres lados iguales que se utiliza como unidad de medida del TIEMPO (60 minutos, segundos).

Angulos: 60 x 3 = 180

Area: mide, en relación al cuadrado unitario, la raíz cuadrada de 3 (una magnitud “irracional”) dividida por 4.

Símbolos asociados: el péndulo, el reloj de arena.

Todo cuadrado se puede dividir exactamente en dos triángulos isósceles iguales ([45+45+90=180] x 2 = 360), pero existe un residuo del cuadrado unitario cuando es dividido por dos triángulos equiláteros unitarios (si los lados del cuadrado y los del triángulos son iguales). La diferencia se aproxima al cociente 1/7, similar al resíduo de una circunferencia dividida por su diámetro (22/7).

 

[AAB-DK] Sabiduría Pitagórica

Fórmula I Condúcenos de la oscuridad a la Luz.

Fórmula II Condúcenos de lo irreal a lo Real.

Fórmula III Condúcenos de la muerte a la Inmortalidad.

“Tenemos lo que trasmuta el conocimiento en sabiduría, en un destello de tiempo; tenemos aquello que cambia la sensibilidad en amor, dentro de una zona del espacio; tenemos lo que trasforma el sacrificio en bienaventuranza, donde no existe tiempo ni espacio.”

 

[DINA II] Fórmula Tres. Trata de ciertos cambios en la naturaleza del alma. Concierne a la relación tiempo y espacio y, por lo tanto, se relaciona con el Eterno Ahora. 237

 

[DINA II] La Fórmula Tres está relacionada con ciertos cambios en el loto egoico, que podrían ser inadecuadamente expresados en términos de El Antiguo Comentario:

“Tenemos lo que trasmuta el conocimiento en sabiduría, en un destello de tiempo; tenemos aquello que cambia la sensibilidad en amor, dentro de una zona del espacio; tenemos lo que trasforma el sacrificio en bienaventuranza, donde no existe tiempo ni espacio.” 221

 

[DINA II] La tercera fórmula concierne al Tiempo y a la conciencia del hombre espiritual que es inconsciente de la separación, de las divisiones, en tiempo y espacio, o de la alucinación de la Gran Ilusión. Se refiere a la realidad de la inmortalidad y a la indestructible continuidad de la conciencia y de la vida. En la tercera iniciación esta fórmula produce la transfiguración, que tiene lugar cuando se comprende el Eterno Ahora y cuando la continuidad de la percepción y de la identificación son vistos como aspectos del Ser. Uno de los Maestros denominó a esta fórmula “la simiente de todas las filosofías”, y en esta frase podrán hallar la luz sobre el tema, siempre que sepan qué es la filosofía. 251

 

– o O o –

[CE-VBA] El CORAZÓN, cuando está esotéricamente despierto, se percibe como un triángulo equilátero del “eterno ahora” dentro del cuadrado de la personalidad (3×4=12) que, según la nota clave geminiana consumada en Sagitario, afirma: reconozco a mi otro yo y al menguar éste (el cuadrado), crezco y brillo (el triángulo). El cuadrado necesita menguar, y el triangulo necesita relativamente crecer, por el 1/7 del antakarana.

En la noche más larga del hemisferio norte, cuando el péndulo del tiempo se detiene en “un destello de tiempo”, y en ese instante mengua las disonancias de la separatividad, las malas intenciones y la mezquindad –antítesis de la buena voluntad–, afirmamos juntos:

 

En el centro de la voluntad de Dios, yo permanezco.

Nada apartará mi voluntad de la Suya.

Complemento esa voluntad con el amor.

Me oriento hacia el campo de servicio.

Yo, el divino Triángulo, cumplo esa voluntad

Dentro del cuadrado y sirvo a mis semejantes.

En testimonio de la Luz y al servicio del Plan,

Centro de Estudios VBA

COMO ALMA TRABAJO EN LA LUZ

Y LA OSCURIDAD NO PUEDE AFECTARME.

PERMANEZCO EN LA LUZ.

TRABAJO, Y DE ALLÍ NUNCA ME MUEVO.

 

Radio Triángulos, FP 3/4\5

Vibrando en la Frecuencia Pitagórica, 
¡con suprema INDIFERENCIA!