Paralelismos históricos entre Gadafi y Chávez a los ojos del Plan de Amor y de Luz

por José Becerra el 26 de Agosto de 2011

 

[JB] Gadafi y Chávez comparten la misma ambición totalitaria. Uno ha caído por la fuerza de las armas. el otro caerá por la fuerza de los votos. Así se derrumbará el último dique que obstruye el flujo del “agua de vida” para los hombres y mujeres sedientos de libertad en Cuba.

 

[Mark Doyle, BBC, Viernes, 26 de agosto de 2011] El mayor dilema para muchos de los líderes de la Unión Africana (UA) es que en años recientes han apoyado cambios democráticos en el continente africano.

Aunque las intenciones democráticas de los rebeldes libios todavía deben quedar demostradas, muchos líderes africanos son perfectamente conscientes de que el fugitivo Muamar Gadafi no es un demócrata.

Pero al mismo tiempo, Gadafi históricamente ha apoyado los movimientos de liberación en el continente, incluyendo al Congreso Nacional Africano de Nelson Mandela en Sudáfrica.

Más recientemente, ha utilizado los ingresos de la industria petrolera para establecer una red de relaciones políticas y financieras en África.

Gadafi fue uno de los principales fundadores de la Unión Africana y uno de sus principales financiadores.

El líder libio quería convertir a la UA en la precursora de los Estados Unidos de África e hizo gestiones para que sus oficinas centrales se situaran en Trípoli, lo que, de haber sucedido, hubiera aumentado su influencia en la organización.

Como parte de su campaña, gastó grandes cantidades de dinero en todo el continente. Por ejemplo, el centro de la capital de Chad, Yamena, está dominado por un hotel de propiedad libia.

Existen hoteles similares en Burkina Faso y otros países subsaharianos, así como inversiones libias en el campo de la agricultura y las telecomunicaciones en todo el continente.

Rechazo árabe

Incluso en países en los que el coronel Gadafi apoyó movimientos rebeldes en los años ’90, como Liberia y Sierra Leona, sus compañías estatales de inversión cuentan con activos e influencia.

Gadafi aceleró el cultivo de contactos en África en los años ’80, cuando su nacionalismo árabe era rechazado por los estados del Golfo Pérsico y otras naciones norteafricanas más conservadoras.

La influencia del coronel en África subsahariana puede evaporarse rápidamente si los eventos en Libia confirman el fin de su gobierno.

Mientras tanto, algunos de los países africanos más pequeños no se atreverán a tomar partido por ninguno de los dos bandos hasta que no esté claro quien va a obtener la victoria final.

La posición de Sudáfrica es diferente. Siendo una economía relativamente grande, no depende de las inversiones libias, pero, según se dice, el presidente sudafricano, Jacob Zuma, tiene una relación política y personal cercana con Muamar Gadafi.

Zuma encabezó los esfuerzos a principios de año para encontrar una solución negociada al conflicto en Libia, viajando a Trípoli para reunirse con el coronel. Esos esfuerzos fracasaron, principalmente porque el Consejo Nacional de Transición insistía en que su objetivo es un cambio de régimen.

Zuma después criticó a occidente y a la OTAN por abusar de la zona de excusión aérea aprobada por la ONU apoyando abiertamente al CNT.

 

[JB] Los paralelismos históricos entre Gadafi y Chávez son evidentes. No sorprendería si Gadafi procurase asilo en Venezuela. Tal acción podría generar una crisis similar a la de los misiles en Cuba. Chávez necesita de una controversia internacional para desviar la atención de su electorado que pronto decide su reelección.

Observemos con profunda atención el devenir de los hechos y contemplemos el Plan en serena expectación, sin confundir a sus protagonistas de sus detractores, no importa cómo se disfracen. Como ocurrió en el preludio de la Segunda Guerra Mundial, el discernimiento espiritual es esencial para revelar e implementar el Plan de Amor y de Luz que selle la puerta donde mora el mal. Observemos y contemplemos. -JB