Libra 2011: Euskadi, brindis por la PAZ

por José Becerra el 1 de octubre de 2011

 

[Juan Mari Gastaca, Vitoria-Gasteiz 29 SEP 2011] El lehendakari, Patxi López, oficializó ayer el fin del terrorismo de ETA al desarrollar, durante el debate de política general en el Parlamento vasco, un decálogo de iniciativas desde el reconocimiento de un nuevo tiempo político.

La iniciativa, aunque solo ocupó 14 de los 56 folios de un discurso orientado principalmente a la búsqueda de soluciones a la crisis económica y de una nueva política fiscal, se convirtió en el denominador común del pleno. Por el hondo significado que contiene a modo de habilitar fórmulas de entendimiento en favor de una paz definitiva, ninguno de los grupos parlamentarios se sintió ajeno. Incluso, desde fuera de la Cámara, la izquierda abertzale se apresuró a hablar de “un paso en la buena dirección”, aunque, en base a sus exigencias, lo considera, obviamente, “insuficiente”.

 

[Patxi López] UN COMPROMISO CON LA LIBERTAD Y LA CONVIVENCIA DEMOCRÁTICA

La violencia terrorista ha sido la losa que hemos soportado. Ha sido la niebla sucia que ha manchado y contaminado todo.

Hay una parte importante de la población vasca que no ha conocido otra cosa. Que ha vivido una democracia demediada, amputada, porque no ha habido libertad plena ni igualdad entre los ciudadanos.

Hay gente que nació en una dictadura y que ha visto truncado el sueño de una democracia libre y plena en Euskadi por la existencia del terrorismo.

[…]

La violencia ha tenido una presencia permanente entre nosotros: una violencia que queremos dar por terminada para siempre.

Verán, con el fin de la dictadura comenzó la transición en toda España. Pero no es algo que ocurrió de repente: España no se acostó siendo una dictadura y despertó al día siguiente siendo una democracia.

La transición española fue una doble transformación:

– La transformación de un estado dictatorial y totalitario, en otro democrático, que respeta la libertad.

– Y la transformación de la sociedad, hacia una sociedad plural, libre y tolerante, abandonando los comportamientos totalitarios y aceptando los valores, las reglas y las instituciones democráticas.

Y en este avance hay momentos que marcan hitos de no retorno: en el conjunto de España fue la aprobación, en el 78, de la Constitución, y en Euskadi se le sumó la aprobación, el año 79, del Estatuto de Gernika.

Pero en Euskadi hemos vivido una transición particular, específica. Una transición larga y dolorosa que hemos finalizado porque hemos iniciado ya un nuevo tiempo para cerrar definitivamente un pasado lastrado por la omnipresencia del terrorismo.

Porque quisiera recordar que la violencia terrorista en nuestro país ha sido profundamente antidemocrática, en el sentido de que ha sido siempre enemiga de la democracia: ETA ha matado sobre todo en democracia. El mayor poder intimidatorio de ETA lo ha adquirido atacando a las instituciones democráticas, con la pretensión política de negarlas: los dos grandes enemigos a batir de ETA han sido el sistema democrático y nuestro autogobierno.

La transición vasca se convirtió en una larga marcha hacia la libertad que ha tenido que superar enormes obstáculos y problemas.

[…]

Hay momentos en la historia de las sociedades en los que es necesario mirar por el bien colectivo aparcando las diferencias, por muy grandes que parezcan.

Mucho es lo que nos une a los vascos; nuestro pasado compartido, nuestra voluntad de construir juntos el futuro. Hoy es el momento de hacer un esfuerzo por la unidad, por la concordia y la solidaridad interna.

Tenemos que ser conscientes de la importancia de los retos, pero también la las capacidades y la fuerza creadora de la sociedad vasca.

Yo estoy seguro que podemos conquistar los objetivos que nos proponemos.

Y espero también los acuerdos necesarios, entre todos los grupos políticos y agentes sociales, para que estos cuatro compromisos se conviertan en objetivos colectivos de todos.

Muchas gracias.

 

[JB] Invoquemos un futuro con memoria, olvidando el rencor.

Brindemos, pues,

Por el triunfo de la democracia sobre todas las violencias totalitarias.

Por el perdon, sin impunidad.

Por la unidad, la concordia y la convivencia.

Por la PAZ en Euskadi, en España y en todo el mundo. -JB

 

[El País:] Las reacciones han seguido hoy entre la izquierda abertzle que ha mantenido que la propuesta del lehendakari es un paso “en la buena dirección” pero también ha querido criticar “a aquellos que pretenden escribir un relato falseado de una paz basada en vencedores y vencidos. Ninguna paz que se sustente en el argumento belicista de vencedores y vencidos ha sido ni justa ni duradera”.

 

[JB] ¡Falso! Durante la Segunda Guerra Mundial la Jerarquia Espiritual exigio la rendicion incondicional de las Fuerzas totalitarias del Eje. Fueron derrotadas militarmente, asi como el proyecto totalitario de ETA ha sido derrotado por las fuerzas democraticas. La agenda de violencia totalitaria ha sido derrotada.

Sin vencedores ni vencidos espirituales, pero ciertamente con el triunfo de la democracia sobre todas las violencias totalitarias. -JB