Sagitario 2011: Sobre las alas del Alma

por Grupo de Servicio el 10 de diciembre de 2011

Sagitario 2011

Meditación Grupal Iberoamericana

 

N.Roerich. Aquel que apresura.

“Vuela de un punto a otro buscando las flechas que ha disparado…”

 

[AAB-DK] En Escorpio se libera la mente para entrar en plena actividad regente. Esta liberación tiene lugar en dos etapas:

Etapa 1 – El intelecto llega a ser dominante y poderoso y controla eventualmente a la naturaleza emocional.

Etapa 2 – El intelecto es iluminado por la luz del alma.

Cuando los servidores de la humanidad se ocupan de los discípulos probacionistas y de la humanidad común, deberían recordar estas dos etapas y no confundirlas cuando tratan de prestar ayuda a quienes se hallan en cualesquiera de ellas. En el primer caso, el énfasis se puso sobre la lucha de la personalidad, para liberarse de la garra del deseo inferior y en el segundo, para liberarse del espejismo mundial circundante, revelado cuando la luz del alma se proyecta sobre él, a través de la mente iluminada y reflectora. En la primera etapa el razonamiento entrenado y la mente razonadora son puestos en actividad por el alma; en la segunda, la iluminación del alma debe afluir a la mente, entonces se refleja sobre el plano astral como un proyector de luz. Esto ocurre en el sendero de probación y se denomina la experiencia del discípulo en los valles o las profundidades.

El intelecto, que ya ha sido desarrollado, utilizado y finalmente iluminado, llega a ser en Sagitario sensible a un tipo de experiencia mental, denominado percepción intuitiva. Destellos de luz iluminan los problemas; se ve una lejana aunque posible visión; el hombre empieza a ascender de las profundidades a las que descendió en Escorpio, y ve ante sí la montaña que sabe que deberá ascender oportunamente en Capricornio. Ya no camina en la oscuridad; ve lo que debe hacer, por lo tanto, hace rápidos progresos y recorre “rápidamente el camino”. “Vuela de un punto a otro buscando las flechas que ha disparado”. Hablando en forma figurada, debe bajar constantemente de su caballo blanco (la personalidad evolucionada y purificada) y descubrir a dónde lo conducirán las flechas de la aspiración intuitiva; “viaja sobre las [e143] alas del alma” (observen la relación que tiene con los pies alados de Mercurio, el mensajero de los Dioses) y llega a convertirse, en su propia personalidad, en el Dios alado: Mercurio, que como bien saben, rige a Géminis, el polo opuesto de Sagitario. Esto lo hace hasta que ha establecido una relación equilibrada entre la personalidad y el alma y puede actuar como ambas con igual facilidad, en cualquier momento.

Esto acontece en el Sendero del Discipulado y se denomina la experiencia del discípulo en los llanos de la Tierra, porque el sendero entre los pares de opuestos corre derecho y llano, dejando a ambos lados las profundidades de la experiencia de la personalidad y las cumbres de la experiencia del alma –en esta etapa de la evolución.

En Capricornio el iniciado aprende a comprender el significado de la creciente luz que acompaña su progreso cuando asciende a la cumbre de la montaña. Los destellos de la intuición, con los cuales se va familiarizando, se trasforman en la brillante y constante luz del alma, irradiando sobre la mente y proporcionando ese punto de fusión que siempre debe ser la “fusión” de dos luces,. la mayor y la menor, a que me referí en el Tratado sobre Magia Blanca. La luz de la personalidad y la luz del alma se mezclan. No es necesario extenderme más sobre esto, porque lo que pueda decir ahora no será más de lo que es -la teoría de la iniciación. Esto tiene lugar en el Sendero de Iniciación y se denomina la experiencia en la cumbre de la montaña. Todas son necesarias -la profundidad, el llano y la cima de la montaña. –Astrología Esotérica

 

Radio Triángulos