Los Benditos Seres

por Grupo de Servicio el 18 de Mayo de 2011

Estimados amigos,

Saludos y bendiciones en este Día de Wesak.

Estamos ajustándonos y readaptándonos al nuevo ritmo ahora que hemos regresado de nuestra 25ava Conferencia Anual. Sabrán más de nosotros pronto, pero por ahora quisiéramos tomarnos un momento para agradecerles una vez más, a cada uno y a todos, por brindarnos tan generosamente su tiempo, sus recursos y sus dones, pero más importante aún, gracias simplemente por “estar” con nosotros en presencia durante este importante momento de nuestra historia. Claramente sin ustedes esta Conferencia no hubiera podido manifestarse tal como lo hizo tan vigorosamente.

Aún queda mucho por hacer, pero por ahora durante estos pocos días de Luna Llena de Tauro tenemos una oportunidad para la serena introspección –para simple y potentemente SER. En ese espíritu, esta mañana a tan sólo unas horas del momento exacto del Festival de Wesak durante la Luna Llena de Tauro-Buddha (ocurrido ayer a las 11:08 GMT), la sincronicidad intuitiva nos condujo a encontrar y leer la sección sobre los Benditos Seres. Misma que ahora nos permitimos compartir por considerarla muy profunda y en relación con la Luna Llena de Mayo.

Con gratitud, bendiciones y profundo amor.

Comité Organizador
25ava Conferencia
de la Universidad de los Siete Rayos

 

“Los siete grandes rayos penetran en la vida manifestada. Son y sin embargo no son. Todo es y todo no es. Pero los Benditos Seres en cualquier momento pueden penetrar en la luz manifestada. Entonces llevan el poder del espíritu para satisfacer la necesidad expresada. La Luz no Los detiene; Su propósito no está aprisionado; Su voluntad no está subyugada. Aparecen y desaparecen a voluntad.”

(Una expresión de esta verdad puede observarse en cada Luna llena del mes de mayo, en Tauro, cuando el Buddha se manifiesta para dar cumplimiento al Plan, bajo el imperioso mandato de su propia voluntad espiritual).

“Nada detiene a los Benditos Seres. Ni las deidades ni la forma; ni el deseo ni la mente; ni ninguna cualidad de la vida. Son la vida pura; el ser puro; la voluntad pura; el amor puro; la intención pura; esto y sólo parcialmente, es todo lo que el hombre no iluminado puede captar.

Los Benditos Seres no son, sin embargo son.

Los Benditos Seres no saben nada, sin embargo saben todo.

Los Benditos Seres no aman, sin embargo ofrecen amor divino.

Los Benditos Seres no recuerdan, sin embargo recapitulan todo.

Los Benditos Seres permanecen en estricto aislamiento, sin embargo pueden tomar una forma a voluntad.

Los Benditos Seres moran en el lugar elevado y sublime, sin embargo caminan frecuentemente sobre la tierra en la luz fenoménica.

Los Benditos Seres no se manifiestan por intermedio de la forma; sin embargo son todas las formas y todas las intenciones”.

[…]

“Por lo tanto, regocíjate, oh peregrino, que vas en pos del Ser [i34] iluminado, porque ganancia y pérdida son lo mismo; la oscuridad y la luz revelan perpetuamente la Verdad; el amor y el deseo invocan eternamente a la Vida.

“Sólo desaparece el dolor. Sólo permanece la bienaventuranza -la bienaventuranza del verdadero conocimiento, del contacto real, de la divina luz, el Camino hacia Dios.”

Tal el verdadero objetivo, irrealizable hasta ahora para nosotros. ¿Qué es lo que tratamos de hacer? Recorremos el Sendero de la Liberación, y en él todo se desliza de nuestras manos; se nos despoja de todo y nos vemos, inevitablemente, forzados a desprendernos de la vida fenoménica y de la individualidad.

[AAB/DK. Psi. Eso. II, pp. 39-41]

 

[JEB:]

“Que los Santos Seres, de Quienes soy discípulo, me muestren la luz que busco y me den la poderosa ayuda de Su compasión y Su sabiduría. Hay una paz que a toda comprensión trasciende, es la que mora en el corazón de quienes viven en el Eterno. Hay un poder que todas las cosas renueva, es el que vive y se mueve en quienes el yo es uno. Que esa paz sea con nosotros, que ese poder nos eleve, hasta llegar donde el único Iniciador es invocado, hasta ver el fulgor de Su estrella.” [AAB/DK. DNE I, p. 335]

 

Cuando se vea ese Signo y se oiga la Palabra, el paso siguiente será registrar la Visión. El iniciado puede ver el Plan y la parte que debe desempeñar, entonces sabe lo que debe hacer. De esta Visión se habla como de la “visión de Dios” pero se expresa para el hombre en términos de la voluntad de Dios y la plenitud de lo que Dios intenta hacer. Estamos destinados a ser iniciados en los misterios de esa voluntad. La visión de Dios es la visión del Plan de Dios. Ningún hombre ha visto a Dios. La revelación de Dios viene por la revelación de Cristo. [AAB/DK. BC, p. 60]

 

“Que los Santos Seres, cuyos discípulos aspiramos a ser, nos muestren la luz que buscamos y nos den la poderosa ayuda de Su compasión y sabiduría. Hay una paz que a toda comprensión trasciende, es la que mora en [i537] los corazones de quienes viven en el Eterno. Hay un poder que todas las cosas renueva, es el que vive y se mueve en quienes el Yo es uno. Que esa paz sea con nosotros, que ese poder nos eleve, hasta llegar donde el único Iniciador es invocado, hasta ver el fulgor de Su Estrella.

Que la paz y la bendición de los Santos Seres se difunda por los mundos.” [AAB/DK. DNE I, p. 493]