Libra 2011: Leonard Cohen, premio Príncipe de Asturias

por Grupo de Servicio el 21 de Octubre de 2011

 

 

Cohen: “La poesía viene de un lugar que nadie controla”
“La poesía viene de un lugar que nadie controla, nadie conquista”. La profunda voz del músico y poeta canadiense Leonard Cohen, premio Príncipe de las Letras, ha resonado en el teatro Campoamor a partir de las siete menos diez de la tarde. Ha sido el primer momento emotivo de la ceremonia de entrega de los Premios Príncipe de Asturias. “Haciendo el equipaje para venir cogí mi guitarra de la marca Conde, hecha en España, muy ligera. Me la puse en la cara y olía a la fragancia de la madera viva”, ha añadido en un discurso de diez minutos, improvisado, sin papeles, con gafas de sol en la mano y en el que ha descubierto cómo se enamoró de la cultura española. Fueron unas palabras seguidas con mucha atención por el Príncipe.

 

[VBA:] El plano búdico que es el cuarto plano, es el centro de un equilibrio –yo diría el centro mágico de creación del Logos Solar— que unifica en sí las fuerzas de los tres primeros planos de la naturaleza: el plano ádico, el plano monádico y el plano átmico, y también, descendiendo a un nivel inferior, a aquel que definimos como nivel del esfuerzo humano: el plano mental, el plano astral, emocional o psíquico, y el plano físico. Pero hay algo más, porque los espacios intermedios, las zonas neutras de toda polaridad en nuestro sistema cósmico vienen regidas o distribuidas como energías, a través de la constelación de Libra, una verdad que escapa por su propia grandeza, a todos los campos vigentes en astrología convencional.

[LAHR:] El arte como armonía está en relación con Libra, signo regido exotéricamente por Venus. En el esquema de Venus, que no el planeta, la humanidad ha alcanzado la perfección y trascendido dicho estado hasta uno mayor. VBA nos indica que el signo de Libra está en estrecha colaboración con el Plano búdico, el lugar desde donde viene la poesía “ese lugar que nadie controla, que nadie conquista”, al cual se accede por la capacidad de crear espacios neutros, vacíos místicos, vaciándonos de nuestro propio yo sin esfuerzo ni atropello.

Algunos brillantes astrólogos exotéricos contemporáneos que han estudiado la astrología científicamente a través de técnicas estadísticas y potentes computadoras para estudiar tendencias y comprobar si la tradición y la modernidad arrojan los mismos resultados, han llegado a concluir que “los dominios de Libra son la Justicia, la Armonía, la Liberación de la Fuerza de Gravedad, el Aire y los Viajes Espaciales”.

Que como humanidad podamos elevarnos más allá de nuestras propias limitaciones, ajustándonos por el Plan de Amor y de Luz, resolviendo las dicotomías, y alcanzando ese lugar desde donde viene la poesía.