Géminis: Dualidad

por Grupo de Servicio el 11 de junio de 2011

http://hubblesource.stsci.edu/sources/illustrations/constellations/images/web_gemini_rot.gif

Yo reconozco a mi otro yo

y al menguar éste, crezco y brillo.

 

Desde el centro que llamamos la raza humana,

Que se realice el Plan de Amor y de Luz

Y selle la puerta donde se halla el mal.

 

– o O o –

 

AE: La actividad de Venus —bajo la influencia de Géminis— produjo la gran crisis de la individualización, cuando los dos reinos se aproximaron. Venus, Mercurio y la Tierra establecieron entonces un campo magnético que hizo que la intervención de la Gran Logia Blanca en Sirio y el estímulo dual en Géminis, fueran eficaces y produjeran resultados significativos, de los cuales el cuarto reino de la naturaleza es su expresión. El hecho de que Géminis es el tercer signo y personifica lo que se llama “una tercera potencia”, lo capacitó para alcanzar, con sus propias fuerzas, al tercer reino y producir esa reacción que dio por resultado la individualización o humanización de sus formas superiores de vida. Como verán, Venus es también el regente jerárquico de Capricornio, demostrando así el poder de la mente y su lugar y propósito, respecto a las dos principales crisis humanas: Individualización e Iniciación. Esto relaciona a la humanidad con Géminis en forma excepcional. En la futura religión mundial se tendrá en cuenta este hecho y, en el mes de junio en que esencialmente las influencias de [e269] Géminis son particularmente fuertes, se aprovecharán debidamente a fin de acercar más al hombre a las realidades espirituales. Así como Venus fue potente para producir la relación de los pares de opuestos, como en el caso del quinto reino de las almas y el tercer reino (la síntesis de los reinos subhumanos), que conducen a un gran acercamiento entre el alma y la forma, también en la nueva religión mundial será reconocido este hecho. Sé hará un llamado a esas Fuerzas que pueden utilizar esta potencia planetaria a fin de desarrollar el Plan divino en la Tierra.

– o O o –

AE 131: Géminis – Guarda el misterio o secreto de la dualidad y otorga al iniciado una palabra que conduce a la fusión de los pares de opuestos mayores.

– o O o –

AE 249: Géminis. – La Luz de la Interacción. Es una línea de haces del luz, revelando lo que se opone a la dualidad básica de la manifestación, la relación del espíritu con la forma. Es la luz consciente de esa relación.

– o O o –

AE 54: Cuando los astrólogos comprendan la verdadera significación de la constelación de Géminis -los Gemelos- y las fuerzas duales que afluyen a través de este signo (las “fuerzas en con­flicto”, como a veces se las denomina, o “los hermanos penden­cieros”) y hacen impacto sobre nuestra vida planetaria, entonces se conocerá el verdadero método para resolver las dualidades.

Resulta interesante observar que siete de los símbolos expresados en los doce signos del zodíaco son de naturaleza dual, y de ellos puede inferirse la dualidad:

Los dos cuernos del Carnero en Aries.

Los dos cuernos del Toro en Tauro.

Las dos figuras de los Gemelos en Géminis (dos líneas).

Las dos pinzas del Cangrejo en Cáncer.

Los dos platillos de la Balanza en Libra.

Las dos líneas paralelas de fuerza en Acuario.

Los dos Peces en Piscis.

– o O o –

Resulta interesante ver que el regente jerárquico de Géminis es la Tierra, planeta no sagrado. La Tierra también es el regente esotérico de Sagitario, el polo opuesto de Géminis, siendo las únicas dos constelaciones que están regidas por la Tierra, este hecho es de gran significado pues crea una situación poco común en el sistema solar y una relación singular. La línea cósmica de fuerza que va de Géminis a Sagitario y en forma inversa, está subjetiva y esotéricamente relacionada a nuestra Tierra, garantizando así el desarrollo de su alma, el desenvolvimiento de su forma como expresión de esa alma y conduciendo inevitablemente a nuestra afligida humanidad, en este calamitoso planeta, a la puerta de la iniciación en Capricornio.

En esta afirmación y en el dolor y el pesar, que son cualidades distintivas de nuestra vida planetaria, está oculto un misterioso secreto.

A través de esta relación y por medio de las potencias que afluyen a nuestro planeta, se establece una situación que podría ser expresada con las palabras del Antiguo Comentario:

“Cuando las fuerzas duales de los hermanos cósmicos (Géminis) se convierten en la energía del Uno, el cual cabalga hacia la luz (Sagitario), entonces la cuarta se trasforma en la quinta. La humanidad, el vínculo, se convierte en la Jerarquía dadora de todo bien. Entonces se regocijan los Hijos de Dios.”

– o O o –

R-I 351: La energía dual de Géminis es llevada a un punto de equilibrio por medio de la influencia de Libra, y esta energía equilibrada y dual es entonces liberada en nuestro sistema solar. Tal corriente entrante de energías equilibradas forma el segundo sendero.

 

VBA: Libra… el Pétalo de la PAZ.