11-S: Reflexiones Grupales

por Grupo de Servicio el 13 de septiembre de 2011

Reflexiones 11-S

[ANTONIO CAÑO – Washington – 11/09/2011] Cuesta determinar si el 11-S transformó Estados Unidos o fue el catalizador de un declive ya inevitable desde antes. Los 10 años transcurridos desde aquel ataque han corroborado, en todo caso, que la gran superpotencia se agota… No es eso mérito de los terroristas que estrellaron los aviones. Estados Unidos no ha perdido la guerra contra el terrorismo. Quizá no la ha ganado, ni nunca lo hará porque proponerse exterminar el terrorismo es como proponerse acabar con el mal, una causa perdida de antemano. Pero este es un país más seguro hoy que hace 10 años, mientras que los terroristas que lo atacaron están al borde de la extinción y su líder, Osama bin Laden, muerto. Al Qaeda no doblegó a EE UU ni, a la larga, ha debilitado su sistema democrático. Al Qaeda fracasó en su misión y ha sido derrotada militar, política y moralmente, como demuestra, entre otras cosas, el reciente alzamiento popular en el mundo árabe.

[…]

Esta es, sin duda, una nación con una fe en sí misma y una capacidad de revitalización realmente envidiables. Puede ser perfectamente capaz de adaptarse a una época volátil que exige un dinamismo del que hoy carece. Para ello son más precisas las reformas estructurales que el Ejército. Pero, aun teniendo éxito en esa tarea, la supremacía indiscutible de la que gozó durante la mayor parte del siglo pasado probablemente desapareció para siempre entre las cenizas de la Zona Cero.

 

***

 

[BERNARD-HENRI LEVY 11/09/2011] … la parte que aún sobrevive de esa internacional del terror aparece cada vez más, incluso a ojos de aquellos a quienes debería seducir y enrolar, como lo que siempre ha sido -aunque lo fuese en secreto-: una organización criminal, un gang, la mayoría de cuyas víctimas se cuenta, hasta nueva orden, entre los mismos musulmanes, y cuyos padrinos nunca vieron el islam de otro modo que como una coartada, un instrumento de reclutamiento y de poder, una tapadera… ¡Que la vergüenza caiga sobre ellos! Esta nueva lucidez representa un progreso decisivo, pues un gang, por poderoso que sea, ya no puede aspirar a ese estatus mágico de Gran Organización que ofrece un proyecto de civilización alternativo a unos pueblos crédulos, drogados por la sumisión…

No digo que la partida haya terminado, sino que ha cambiado de naturaleza. Y que ahora tenemos los medios y el valor necesario para librar esta batalla, esta operación policial planetaria que va a consistir en aislar cada vez más los últimos focos del terror; y lo haremos juntos: los moderados del mundo arábigo-musulmán aliados con los occidentales. Al Qaeda ha perdido.

 

***

 

[MOISÉS NAÍM 11/09/2011] ¿Donde están los musulmanes moderados? ¿Donde están los líderes de esta gran religión que no comparten ni la corrupción teológica, ni los objetivos ni, mucho menos, la pasión homicida y suicida de Al Qaeda? Esta es la pregunta que comenzó a debatirse intensamente después de los ataques del 11-S. Hoy, diez años después, hay otra pregunta igualmente válida: ¿Dónde están los líderes moderados del Partido Republicano estadounidense? Este partido también ha sido capturado por una minoría extremista que, según las encuestas, no representa los ideales, objetivos y métodos que históricamente han definido la causa republicana. Es obvio que los extremistas del Tea Party no son asesinos y su influencia se debe a los apoyos que han logrado dentro del sistema democrático estadounidense. Pero la realidad es que este grupo de radicales con poder es -por razones y con métodos muy distintos a los de Al Qaeda- una fuente de inestabilidad internacional. Hace poco, los líderes del Tea Party estuvieron a punto de producir una catástrofe en la economía mundial y, de poder hacerlo, acabarían con cualquier iniciativa dirigida a atenuar el calentamiento global.

 

***

 

[JB] El 11-S, además de todo su simbolismo nacional e internacional, también sirve de recordatorio del año que selló la puerta al mal en la Red Iberoamericana de la Voluntad-al-Bien y la Buena Voluntad. Diez años más tarde, ha quedado marginado –por siempre– todo enaltecimiento de la ya languideciente internacional del terror.

Fuera ha quedado –por siempre– la venenosa retórica anti-yanqui atribuida a una carta de Don Gabo que se circuló entonces. Fuera ha quedado –por siempr– la mordaza que, con propósitos ideológicos, luego se intentó imponer a las palabras del Maestro Tibetano. Fuera ha quedado –por siempre– el intento de secuestro de la obra VBA con propósitos nacionalistas.

No sucumbimos a la tentación de vanos triunfalismos. Desde la Red Iberoamericana no somos defensores del capitalismo salvaje ni propulsamos la hegemonía política de ningún país ni de ninguna ideología, aunque ciertamente denunciamos el mal del totalitarismo donde quiera que se encuentre. Nuestra consigna es el pluralismo ideológico y las correctas relaciones internacionales, sin menoscabar la función que le corresponde a cada nación de acuerdo al Plan de la Jerarquía de Luz.

 

 El Trabajo de la Jerarquía en Iberoamérica

El Destino de las Naciones

El único propósito que nos anima es servir al Plan, protegiendo a la Red Iberoamericana de todo sectarismo. Ni Norte ni Sur, sino el ideal panamericano dentro del contexto cultural iberoamericano.

Esa sencilla y profunda VERDAD jamás podrá ser derrotada. Así es y así será, por siempre.

 

SIETE TÉCNICAS DE INTEGRACIÓN

por el Maestro Tibetano

 

Cuarto Rayo:

“’Me encuentro a medio camino entre fuerzas opuestas. Anhelo armonía, paz y belleza como resultado de la unidad. Veo a ambas. Veo nada más que fuerzas opuestas alineadas, y yo, el uno, permanezco en el centro del círculo. Demando paz. Mi mente está decidida a lograrla. Busco la unicidad con todos, sin embargo, la forma divide. Por todos lados enfrento guerra y separatividad. Permanezco solo y lo estoy. Sé demasiado’.

“El amor por la unidad y el amor por la paz y la armonía deben predominar. Pero no el amor basado en el anhelo de alivio y de paz para el yo y la unidad, porque contiene lo que agrada.

“La palabra va del alma a la forma. ‘Ambos bandos son uno, no hay guerra, diferencia ni aislamiento. Las fuerzas bélicas parecen luchar desde el punto en que te encuentras. Avanza un paso. Ve verdaderamente con el ojo abierto de la visión interna y descubrirás no dos, sino uno, no la guerra sino la paz, no el aislamiento sino un corazón que descansa en el centro. Así brillará la belleza del Señor. La hora ha llegado’.” [e282]

[…]

La crisis de cuarto rayo evocada mediante la correcta comprensión y el correcto empleo de la fórmula de cuarto rayo produce los siguientes y sucesivos resultados:

1. El sentido de aislamiento. En léxico moderno significa que se produce un complejo de la misma índole del que venció momentáneamente a Elías. Fue abrumado por la claridad de su visión respecto al problema que lo enfrentaba y su excepcional respuesta al mismo, y también por el sentido de soledad que lo atormentaba.

2. El sentido de desesperante futilidad. Las fuerzas alineadas contra el discípulo parecen ser tan grandes que su equipo es inadecuado y débil. [i366]

3. La determinación de permanecer en el medio, y aunque no triunfe por lo menos no debe aceptar la derrota, adoptando con determinación la posición expresada por Pablo en las palabras “Después de haber realizado todo, permanecer”.

4. El repentino reconocimiento del Guerrero interno, invisible y omnipotente, que sólo puede iniciar Su verdadero trabajo cuando ha logrado alinear la personalidad y reconocer la crisis y está presente la voluntad de vencer.

Sería de valor reflexionar sobre esto. [e284]

Por lo tanto, cuando se ha alcanzado este estado mental y el discípulo y el Maestro interno, el soldado y el Guerrero, son conocidos como uno, entonces tiene lugar lo que se ha denominado en algunos libros antiguos “la irrupción de la luz de la victoria que no inflige derrota a los contendientes, sino que constituye la triple victoria de ambos contrincantes y del Uno que está en el centro. Los tres avanzan hacia la perfección. Esto es típico de la culminación de cuarto rayo, y si este concepto se aplicara con la debida reflexión al problema del cuarto reino de la naturaleza, la cuarta Jerarquía creadora, la humanidad misma, inevitablemente se evidenciaría la belleza de la fraseología y la verdad de la afirmación. -TSR-II

 

 x