Última carta de K.H. a Annie Besant

por Grupo de Servicio el 8 de Febrero de 2010

1900 KH Letter to Mrs. Annie Besant, page 3

…un psíquico y pranayamista [Sr. B. K. Mantri] que ha sido confundido por el capricho de los miembros. La S.T. y sus miembros lentamente están fabricando un credo. Dice un proverbio tibetano: “la credulidad engendra credulidad y culmina en hipocresía”. Pocos de entre ellos pueden saber algo acerca de nosotros. ¿Somos propiciadores y hacedores de idolos? ¿Es la adoración de una nueva trinidad compuesta por el bendito Maestro, Upasika [Upasika significa discípula, y se refiere a H.P.B. –Nota de C. Jinarajadasa.] y Ud. misma lo que se encamina a hacer las veces de un confuso credo? Nosotros no pedimos que se nos rinda culto. El discípulo no debe de estar encadenado en ninguna forma. Guárdese de caer en un papismo esotérico. El intenso deseo de ver a Upasika reencarnada rápidamente ha producido una engañosa ideación mayávica. Upasika tiene trabajo útil que realizar en planos más elevados y no puede regresar tan pronto. La S.T. debe introducirse a paso firme en el nuevo siglo. Ud. ha estado durante algún tiempo bajo engañosas influencias. Apártese del orgullo, la vanidad y el amor por el poder. No siendo guiada por la emoción, simplemente aprenda a mantenerse de pie. Sea veraz y crítica en lugar de crédula. Los pasados errores de las viejas religiones no deben ser encima glosados con explicaciones imaginarias. La S.E. (Sección Esotérica) debe ser reformada para convertirse en no sectaria y no dogmática, como la S. T. Las reglas deben de ser pocas, simples, y aceptables para todos. Nadie tiene el derecho de demandar autoridad sobre un pupilo o su conciencia. No le pregunte lo que él cree. Todos los que sean sinceros y de disposición pura deben ser admitidos. La cresta de la ola del avance intelectual debe ser aceptada, tomada, y guiada hacia la espiritualidad. No pueden forzarse creencias ni un culto emocional. La esencia de los pensamientos superiores de los miembros en su colectividad debe guiar toda la acción en la S. T. y en la S.E. Nosotros nunca tratamos de someter la voluntad de otros a la nuestra. En momentos favorables, liberamos elevadas influencias que impactan a las diferentes personas de diversas maneras. Este es el aspecto colectivo de muchos pensamientos semejantes que pueden dar la pauta correcta de acción. Nosotros no exhibimos favores. El mejor correctivo para el error es una honesta y abierta disposición para el examen, subjetivo y objetivo, de todos los hechos. El secreto engañoso ha provocado la muerte de numerosas organizaciones. El sesgo en torno de los “Maestros” debe ser silenciosa pero firmemente sofocado. Permítase la devoción y el servicio solo hacia aquél Supremo Espíritu de quien uno es una parte. Trabajamos anónima y silenciosamente, y las continuas referencias a nosotros y la repetición de nuestros nombres erige un aura confusa que entorpece nuestra tarea. Ud. deberá despedirse de bastante de sus emociones y credulidad antes de convertirse en una guía segura entre aquellas influencias que comenzarán a operar en el nuevo ciclo. La S.T. estuvo destinada a ser la piedra angular de las futuras religiones de la humanidad. Para realizar este objetivo, aquellos que guían deben dejar de lado sus débiles predilecciones por las formas y ceremonias de un credo en particular, y demostrar ser verdaderos teósofos, tanto en pensamiento interno como en observancia externa. La más grande de sus pruebas aún está por venir.

Nosotros velamos por Ud., pero Ud. debe poner toda su fuerza hacia delante.

Notas: Desde “La Familia Humana Universal” Nro. 17, Sept. de 1995, revista de la WTYF dirigida por el Sr. y la Sra. Sisson del Brasil. Ellos escribieron: “En este número 17, les estamos brindando una copia de la última carta conocida con la letra de uno de los Adeptos que, de acuerdo a los Fundadores, inspiraron y dispusieron la fundación de la S.T. Es una carta célebre desde su aparición en el 1900, varios años después de la muerte de H. P. Blavatsky. Figura en las “Cartas de los Maestros de Sabiduría” (Primera Serie), editadas por C. Jinarajadasa, como Carta Nro. 46 (pág. 99). Las líneas escritas por el Maestro K. H. (Koot Hoomi Lal Singh), sin embargo, no están completas, como indican los puntos elípticos, y según escribió el Sr. Jinarajadasa, explicando que las partes omitidas fueron consideradas, por así decirlo, aspectos demasiado privados con relación a la vida de la Dra. Besant. La versión completa fue publicada por vez primera, hasta donde nosotros sabemos, en 1987, en “Teosofía Ecléctica”, Nro. 101, Sept./Oct. Aunque no sabemos cómo fue obtenida esta carta de los Archivos de la ST en Adyar, tenemos la información de Adyar de que esa es realmente la versión completa de la carta. Véanse también las explicaciones. “En el 1900, un tal Sr. B. K. Mantri, de la India, escribió una carta a la Dra. Besant, entonces en Inglaterra. Cuando la Dra. Besant abrió la carta, encontró en la parte de atrás un mensaje del Maestro K. H., con su tan conocida letra. La primera sentencia se refiere al ” (también desde “La Familia Humana Universal”).

Historia de la Carta de K.H. a Annie Besant del año 1900

Esta carta es famosa en los círculos teosóficos porque llegó en el año 1900, nueve años después de la muerte de H. P. Blavatsky, por lo que se convirtió en materia de debate entre los teósofos acerca de su autenticidad. Simplemente porque si es auténtica, entonces es una prueba de que los Mahatmas no fueron una invención salida del cerebro de H.P. Blavatsky. Hay también otra cuestión curiosa, como es el hecho de que fuese publicada como auténtica por C. Jinarajadasa en Cartas de los Maestros de Sabiduría, Primera Serie, Carta 59, pág. 123, pero que allí no fuera publicada en su totalidad. El libro todavía sigue siendo editado por la ST-Adyar, pero las partes que fueron suprimidas permanecen suprimidas. C. Jinarajadasa argumentó que la razón para dichas supresiones es que tratan asuntos privados de la vida de Annie Besant. Esto no es del todo exacto, ya que algunas de las porciones suprimidas brindan semejante toque de luz a la cuestión de la S.E. , por la que tantos teósofos actuales se preocupan, que la mayoría de los estudiantes lo ven como un claro caso de censura. La autenticidad de la carta es cuestionada por algunos, aunque no por la mayoría de los estudiantes teosóficos. Acerca de la letra, por ejemplo, George A. Barborka (un prominente escritor teosófico), dice lo siguiente: “la carta tiene la escritura asociada con el Mahatma Koot Hoomi, aunque la caligrafía es algo diferente a la de las cartas recibidas por A. P. Sinnett” (1) Sobre el modo en que la tinta fue volcada sobre el papel, dijo: “la carta del Mahatma fue precipitada sobre el papel, no escrita a mano, porque un cuidadoso examen de cada una de las letras señala la evidencia de un efecto “grano en cruz” (como algunos han descrito este tipo de precipitación), especialmente observable en la línea inferior y en la cruzada de la “t’s”. Un examen por medio de una lupa de aumento ilustra claramente las pequeñas líneas o barras que forman cada letra, especialmente notable en la segunda página del facsímil del documento, sea sobre o debajo del renglón, sea una letra curva o una letra recta. Este tipo de escritura no podría haberse hecho con pluma y tinta. Aquellos que son escépticos acerca de la autenticidad de este tipo de precipitación deben intentar reproducir el trazo de por lo menos una palabra, o incluso de la sola letra “o”. Además, también están las características barras encima de la letra “m” “(2) Para aquellos no familiarizados con la historia de la S. T., intentaré dar aquí una breve información. La precipitación es el modo en que las Cartas de los Mahatmas fueron escritas. El Adepto se haría una imagen mental de la carta y entonces un chela (estudiante) precipitaría esta carta en la caligrafía del Adepto sobre la hoja de papel. Esto no se haría con pluma o lápiz, sino obteniendo la imagen de las palabras sobre el papel por medios ocultos. El mecanismo físico bien puede asemejarse al del fotocopiado de hoy. En cuanto al misterio (corriente en las Cartas de los Mahatmas) del cómo ha sido colocada la precipitación en un sobre, ya ha sido explicado anteriormente. Porque la escritura del Mahatma se hizo después de que el Sr. B. W. Mantri despachara la carta, pero antes de que la Dra. Annie Besant abriera el sobre. Todo esto, desde luego, contribuye al misterio. Para aquellos lectores escépticos sobre la posibilidad de este mecanismo, queda siempre la cuestión del contenido. Si es digno de atención, quienquiera que lo haya escrito, es digno de ser oído. Para mí esta es la prueba final, pero, por supuesto, aquellos que piensan que la S.E. debe mantenerse tal cual es, utilizan esta prueba precisamente para decir que no puede ser genuina. Es difícil hallar la verdad. Es de cualquier modo significativo que de las cartas enviadas por correo a los Teósofos Eclécticos, solo un estudiante teosófico dijo que probablemente ésta no sea auténtica, y muchos otros declaran su alivio por que haya sido finalmente publicada en su totalidad. Estas reacciones positivas incluyen a miembros de todas las principales organizaciones teosóficas.

Katinka Hesselink.

De “Los Mahatmas y Sus Cartas”, por Geoffrey A. Barborka, 1973, The Theosophical Publishing House, Adyar, Madrás, India, pág. 357. Ibid.