Ciclos espirituales

por Foster Bailey el 16 de abril de 2010

Cambiando los valores esotéricos

Acciones prácticas de los hombres de buena voluntad

Escrito en 1954 y revisado en 197o y 1974.

Tratemos de entender un poco más profundamente el significado de la existencia de un grupo de esoteristas en el mundo que como grupo son mucho más importantes que cualquier institución particular, pues todas ellas son simplemente parte de dicho grupo. Tal grupo debe su existencia a la actividad planificada de la Jerarquía, que incluye el haber brindado cierta información. Con tal fin, consideraremos los orígenes de la Jerarquía y el tipo de hombres que la componen, así como su modo de trabajo. Ellos trabajan por la consecución de un Plan, del cual tenemos algún conocimiento aunque permanezca para nosotros todavía como algo vago, pero seguramente podremos aprehender algo del mismo si realizamos el esfuerzo necesario. También consideraremos el Discipulado y su posición en el mundo de hoy, ya que, según la Ley, sin los discípulos, los Maestros podrían hacer mucho menos por la humanidad que lo que hoy día realizan apoyándose en ellos.

No importa cuan potente la meditación Jerárquica pueda ser, deben ser llevadas a cabo acciones en el plano físico, entre los hijos de los hombres, en el campo de los asuntos humanos, si el Plan desea llevarse a cabo. La Jerarquía necesita grupos de individuos que hayan sido entrenados en meditación, que hayan establecido un contacto consciente con el Plan, y que puedan ayudar subjetivamente. Pero necesitan mucho más, y en ocasiones desesperadamente, discípulos que habiendo aprendido las verdades esotéricas puedan cooperar en un efectivo plan de acción a nivel físico. Uno de los Maestros ha dicho que la Segunda Guerra Mundial pudo haber sido evitada si hubiese habido más discípulos dispuestos a hacer más. La Jerarquía debe trabajar a través de sus discípulos, y en nuestra consideración de la situación del mundo de hoy podemos reconocer la puerta de la oportunidad bien abierta, que hace unos pocos años permanecía cerrada. Buscaremos, por lo tanto, descubrir algunos de los significados esenciales de la nueva forma de trabajar espiritualmente.

La Era Pisceana con su cristalización y sus particulares métodos de trabajo está llegando a su fin y nos encontramos más allá de la mitad del período traslapado de transición de 500 años de la Era de Piscis a la de Acuario. Nuevas cosas están sucediendo, y la respuesta a este nuevo influjo se está incrementando rápidamente en todo el mundo. Si miramos detenidamente podremos observar como los esoteristas, hablando en sentido amplio, no están muy preocupados por la Nueva Era, ni por el progreso de la la humanidad como un todo, y que están tan ocupados con los Planes de la Jerarquía como las personas que no saben nada de la misma ni del Plan. Esto debiera confrontarnos y movilizarnos hacia una acción más efectiva.

Por muchos siglos la Jerarquía se ha reunido en Cónclaves periódicos para considerar los problemas que les ocupan y llevar a cabo las tareas de las cuales son responsables. Los ciclos de actividad de la Jerarquía como un todo son llevados en períodos de 100 años. La próxima gran revisión Jerárquica de la situación mundial y los problemas de la humanidad será llevada a cabo en 1975, mientras que el último gran Cónclave se llevó a cabo en 1925. Es en el primer cuarto de siglo que la Jerarquía planea la acción dinámica para el próximo ciclo centenario. La gran expansión de la conciencia humana que fue llevada a cabo entre 1925 y 1975 debida a la decisión del Señor del Mundo de tomar ciertas acciones drásticas ha producido un momento único, y la Jerarquía está ahora ocupada en un cuidadoso esfuerzo planeado para sacar el mayor provecho de la lucha de la humanidad, que nosotros como seres humanos medimos casi enteramente en términos de calamidad mundial y que culminó con la victoria de las Fuerzas de la Luz en 1942.

Cada vez más el término Ashrama ha venido a significar la esfera de influencia de algún Maestro en particular. Para poder llevar a cabo el trabajo que el Maestro en el Ashrama ha aceptado como Su responsabilidad, atrae a aquellos discípulos quienes han tenido la capacidad de responder a Su nota y Su visión y quienes desean fervientemente colaborar con Él en dicho trabajo. Esto permite su interrelación grupal y la creación de un vórtice de fuerzas espirituales que exprese la potencias del Rayo, el genio y los objetivos de tal Maestro en particular. Debemos entender un Ashrama como la suma total de los efectos de la respuesta al propósito del Maestro. Así, la Jerarquía como un todo puede ser descrita como el Ashrama de Cristo. Todo lo que se nos ha brindado sobre el significado de las actividades del Ashrama de un Maestro ha sido de carácter introductorio a la verdadera enseñanza. Conforme los efectos de la Era Acuariana avanzan, siendo acelerados por el éxito de la Fuerzas de la Luz en la gran lucha que nosotros conocemos como la Primera y Segunda Guerras Mundiales, una nueva situación surgió en el seno de la Jerarquía. Por ejemplo, los Ashramas de los Maestros M. y K. H. ahora están tan completamente unidos y fusionados que, a pesar de continuar existiendo como los dos Ashramas de estos grandes Maestros, trabajan como si fueran uno solo.

En el mundo occidental ha sido el Maestro D. K. quien ha encabezado la actividad de la Jerarquía para elevar la conciencia de la humanidad a través de nuevas Enseñanzas espirituales y su Ashrama ha sido grandemente expandido en los últimos tiempos. Él era un discípulo avanzado –de acuerdo con sus propias declaraciones– del Ashrama de su Maestro, el Maestro K. H. Y su Ashrama, nuevamente de acuerdo con lo por Él expresado, es un Ashrama subsidiario del de este Maestro. Como un miembro avanzado del Ashrama de K. H. no sólo lleva adelante Su tarea asignada en conexión con tal Ashrama, sino que ha funcionado por mucho tiempo en relación con otros Ashramas, de tal manera que se le ha llamado “el mensajero de los Maestros”. Podemos ver que el Maestro D. K. fue un pionero de la relación interashrámica que, en su mayor expresión, tendrá lugar en la Nueva Era, pero que es ya de gran importancia.

La entera Jerarquía está ahora enfocada en la preparación para la Reaparición de Cristo y debido a este esfuerzo ha habido una reorganización en la Jerarquía de acuerdo con un esquema delineado por el Cristo mismo. En virtud de tales acuerdos, la principal acción Jerárquica para la salvación de la humanidad en la Nueva Era estará enfocada a través de 5 Ahsramas del total de 49  en la Jerarquía. No debiera sorprendernos que sean 5 los Ashramas relacionados con el progreso de la raza Aria [la quinta].

Una de las cosas más importantes que ha sucedido es que debido a la influencia del nuevo grupo acuariano ha sido posible para la Jerarquía combinar la acción de sus discípulos avanzados. Ya hemos considerado, previamente, cómo fue posible que el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo viniera a la existencia. Este grupo es hoy el principal canal utilizado por la Jerarquía para brindar ayuda a la humanidad.

Enfrentamos hoy, como todo amante de la humanidad enfrenta, una definida oportunidad. Poseemos cierto conocimiento, lo cual incrementa nuestra responsabilidad. Si a través del poder de nuestra visión unificada en la luz de nuestras propias almas, que debido al entrenamiento recibido somos capaces de contactar y utilizar, nos enfrentamos a la emergencia que ahora confronta la humanidad y la Jerarquía, eso significará un esfuerzo individual de parte de cada uno de nosotros que desee participar. Significará poner el bienestar de la humanidad antes del propio.

Un Maestro de Sabiduría siempre trabaja bajo tensión. Los discípulos avanzados de los Maestros siempre trabajan bajo tensión. Todo lo que sucede es aceptado como una oportunidad. Ellos trabajan con las potencias de la vida espiritual detrás del Alma, que es la cualidad Monádica. Conocemos un poco de tres aspectos de estas potencias en términos de olvido de uno mismo en lo referente a la personalidad, inofensividad, siempre acción constructiva, y correcta palabra.

Sabemos de la importancia del olvido de uno mismo entre los que buscamos hollar el Sendero. Para todos nosotros es importante, quizás más importante de lo que nuestras autocentradas personalidades está dispuestas a considerar. El auténtico olvido de nosotros mismos es la negación de la personalidad en favor del Alma. Es el cambio de estar bajo el control de una parte de nosotros por otra más elevada. Por muchas vidas hemos construido y vivido a través de esa parte de nosotros que hoy buscamos trascender. Nos aferramos a pensar que podemos confiar en el perfeccionamiento de nuestra personalidad. ¿Es que todavía no estamos del todo conscientes de lo inapropiado de nosotros mismos como individuos?

Para el discípulo aceptado, utilizando dicha acepción en el estricto sentido esotérico, la impersonalidad, es decir, el escape de las personales limitaciones de nuestra propia consciencia, de ser algo ya ampliamente logrado, si no, no sería un instrumento seguro para que ser utilizado por la Jerarquía como un servidor mundial. Conforme nos volvemos impersonales nos olvidamos de nosotros mismos (como individuos en favor del alma) lo que representa una de las marcas de los discípulos mundiales.

Del mismo modo, todos sabemos ya algo de la necesidad de la inofensividad. Esta cualidad fundamental del Alma ha sido presentida y defendida por muchos sinceros idealistas. Ha sido malutilizada y distorsionada por los pacifistas de Occidente, y ha sido el manantial espiritual de la doctrina de no-resistencia en el Oriente. “Todo lo que el hombre sembrare, eso también segará” [Gal, 6: 7] es una regla esencial de la vida humana. Nuestro segado puede ser al ras y muy agudo, con el dolor y el sufrimiento que conducen a una rápida liberación, o puede ser prolongado y no muy malo en un momento dado. Pero segado al fin y al cabo. Si nuestras propias Almas aceleran el factor tiempo provocándonos sufrimiento, ¿es el Alma inofensiva para con nuestras personalidades?

Para el discípulo aceptado ser inofensivo no significa no hacer daño a nadie. ¿Puede un dentista ser un discípulo? La esencia de esta cualidad fundamental es expresada por el discípulo mundial como su obstinada negativa de combatir el mal. El discípulo debe trabajar siempre en aquello que es bueno o que está en proceso de serlo. Él debe utilizar el poder de esa energía espiritual que llamamos buena voluntad.

Y finalmente: correcta palabra. Tenemos en ello un estándar de conducta que incluye mucho más que el uso de la voz humana en pronunciar palabras. Nuestra entera personalidad habla en el correcto sentido esotérico. “No digas cosas: lo que eres te vigila todo el tiempo y retruena de tal manera que no se puede escuchar lo que dices en sentido contrario.” [R. W. Emerson]. Nuestra cualidad emocional, constructiva o destructiva como puede ser, afecta a nuestras familias y a todo nuestro rededor tanto como las palabras lo pueden hacer. Lo que pensamos es de hecho mucho más importante que aquello que sentimos o decimos. Los pensamientos destructivos sofocan nuestra vida espiritual y lastiman a todos aquellos con quienes entramos en contacto.

Para el discípulo mundial, la correcta palabra no significa tan sólo habilidades para la acción, la palabra o la escritura, sino más particularmente, pureza mental, estar libre del vicio personal de la crítica y un canal abierto para la sabiduría del Alma.

La potencia del Cristo expresada a través de la vida del discípulo brinda no sólo el amor del Alma Una sino también el poder de la Vida Una. El poder sin amor expresado por el discípulo, lo destruye a él y también a los demás. El servidor mundial debe contar con ambos.

Estos son algunos de los significados contenidos en el mántram invocativo del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo que dice:

Que el Poder de la Vida Una afluya a través de todos los grupos de verdaderos servidores.

Que el Amor del Alma Una caracterice la vida de todos los que tratan de ayudar a los Grandes Seres.

Que cumpla mi parte en el Trabajo Uno, mediante el olvido de mí mismo, la inofensividad y la correcta palabra.

La gran crisis iniciática de Sanat Kumara pasó su punto crítico en 1942 cuando entonces la Jerarquía pudo saber que las Fuerzas de la Luz habían triunfado en el gran conflicto humano. Se demostró que el corazón de la humanidad está sano y que la libertad del espíritu humano no puede ser aplastada. Pero la Jerarquía no descansó. Ella avanzó hacia un nuevo nivel con sus discípulos avanzados, mientras la humanidad como un trompo, continuó girando por tres años más antes de que el conflicto físico pudiera realmente terminarse.

Así llegamos al asombroso año de 1945.  No ha habido otro año así en la historia de la humanidad en los últimos 2000 años. Fue un año en que la entera Jerarquía se llenó de regocijo. En 1945 nueva vida fue derramada a la humanidad a través de la Jerarquía. Lo que realmente pasó, que es de gran consecuencia para todos nosotros, es de la más grande escala entre los eventos espirituales relativos a la familia humana de los cuales la Jerarquía es responsable. El largo, larguísimo ciclo de frustración llegó a su fin. Aunque todavía existe la posibilidad de que las cosas vayan mal y de que tengamos que tomar un camino más lento y difícil que el meramente necesario, hemos llegado a un momento culminante donde cada acto individual de buena voluntad de los hombres y mujeres de bienintencionados cuenta el doble de lo que normalmente contaría. Cada esfuerzo y cada sacrificio discipular proporciona muchos más grandes frutos que antes. La Jerarquía se sentía frustrada en el pasado porque no le era fácil propiciar que el hombre trabajara en verdad para lograr su propio destino. La Jerarquía no puede convertirnos en robots espirituales, por ello no puede intervenir directamente. Ahora la Jerarquía sabe más allá de toda duda que es sólo cuestión de tiempo para que la humanidad cache la visión y pueda moverse hacia adelante como un todo. La humanidad está en el umbral de una gran expansión de consciencia y de una entera nueva capacidad para trabajar conjuntamente para el bien de los hombres de toda parte del globo. Nunca antes en el pasado habíamos logrado esto. Ahora es posible establecer correctas relaciones humanas y la fraternidad puede ya ser demostrada a través de acciones concretas como un modo natural de vida. Hemos tomado ya nuestro propio paso. Estamos montados en la ola.

1945 fue el más grandioso año que la Jerarquía ha tenido. En best online casino 1945 fue posible que el Cristo enunciara y utilizara por primera vez el poderosísimo mántram, que para nosotros se nos ha vertido en la forma de “La Gran Invocación”. En unos pocos años esta Invocación se ha extendido por todo el mundo estando hoy disponible en más de 60 idiomas. No existe lugar en el mundo al que no haya llegado. Y hoy día es utilizada constantemente. Es como la voz de la misma humanidad entonando una nueva nota –una nueva expresión de la humanidad unida a nivel mundial. Es el más potente instrumento que la Jerarquía ha proporcionado a la humanidad para que pueda salvarse a sí misma.

Esta Invocación dice así:

Desde el punto de Luz en la Mente de Dios
Que afluya luz a las mentes humanas
Que la Luz descienda a la Tierra.

Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios
Que afluya amor a los corazones humanos
Que Cristo retorne a la Tierra.

Desde el centro donde la Voluntad de Dios es conocida
Que el propósito guíe a las pequeñas voluntades humanas
El propósito que los Maestros conocen y sirven.

Desde el centro que llamamos la raza humana
Que se realice el Plan de Amor y de Luz
Y selle la puerta donde se halla el mal.

Que la Luz, el Amor y el Poder
restablezcan el Plan en la Tierra.

OM OM OM

Consideremos ahora como trabaja el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, como trabajan los discípulos, y como es que los Maestros son sumamente hábiles en aprovechar cualquier oportunidad posible de servicio, al mismo tiempo que observamos lo necesitados que están de sus discípulos. Tomemos como ejemplo un hecho reciente en el cual A. A. Bailey fue el punto focal esencial.

Tres de nosotros nos reunimos un día en Nueva York: la Sra. Bailey, una dama de la Costa Oeste y yo mismo. Me parecía que nuestras almas nos habían tomado del cuello y nos habían sentado ahí en ese cuarto de hotel y nos habían dicho: “Ahora piensen”. Los Estados Unidos iban a la zaga y no entrarían en la guerra. El presidente Roosevelt trataba de ejercer presión, pero estaba siendo acusado de ser un belicista. Nosotros sentíamos que algo más debía ser hecho. Yo había dado una conferencia a un grupo de 400 esotericistas en Nueva York y había comentado que creía que los Estados Unidos debían ir a la guerra, lo que había sido recibido con el más completo helado silencio. Debíamos hacer algo. Nuestra amiga dijo: “Vayamos a Washington. Pienso que podría arreglar una entrevista para ver al presidente.” Entonces dije: “¿Y qué haríamos una vez que lo viéramos?.” La Sra. Bailey entonces casino spiele dijo: “Debemos hacerle llegar de alguna manera el mensaje de que la gente apoya aquello que él quiere hacer. Él está en una desesperada búsqueda de apoyo. Hagamos firmar una petición y hagámosela llegar.” El presidente necesitaba apoyo del público, lo que significaba que se necesitaba lograr cierta publicidad al respecto. Decidimos reunir un grupo de personas representando a cada uno de los Estados de la Unión para volar hasta Washington, reunirnos ahí cierto día, conseguir una audiencia con el presidente y hacerle llegar una resolución, para que de ello quedara constancia. Finalmente logramos reunir representantes de 36 Estados, algunos de los cuales llegaron por tren, pero la mayoría viajó por aire. Llegamos a Washington, tuvimos nuestra audiencia, comentamos a fondo nuestra resolución y enviamos un claro mensaje a la Casa Blanca. El tema era hacer algo, aún cuando supiéramos que quizás no lograríamos mucho.

Arribamos en Washington el día que Japón anunció al mundo que se unía a las Fuerzas del Eje [27 de Septiembre de 1940]. Esa misma mañana un senador conservador en la reunión del Congreso dijo: “¿Quienes son estas personas, belicistas pretenciosas, que volaron a Washington, tratando de lograr que nuestros muchachos sean asesinados en una guerra que no es nuestra?” El presidente Roosevelt lo escuchó y dijo que le gustaría reunirse con “esa gente”. Hubo una reunión de gabinete esa mañana a las 9:30 am para discutir la declaración de Japón. Más tarde, como a las 11:00 am fuimos conducidos hasta la oficina del presidente Roosevelt en la Casa Blanca. El editor de un gran periódico de la Costa del Pacífico leyó nuestra resolución al presidente, mientras éste permanecía sentado detrás de su escritorio, y todos nosotros permanecimos rodeándolo. Él dijo: “Esta es una muy buena resolución”, y estrechó una a una nuestras online casino manos. Lo cual produjo cierta publicidad en los medios.

<param name="flashvars" value="config=” /><embed type="application/x-shockwave-flash" width="290" height="66" src="http://www.internetarcano.org/flashaudiokit/mp3player.swf" flashvars="config=” bgcolor=”#FED841″ wmode=”window” quality=”high”>

Conversación [ WAVMP3 ] que un grupo de hombres y mujeres de buena voluntad
sostuvo con el Presidente F. D. Roosevelt el 27 de septiembre de 1940
para manifestar su deseo de que los E. E. U. U. se unieran a las Fuerzas de la Luz
durante la Segunda Guerra Mundial. [Fuente: Miller Center of Public Affairs]

Este incidente ejemplifica un procedimiento común de la Jerarquía, ya que doquiera las fuerzas del materialismo logran acertar un golpe contra la humanidad, la Jerarquía, permaneciendo alerta, siempre lo contrarresta de alguna manera. Por supuesto que no sería mucha diferencia si un grupo de personas viajaba a Washington para tratar de pasar una resolución, pero en este caso se realizó una acción online casinos por completo entonada con las intenciones de la Jerarquía, y justo a tiempo, por lo cual, tal acción pudo ser utilizada. Un canal especial fue creado que pudo llegar directamente a la Casa Blanca para compensar el ataque de las Fuerzas del Mal. Esta es una muestra de como la Jerarquía utiliza a sus discípulos y a las oportunidades que surgen en el camino. Ella trabaja de formas que nosotros ni siquiera imaginamos. Permanece alerta y expectante sobre todas las cosas que pasan. Y utiliza a cada discípulo, hasta el más lejano, y en muchas ocasiones el discípulo ni siquiera es consciente de estar siendo utilizado. Piensen en lo que significó para el Presidente Roosevelt y la gente a su alrededor, que luchaban por alinear a los Estados Unidos con las Fuerzas de la Luz, la noticia de que Japón se aliaba al enemigo. La decisión de Japón selló el destino de esa nación y nos trajo Pearl Harbour, eventos que muchos de nosotros agradecemos a Dios porque permitieron que finalmente los Estados Unidos jugara su parte, antes de que fuera demasiado tarde. Fue de gran significado que la prensa anunciara que justo en ese momento un grupo de personas volaba a Washington para decirle al presidente que debería unirse a los Aliados.

Estamos empezando a conocer un poco de la forma en que el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo trabaja y hemos encontrado que la vida pulsando a través de él es rítmica y sigue su propio patrón trianual.

El primer año de cada tres incluye un proceso de reintegración interna y condicionamiento subjetivo y recarga. Un subjetivo inventariado, por así decirlo, debe realizarse, mientras el trabajo exterior continúa. Es el tiempo de la maduración espiritual, de las decisiones esenciales y de las elecciones subjetivas, que es llevado a cabo de acuerdo al aspecto cualidad (el Alma) del grupo. Es también el tiempo de precipitación del nuevo fragmento de visión para el cual el grupo está listo.

El segundo año de cada tres mira el desenvolvimiento de los resultados de esta visión interna y de las elecciones subjetivas. Acciones son tomadas para el perfeccionamiento y el ajuste de los proyectos organizados todavía en curso y para la expansión requerida que debe ser iniciada a manera de que la vida entrante pueda encontrar expresión sin que su potencia sea interrumpida. En este período los problemas personales deben ser resueltos y el financiamiento planificado. Es también durante este período que la organización externa recibe casino renovada atención.

Entonces, durante el tercer año todo ello debe dar fruto en acciones sostenidas, fuertes, bien balanceadas y efectivas. Se nos ha dicho que este es el tiempo cuando el Nuevo casino spiele Grupo de Servidores del Mundo “asestan un golpe espiritual a la conciencia de la humanidad” [AAB: EJ, 455]. La acción externa debe llevar las recién contactadas fuerzas a la conciencia humana y la oportunidad debe ser brindada a todos los hijos de los hombres. La respuesta del intento invocativo humano debe afluir y deviene el trabajo de los discípulos mundiales el utilizar cada canal o entrada a la conciencia humana, que ellos puedan crear.

Durante este período el grupo es utilizado directamente por la Jerarquía que en los períodos anteriores. Si la visión ha sido recibida sin distorsión durante el primer período, y si la preparación para el servicio ha sido inteligentemente llevada a cabo durante el segundo período, y si los obstáculos y las debilidades del organismo espiritual han sido removidas o remediadas, este tercer período será el más suave de los tres, en lo referente a la operación externa. Las relaciones del personal ejecutivo deberán ser armoniosas y libres de crítica y controversia. La maquinaria creada para el trabajo puede y debe funcionar casi automáticamente. El esquema es así establecido y todo  When your life style change calls for body cleansers to drug tea or remove other toxins from your system you also remove vitamins from your system. mundo debe trabajar duramente conforme a él.

Existen otros varios ciclos de tiempo en la expresión de la vida del Logos Planetario tal y como funciona a través de la familia humana, pero este nbso esquema básico tripartito puede encontrarse por doquiera. Estos períodos de tiempo tal como se manifiestan en nuestras consciencias no son exactos y pueden superponerse en alguna medida. Debemos recordar que nuestro calendario no es la mejor herramienta para medir la secuencia de eventos humanos en relación con los ciclos solares y planetarios.

Sabemos también que es posible lograr más en cada ciclo tanto en crecimiento como en servicio que lo requerido normalmente. Justo como cada aspirante individual puede lograr mucho más en avance sobre el Sendero y metas espirituales en cualquier encarnación que lo esperado por su Alma para dicho período. Esto es cierto para el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo y es también cierto para la humanidad como un todo. Sin embargo, el ritmo fundamental persiste y hacemos bien en tomar ventaja de ello.

Conforme el discípulo aceptado individual encuentra su campo de servicio y conscientemente se adhiere al equipo de miembros avanzados del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo descubre que inevitablemente su vida comienza a conformarse de acuerdo con el ciclo de tiempo del grupo mayor. Sus luchas y preocupaciones personales, sus miedos y los problemas de su personalidad, se vuelven cada vez más secundarios y automáticos, hasta que finalmente se encuentra libre de los mismos. Su vida se funde con la vida del grupo y de una forma inexplicable e inesperada alcanza mayor libertad espiritual.

En 1933, uno de los períodos cíclicos de tres años, hizo posible que le conocimiento del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo alcanzara la conciencia humana en el plano físico. En 1936 hubo un esfuerzo espiritual que permitió la expresión de la Primera Estrofa de la Gran Invocación. Fue en 1942, en otro período triple, que la energía espiritual tuvo un incremento y la victoria de las Fuerzas de la Luz quedó asegurada. 1945 fue el año en que el Cristo hizo Su pronunciamiento, largamente esperado, que regresaría a la expresión en el plano físico, tan pronto como los hijos de los hombres volvieran su venida posible, práctica y efectiva.

Ahora en 1954, al comienzo de otro período de tres años, enfrentamos un tema vital e importante. Cuando la guerra terminó, las fuerzas de la obscuridad fueron dispersadas pero no destruidas. Y desde entonces ha habido la posibilidad de una Tercera Guerra Mundial que llevaría a la humanidad hacia atrás nuevamente a un periodo infantil desde donde tendría que comenzarse todo nuevamente. Fue en 1954 que subjetivamente quedó claro que no habría un tercer conflicto mundial. La carta final se jugó en conexión con la guerra en Indochina. A Francia y a Inglaterra se le pidió que ayudaran a los Estados Unidos con la lucha. Recordemos que Churchill dijo: “No”. La respuesta dada a los Estados Unidos fue: “No”. El almirante Radford y el secretario de Estado Dulles convocaron a ciertos líderes del Senado y de la Casa Blanca a una reunión secreta en Washington y el Sr. Dulles hizo la propuesta de que los Estados Unidos deberían de ir, sacar a los comunistas de la zona, y salvar al Pacífico, y al mundo, de la amenaza comunista. Se anunció que se le brindaría apoyo a Francia en cuanto a suministros, materiales, municiones y que la marina sería enviada a apoyarla. Los líderes de la marina norteamericana lo apoyaron. Los congresistas se quedaron sentados en silencio. Y entonces comenzaron a hacer preguntas. Dijeron: “Esto significa que posiblemente tengamos que enviar algunos de nuestros muchachos a pelear, ¿no es cierto?” “Sí, probablemente.” “El conflicto puede expandirse a China, ¿no es verdad?” “Sí.” Y, entonces, no brindaron su apoyo. Aunque más tarde se retractaron de tal decisión. Ahora nos encontramos involucrados en una guerra innecesaria e indeseable [La guerra de Vietnam], que ha sido y es descaradamente inmoral. Una guerra que estamos prolongando para “cubrir las apariencias”. 1954 fue un gran año, de un gran significado espiritual.

1975  es el próximo gran año Jerárquico en el cual el avance espiritual de la humanidad llegará a su clímax. Mary Bailey ha tratado este punto crítico de 1975 en el número de noviembre de 1966 de la revista The Beacon [M. Bailey: “Until 1975” en The Beacon vol. 41, n.° 12 Nov-Dic, 1966. p. 358]. Puntualiza que en aquel momento a la Jerarquía y al Cristo podría serles posible determinar la velocidad de la externalización de los Ashramas y el momento y lugar de la reaparición de Cristo. Entonces habrá una gran medida de progreso y la posibilidad de una incrementada recepción de las nuevas fuerzas espirituales que ahora afluyen hacia la humanidad. ¿Qué haremos en los próximos cinco años? Podemos hacer cualquier cosa que nos plazca. Podemos rescatar a los apurados discípulos mundiales que están trabajando bajo una inmensa presión y luchando por tomar la mayor ventaja posible de la situación actual. Se determinará en un futuro realmente inmediato si la humanidad retrocederá y volverá a recorrer el largo, cruel y duro camino, o si suficientes hombres y mujeres de buena voluntad habrán abandonado la idea de que los mejores valores de la vida son las posesiones materiales y el dinero para moverse hacia valores nuevos y más profundos.

Uno de los Maestros de Sabiduría que es conocido anónimamente por algunos de nosotros como el “Maestro Inglés” se dedica definida y específicamente a esto, enfocándose primariamente en las correctas relaciones en el campo del trabajo y en el nuevo intercambio económico. Se ha dicho que está interesado en el problema de crear grandes fondos disponibles en el departamento financiero de la Jerarquía para el uso de los discípulos del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo.

¿Qué podemos hacer de manera práctica en relación con el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo? No es particularmente útil salir, como solía hacerse en la Era Pisceana, a convertir al mundo a una nueva doctrina y organizar una campaña que diga que hay un Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. Los esoteristas han venido diciendo que hay una Jerarquía por bastante tiempo. Los hombres y mujeres inteligentes del mundo necesitan algo un poco más definido que eso. ¿Cómo vamos a sostener las manos de ésos discípulos? Comenzando por entender un poco más del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo nosotros mismos; comprendiendo sus necesidades básicas y tratando de hacer algo por resolverlas. Por ejemplo, su vínculo con la Jerarquía es estable, firme y seguro gracias a los discípulos avanzados que lo encabezan, quienes originalmente lo pusieron en marcha. Pero ahora ellos necesitan adecuar sus relaciones y vínculos con los hombres y mujeres de buena voluntad e inteligentes que piensan abiertamente, de tal forma que lo que ellos hacen tenga una matriz sobre la cual trabajar y puedan entonces obtener respuesta.

Cualquier acción emprendida funcionará sólo parcialmente a menos que las mentes inteligentes de los hombres y mujeres de buena voluntad puedan alcanzarse y la aceptación del Plan pueda ser garantizada.

Por lo tanto necesitamos ayudar a los discípulos mundiales a llegar a los hombres y mujeres de buena voluntad de todo el planeta. Esa es la mayor necesidad del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo para los próximos años. ¿Qué podemos hacer al respecto? Mostrar a la gente inteligente el trabajo del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo.

Entonces las personas responderán con agrado. Necesitamos volvernos expertos en detectar las cosas que están sucediendo alrededor de nosotros en el mundo que están asociadas con la nota Jerárquica y que son el trabajo de discípulos. Debemos mostrar esas actividades en términos de atracción magnética. El mundo se dará cuenta entonces de lo que está sucediendo y con gusto lo apoyará.

Podemos encontrar dichas empresas constructivas en cada nación y en cada raza, en cada uno de los siete departamentos mayores de las actividades Jerárquicas, en la solución de problemas de la humanidad, en el logro de las Cuatro Libertades, en la creación de unidad mundial, en las Naciones Unidas, en la UNESCO y así sucesivamente.

El mundo está lleno de acciones de buena voluntad y la luz del cuerpo de la humanidad se ha incrementado por sí misma fenomenalmente en los últimos años. Es esta Luz en la humanidad por la que la Jerarquía podrá decidir si es práctico y razonable intentar “el siguiente paso a dar” con la humanidad, o no. Muchas veces han tenido que esperar varios cientos de años antes de poder darlos. Cualquier cosa que traiga luz a la humanidad es una gran ventaja.

Para ayudar con esta tarea hay un movimiento llamado Triángulos, que combina tres personas que trabajan como una unidad triangular para visualizar, crear y canalizar luz y buena voluntad al cuerpo de la humanidad. Todos estos triángulos conectados juntos crean y mantienen una red mundial. Para cubrir la necesidad de una fuente especial de información en todos los departamentos de los asuntos humanos hay un Servicio de Información e Investigación disponible ahora para que podamos tener conocimiento preciso y al día de lo que sucede, de tal forma que podamos saber mejor cómo ayudar. Éste es un servicio para los discípulos mundiales para ayudar a hacer que el trabajo del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo fructifique. Existe la necesidad de crear un medio especializado para hacer llegar a los hombres y mujeres de libre pensamiento y buena voluntad las noticias de buena voluntad, y para este propósito un comentario sobre Buena Voluntad Mundial aparece ocasionalmente.

Éstas son algunas de las cosas que son posibles y prácticas y que necesitan apoyo. Si tenemos conocimiento de una necesidad, si deseamos ardientemente que esa necesidad sea cubierta, si mantenemos nuestra mente firme en la luz del alma y sabemos que puede ser cubierta, y que si emprendemos una acción esta será cubierta. Si los esoteristas del mundo se unen y ayudan a los discípulos mundiales, de los cuales la mayoría no son esoteristas y hacen todo lo que pueden la marea de la nueva vida podrá fluir. Ya está fluyendo, pero lo demasiados esoteristas son un poco demasiado complacientes. Esta fluyendo, y las nuevas fuerzas están disponibles ahora.

Los miles de lectores y estudiantes de los escritos de DK y ABB están familiarizados con la frase: “Expresándolo más científicamente y desde el punto de vista esotérico: La impresión espiritual ha sido interrumpida, y también interferida la corriente divina circulatoria.” (Cfr. AAB: PH, 7).

Muchos se preguntan porqué “Dios” permite que tales condiciones se desarrollen. La respuesta simple en sus propios términos es que Él no lo permitió. Hay evidencia abundante de hechos que dicen que nosotros, la gente del mundo, hemos creado nuestro propio infierno y que todos en alguna medida somos responsables. Incluso las buenas personas (y por supuesto todos los estudiantes de las enseñanzas de DK son buenas personas) se adhieren tenazmente a sus hábitos autoinducidos de pensamiento y a la perpetuación de su status quo. En la medida que ignoramos esta, nuestra responsabilidad, contribuimos a retrasar el progreso humano. Y aquellos que hacen solamente un poco al respecto, lo más conveniente, son como un hombre que flota en un charco de barro sucio, que le disgusta más a cada instante, y que tiene sólo la nariz fuera.

En la misma página DK dice: “La clave de las dificultades que sufre la humanidad (las dificultades económicas de los últimos doscientos años y las desavenencias teológicas de las iglesias ortodoxas) se debe a que recibió y no dio, aceptó y no compartió, acumuló y no distribuyó. Esto ha implicado el quebrantamiento de una ley que ha colocado a la humanidad en una posición de culpabilidad. La guerra ha sido el elevado precio que el género humano ha tenido que pagar debido al gran pecado de la separatividad.” [AAB: PH, 8]

Las dos guerras mundiales con todos su horrores y destrucción fueron hechas por el hombre, no por Dios. Y nosotros somos parte de la humanidad. La humanidad es hoy en día el paciente enfermo de Dios tal como lo fue en 1914. Sólo unas pocas de las 4 millones de millones de personas sobre este planeta están relativamente sanas, física y mentalmente. Pero sólo unas pocas. Hablando generalizadamente aquellos que leemos tales palabras somos así de pocos. Nuestra responsabilidad para las presentes condiciones mundiales es obviamente mucho más grande que aquella que tienen las grandes masas porque nosotros tenemos mucho más conocimiento.

Nuestra responsabilidad para las presentes condiciones mundiales es obviamente mucho más grande que aquella que tiene las grandes masas porque nosotros tenemos mucho más conocimiento. Este no debería ser un reconocimiento que nos separe sino un aliciente activo para aceptar la unidad de toda la humanidad.

DK dice también: “En realidad el pasado es más parecido a la etapa prenatal que a un común proceso de vivir […] Cuando haya terminado el proceso del alumbramiento estará activa en la tierra una nueva humanidad, una nueva raza de hombres –nueva porque estará orientada en forma distinta.” [AAB: PH, 6].

Ninguno de nosotros puede escapar de los efectos de nuestro derecho de nacimiento como seres humanos. Ni el suicidio puede librarnos de nuestra condición humana. Después de la muerte continuamos siendo seres humanos trabajando para llevar adelante la parte que nos corresponde en la lucha de la humanidad hacia una vida mejor. Y en el presente, siempre nos encontraremos con una nueva oportunidad de hacerlo mejor que ayer.

Hoy día aquellas unidades humanas que aceptan algunos pocos hechos esotéricos son algunos millares más que en 1918. Así que tenemos mayores oportunidades de ser efectivos hoy. Las dos guerras mundiales produjeron tales corrientes de energía espiritual que la envolvente nube espesa que ocultaba el plan de Dios para nosotros se hizo añicos. La circulación del flujo divino comienza a afectar a la humanidad como un todo una vez más. Y todos nosotros nos hemos beneficiado de ello.

La principal característica de este renovado influjo espiritual, es esa poderosa cualidad y ese tipo de energía que nosotros identificamos como buena voluntad. Hay mucho más buena voluntad manifestándose en muchos miles de personas hoy día que nunca antes en la historia humana. El reconocimiento de la increíble potencia de esta energía está incrementándose rápidamente.

La buena voluntad obra maravillas. Uno desearía que la buena voluntad como alivio de los males humanos pudiera obtener tan buena cobertura en la televisión de todo el mundo como la aspirina. El dinero para ello, sería una pequeña parte del dedicado al bienestar del ser humano hoy día. “Por un birrete y una campana con nuestras vidas pagaríamos. \ Burbujas compraríamos con la dedicada labor de nuestras almas.”  [James Russell Lowell: “Prelude to the Vision of Sir Launfal”, ll. 27-28]. Pero la buena voluntad deberá reconocerse para entonces poder solicitarse. Nosotros humanos deberemos reconocerla antes de poder solicitarla. Nuestro futuro puede ser medido por los valores en los que creemos y en los que aceptamos. El destino es nuestro para crear, a pesar de lo que exteriormente pareciera.

En los pasados 81 años he podido realizar en alguna medida esta tarea, pero mucho más ha sido hecho por miles. Hablamos con profunda convicción que la experiencia práctica nos brinda. La manifestación de la buena voluntad en la familia humana se incrementa rápidamente.

La buena voluntad trasciende el autocentramiento gubernamental, está libre de disputas ideológicas y religiosas, y sobrepasa toda frontera geográfica. Es una forma de escapar de nuestra esclavitud a las posiciones materiales. Nos libera de nuestra esclavitud al poder del dinero. Confunde a nuestros enemigos. La buena voluntad surge de nuestro interior como expresión natural conforme la cualidad de vida se desvía de las fuerzas encarnizadas y destructivas en las que estamos inmersos hoy en día. Su presencia en nosotros nos permite decir verdaderamente:

Trato de amar y no de odiar;
trato de servir y no de exigir servicio;
trato de curar y no de herir.

Y así es que todos nosotros, incluso usted y yo, estamos enfrentando ahora nuestra mayor hora de oportunidad espiritual. Una oportunidad que es nuestra porque hemos reconocido nuestra responsabilidad espiritual. Podemos cumplir tal responsabilidad más efectiva y rápidamente viviendo una vida recargada con la energía de la buena voluntad más que con cualquier otro ingrediente disponible.

Existe gran alegría en la aceptación de tal responsabilidad. Si verdaderamente la aceptamos, inevitablemente lleva a la acción. Un hombre purificado, que piensa la verdad, es miles de veces más valioso para sus prójimos hoy día, de lo que posiblemente hubiera sido hace 50 años. La circulación del flujo divino que fue interrumpida está operando nuevamente. La energía de la buena voluntad es un abundante suministro y está disponible para todos nosotros.

Un prerrequisito necesario para la reaparición de Cristo es que hallamos hecho un progreso definido en el establecimiento de correctas relaciones humanas. Esta es la clave para “el siguiente paso a dar” que la humanidad tendrá que afrontar tan sólo cuando toda ella esté libre de degradación, injusticia e inanición. Las correctas relaciones humanas, el objetivo primario inmediato de toda la humanidad, sólo pueden lograrse a través de la utilización del poder magnético de la buena voluntad, que es un reflejo del Amor de Dios en el corazón humano, que existe en abundancia. Debemos por lo tanto volvernos conscientes de la buena voluntad en los asuntos mundiales, ayudar en su utilización y apoyarla. Las correctas relaciones humanas, el poder salvador de la buena voluntad, el apoyo efectivo de los esfuerzos de los avanzados discípulos mundiales con nuestro tiempo, nuestra inteligencia y nuestro dinero, es la medida de nuestra oportunidad actual.

La presente es la oportunidad espiritual más gloriosa que la humanidad ha enfrentado desde los días del Cristo, cuando estuvo aquí previamente. Él está de nuevo en camino, y está más cerca de la humanidad actualmente de lo que estuvo durante el pasado período de 2,000 años. El Cristo es un hombre real y no una figura mística. Es un gran ejecutivo, y tiene una maravillosa capacidad de utilizar todas las fuerzas constructivas que ahora existen en la familia humana buscando el nuevo día. Tenemos que aprender a reconocerlo de nuevas formas, y a trabajar con Él de nuevos modos, muy humildemente, pero con toda nuestra capacidad.

[Foster Bailey, Changing Esoteric Values, NY: Lucis Publishing, cap. iv, pp. 61 ss.]

Traducción, agregados multimedia y notas: LAHR [Novilunio de Aries de 2010]