Agvan Lobsang Dorzhiev: mensajero de Shambhala

por Luis A. Hernández R. el 2 de abril de 2010

File:Dorjiev.jpg

Agvan Lobsang Dorje

Señalaría también que así como en todas las familias, empresas comerciales y organizaciones, existen los que constituyen puntos de autoridad enfocada y son los diseñadores de las actividades planificadas, también dentro de ese grupo o cuerpo organizado, denominado humanidad, tenemos puntos focales similares o aquellos que planifican, dirigen y producen los acontecimientos y eventos externos, que están en el período de realización de la personalidad –ese momento en que los seres humanos, habiendo alcanzado la integración y una fusionada expresión de sentimiento, percepción y mente, trabajan en forma activa y efectiva en el plano físico. Estos puntos focales son empleados para producir dos grandes cambios en el mundo; primero, la fusión y mezcla de los pueblos y la minorías, a fin de que los imperios coordinados y las naciones cultas empiecen a aparecer en todas partes y, segundo, el cambio de fronteras y la alteración de límites para dar lugar a un completo reajuste del mapa del mundo, en Asia, Europa y África. […] La fuerza de Shamballa está activa en todos ellos, pues produce federación y síntesis. [AAB: EJ, 112-115]

Su origen y formación

Kambo Laramba Agvan Lobsang Dorje [Dorzhiev,  Dorjiev o Dorjieff ]  (1854-1938), fue un lama mongol-buriato que perteneció a la escuela Gelugpa del buddhismo tibetano, cuyo nombre dhármico fue Tsenyi Khempo. Nació en la villa de Khara-Shibir, no lejos de Ulan-Ude, al este del Lago Baikal, en el tiempo que el pueblo buriato pertenecía al Imperio Ruso.

Dejó su hogar en 1873 a los 19 años para estudiar en el Colegio Gomang de la universidad monástica del monasterio gelugpa Drepung, cerca de Lhasa. Cuando completó los estudios tradicionales en materia religiosa, comenzó su entrenamiento para obtener el grado de Geshe Lharampa (el más alto nivel de “Doctorado en Filosofía Buddhista”), y tras obtenerlo, continuó sus estudios para más tarde (ca. de 1885)  lograr el título de Tsanit Khenpo (“Tsanid-Hambo”), algo así como “Maestro de Filosofía Buddhista” o “Profesor de Metafísica Buddhista”.

Llegó a ser maestro del 13avo Dalai Lama así como su compañero de debate, consejero espiritual, ministro de su gobierno y diplomático asignado por él como vínculo con el Imperio Ruso, papel que sostuvo al menos hasta 1910. Fue también una de las piezas claves para salvar la vida del Dalai Lama de las intrigas de la corte en Lhasa durante esos duros años, manteniendo una muy cercana relación con él hasta el final de su vida.

“Un hombre en particular jugó un importante papel en la construcción de relaciones entre Lhasa y el Zar de Rusia. Éste fue Tsanzhab Ngawang Lobzang, un lama mongol quien se graduó con los más altos honores de la Facultad de Gomang del Monasterio Drepung, y quien fue uno de los siete instructores de dialéctica y debate (Tsanzhabs) del 13avo Dalai Lama. Conocido popularmente entre los tibetanos como Tsennyi Khenpo, o “Maestro de Dialéctica”, tanto los británicos como los ingleses le conocieron por el simple nombre de Dorjieff (del tibetano Dorje, “Rayo”). Nacido en la región Buriata de los territorios mongoles fue más tarde convocado por el Zar, Dorjieff sin embargo fue un ciudadano ruso.”

[Mullin, Glenn H. (2001). The Fourteen Dalai Lamas: A Sacred Legacy of Reincarnation”, p. 400. Clear Light Publishers, Santa Fe, New Mexico.]

En 1901, Agvan Dorzhiev visitó al 9no Panchen Lama, Choekyi Nyima, y pasó con él dos días en Tashilhunpo. Ahí, Dorzhiev recibió ciertas enseñanzas secretas del Panchenn Lama, y se le permitió estudiar la “Plegaria de Shambhala”, escrita por uno de los más grandes Panchen Lamas, Lobsang Palden Yeshe, concerniente al reino buddhista de Shambhala, lo que permitió a Dorzhiev desarrollar un estudio completo y profundo de las enseñanzas del Kalachakra Tantra (“El Tantra de la Rueda del Tiempo”). El Panchen Lama dio también a Dorzhiev algunas figuras sagradas de Buddha, como objetos dhármicos, útiles en sus empresas futuras.

Su relación con H. P. Blavatsky

http://nyingmapa-buddhism.no-ip.org/plugins/content/fboxbot/thumbs/agvandorzijev_200x308_b17e307e080b697f6299fa4a806356c6.jpg

El lama Dorzhiev

Paul Brunton escribió en sus diarios que conoció a un maestro mongol en Angkor Wat quien le comentó sobre “una Tradición secreta que combinaba y unía al Hinduismo, la tradición de los muchos dioses, y el Buddhismo, la tradición sin Dios”, y que “tanto el Vendanta como el Mahayana [exotéricos] eran corrupciones de esa Doctrina pura, pero que de entre todos los sistemas existentes, eran las que más familiaridad le guardaban”. El lama también le dijo a Brunton que dicha Tradición secreta había sido guardada por una línea ininterrumpida de Adeptos, Quienes vivían en el centro de Tíbet, pero que ahora [en 1939] habían dejado dicho lugar.

Brunton transcribe las afirmaciones de dicho lama:

“Usted me pregunta si dichos Adeptos eran los mismos de los que hablaba H. P. Blavatsky. Cuando ella era una joven mujer y se alejó de su hogar y su impuesto esposo, accidentalmente se encontró con un grupo de buddhistas kalmucos rusos quienes iban en ruta de peregrinación hasta el Tíbet, para encontrarse con el Dalai Lama. Ella se unió a la caravana como medio de escape de su esposo. Uno de ellos era un Adepto. Él se hizo cargo de ella y la protegió llevándola hasta Lhasa. Más tarde fue iniciada debidamente en la Tradición secreta […] Posteriormente, fue presentada con un condiscípulo, quien llegó a ser un Alto lama y consejero personal del Dalai Lama. Era hijo de un príncipe mongol, pero para propósitos públicos adoptó el nombre de “El Rayo”, esto es, “Dorje”. Nombre que según sus conocimientos del ruso y los intereses que debía guardar fue modificado a “Dorjeff”. Su gurú […] instruyó a Blavatsky para que brindara lo más elemental de la Tradición secreta al mundo ocidental, e instruyó a Dorjeff a seguir de cerca sus progresos y vigilarla atentamente. Dorjeff le brindó cierta guía, dejando ella más tarde el lugar y viajando a los Estados Unidos donde fundó la Sociedad Teosófica […] Su Sociedad brindó entonces un enorme servicio al abrirle los ojos al mundo occidental sobre las verdades de Oriente. Pero su misión real terminó y ahora se encuentra en la pobre condición presente. […] Su gurú le prohibió dar su nombre común, sin embargo ella sabía mucho más de las Enseñanzas que reveló. Por miedo a decir más de lo debido, ella siempre estuvo creando “distracciones” y vistiendo las Grandes Verdades en ropajes imaginarios. Yo no debo decir más. Sin embargo, la pobre mujer fue injustamente difamada por sus enemigos. Ella sólo deseaba servir a la humanidad. Ellos nunca entendieron su peculiar carácter ni sus métodos orientales.”

[The Notebooks of Paul Brunton, vol. 10, The Orient: Its Legacy to the West, Burdett, New York: Larson Publications, 1987, chap. 4, section 7, “The Secret Doctrine of the Khmers,” p. 201.
Citado por Reigle en “The Centennial Cycle”]

Su labor Ashrámica

Dorzhiev en San Petersburgo

Dorzhiev en San Petersburgo (1898)

Su labor Ashrámica, como sucede siempre con los discípulos dedicados, fue extensa. Alguna parte de ella pareciera estar vinculada con cierto esfuerzo Jerárquico, dentro del ciclo centenario, para exteriorizar las enseñanzas del Buddhismo tibetano en Occidente, alrededor del año 1975. Su discípulo directo, Geshe Wangyal, fue el responsable de la exteriorización del Vajrayana en los Estados Unidos, entrenando a los principales exponentes occidentales del movimiento buddhista tras la diáspora tibetana.

Pero su principal labor fue la exteriorización de las enseñanzas de la Tradición secreta hacia Rusia.

File:Spb datsan.jpg

El Templo Buddhista de San Petersburgo

Sus relaciones con el Dalai Lama y el Zar Nicolás II le permitieron la construcción (en 1912) de un monasterio buddhista en San Petersburgo, entonces la capital del Imperio Ruso, dedicado al 13avo Dalai Lama.

Dorzhiev intentaba crear una federación Tibetano-Mongola-Rusa, espiritualmente dirigida por el Dalai Lama, pero bajo la protección del Zar. Un intento Jerárquico de crear una federación de paises espiritualmente orientada, que guiaría a Oriente hacia un destino mayor. Un intento que más tarde fue reemplazado por otro experimento jerárquico llamado comunismo, que desde el punto de vista Jerárquico debía ser algo mucho más sutil y profundo que lo logrado por el hombre.

Dorzhiev inspiró profundamente a Nicolás Roerich, al transmitirle información sobre Shambhala y su leyenda asociada:

http://coverart.oclc.org/ImageWebSvc/oclc/+-+644985287_140.jpg?SearchOrder=+-+GO

“El joven Roerich, quien apoyó entusiastamente la construcción del monasterio y quien diseñó un vitral para el segundo nivel, nunca había conocido a nadie con el carisma y la autoridad espiritual del lama, servidor, diplomático y confiable consejero del Dalai Lama. Nicolás quedó cautivado por las ideas de paz, hermandad e iluminación, y la profecía comunicada por el lama sobre el resurgimiento del Reino de Shambhala incendió el corazón del joven con una llama que jamás dejó de arder. La profecía involucraba al Panchen Lama, a la Segunda Venida del Cristo, y a Maitreya, el Buddha del futuro.”

[Drayer, Ruth. Nicholas & Helena Roerich: The Spiritual Journey of Two Great Artists and Peacemakers. Wheaton, Ill. [u.a.]: Quest Books, 2005, p. 10.]

Dorzhiev, guiado por su misión espiritual, aprovechó las leyendas locales y describió a Nicolás II, el Tzar Blanco, como una cierta emanación de Tara Blanca, y buscó convertirlo, a través de enseñanzas privadas en un gobernante iluminado, una especie de Bodhisattva; y describió a la mítica Shambhala como localizada en territorio ruso (en Mongolia) al norte del Tíbet.

Pero la desconfianza de la oligarquía católica rusa, la corrupción dentro del sistema de gobierno monástico tibetano, y los deseos de China de afianzar el control de Tíbet y Mongolia para sus propios fines, lograron que ni Inglaterra ni Rusia pudieran lograr estabilizar la región ni evitar la invasión de dichos territorios, tras la Revolución Comunista.

El Tratado de reconocimiento recíproco entre Tíbet y Mongolia de 1913

Sin embargo, un éxito del lama mongol fue la firma en 1913 de un Tratado entre Tíbet y Mongolia de reconocimiento y ayuda mutua como naciones independientes de la influencia y el gobierno chinos.

Tratado que ha sido considerado como inexistente, pero que sin embargo existe:

“Fue firmado el 29 de diciembre de 1912 según el calendario juliano, equivalente al 8 de enero de 1913 del calendario occidental gregoriano, por Dorzhiev y otros dos lamas tibetanos adecuadamente investidos por el Dalai Lama para tal efecto, y por dos lamas mongoles facultados para ello por Jebtsundamba Khutukhtu.”

[British Public Records Office: FO [Foreign Office] 371 1609 7144: Sir George Buchanan to Sir Edward Grey, Saint Petersburg, dated 11 February 1913.
Citado en Snelling, John. (1993). Buddhism in Russia: The Story of Agvan Dorzhiev, Lhasa’s Emissary to the Tsar. (1993) Element Inc., pp. 150-151; 292.]

Su labor final promoviendo la medicina tradicional tibetana

Dorzhiev hacia el final de su vida

Dorzhiev hacia el final de su vida

El lama Dorzhiev vivió el resto de sus días en Rusia, después de la Revolución Comunista fue arrestado y sentenciado a muerte, pero su amistad con ciertas familias aristocráticas de San Petersburgo lo libró de tal suerte. Desafortunadamente el templo fue mancillado y sus textos destruidos.

Desde 1913 Dorzhiev había trabajado activamente por la difusión de la medicina tibetana tradicional, creando una escuela monástica de medicina en su región natal Buriata, y otros esfuerzos por toda Rusia. Tras su liberación de las fuerzas comunistas trató de que el Monasterio de San Petersburgo y los demás, existentes en todo el territorio,  fueran convertidos en farmacias colectivas, pero en 1926 fueron “nacionalizados” y transferidos como edificios gubernamentales al servicio público. Aún así, en 1927 organizó y dirigió una conferencia de médicos tibetanos en Atsagat, proponiendo la creación de un Instituto Central para la supervisión y estandarización de los remedios herbales tibetanos.

Convivió con el emergente comunismo durante la década de los años 20 en una paz relativa, pero fue arrestado nuevamente durante la Gran Purga de Stalin el 13 de noviembre de 1937 y acusado de traición, bajo los cargos de preparar a un secreto ejército para el levantamiento y ser espía para los mongoles y los japoneses.

Murió en custodia de la policía, por una complicación cardíaca, el 29 de enero de 1938 a la edad de 85 años. Fue sepultado en “un lugar secreto en lo profundo del bosque cerca de Chelutai.”

Conclusiones

Nicholas Roerich. Song of Shambhala

Song of Shambhala. 1943

El lama Agvan Lobsang Dorzhiev fue un auténtico discípulo espiritual y un Mensajero de Shambhala. Su labor fue incansable y tocó a diversos elementos claves de la Tradición Transhimaláyica.

Sus enseñanzas, vida y obra discipular –como la de otros discípulos pioneros– permitieron exteriorizar alguna parte de la Tradición de Shambhala. En Europa y Asia a través de su propia labor y la de Nicolás Roerich, a quien inspiró profundamente. En América, a través de su apoyo a la labor de H. P. Blavatsky, y a través del linaje de lamas occidentales que exteriorizaron el Vajrayana en Occidente tras la diáspora tibetana.

Su visión era la de un mundo de paz, fraternidad y unidad entre las naciones. Su labor Ashrámica estuvo relacionada con un intento Jerárquico para el establecimiento de una federación tibetano-mongola-rusa espiritualmente orientada, como experimento alternativo al del comunismo.

Sobre este Guerrero de Shambhala el 14avo Dalai Lama ha dicho:

“Es claro que el 13avo Dalai Lama deseaba establecer relaciones con Rusia, y también pienso que, en un principio, se mostró escéptico a la ayuda ofrecida por Inglaterra. Ahí entra Dorjiev. Para los ingleses fue un espía, pero en realidad era un excelente erudito y un sincero monje buddhista quien le tuvo una gran devoción al 13avo Dalai Lama.” [Laird, Thomas (2006). The Story of Tibet: Conversations with the Dalai Lama, p. 221. Grove Press, N.Y.]

La Jerarquía de Amor y de Luz sugiere ciertas líneas ideales por donde el hombre puede conducirse, si es que es capaz de sintonizar tales ideales y convertirlos en ideas prácticas para la evolución humana. Sin embargo, es la humanidad la única encargada de autodirigirse, muchas veces, obviando las posibilidades espirituales activas en ciertos períodos.