Meditación

por Djwhal Khul el 27 de febrero de 2010

¿QUE ES MEDITACIÓN?

Deben aprender a dar una significación más amplia a la palabra meditación que hasta ahora. El pensamiento concentrado es parte de la meditación planetaria; planear cuidadosamente cómo ayudar a los necesitados y buscar todos los canales de pensamiento para hacer que ese plan sea útil y efectivo, esto es meditación; abrirse a la impresión espiritual y colaborar así con la Jerarquía, esto es meditación; en esta enumeración de las posibilidades meditativas no he abordado la meditación creadora, responsable del proceso evolutivo y del controlado progreso de todo el mundo de las formas, hacia una mayor gloria y luz.

El trabajo realizando hasta ahora en (algunos) grupos esotéricos.., sólo es un aprendizaje de la necesaria concentración… La meditación mística es una antigua fórmula, y su empleo indica el paso siguiente para las masas humanas; los aspirantes y discípulos que quieren trabajar en un ashrama colaborando con el Plan y guiados por un Maestro, no deben practicar la meditación mística.

La meditación sólo llega a ser creadoramente efectiva en los tres planos y en los tres mundos, cuando el antakarana está en proceso de construcción. Los mundos de la personalidad son los mundos del tercer aspecto divino y allí la creación de formas mentales (como generalmente lo hace la mente concreta) se relaciona con la forma y con la adquisición de lo que se desea, estando mayormente dedicadas a los valores materiales. Pero cuando un hombre comienza a actuar como personalidad fusionada con el alma y trata de ser sensible a la impresión espiritual superior, entonces puede desarro­llarse el trabajo creador de la Tríada espiritual y emplearse una fórmula superior de meditación creadora, fórmula que cada persona debe buscar y descubrir por sí misma, porque deberá ser la expresión de su propia com­prensión espiritual, iniciada por la consciente construcción o creación del antakarana y sujeta a la impresión desde el ashrama al que puede estar afiliado. (6-210/1).

MEDITACIÓN: OCCIDENTAL Y ORIENTAL

El occidental, al principio, trata de retrotraer su conciencia primeramente al corazón, porque ya trabaja excesivamente con los centros de la cabeza. Actúa empleando fórmulas colectivas más que mántram individuales; no trabaja tanto en la soledad como su hermano oriental, porque tiene que buscar su centro de conciencia en medio del ruido y agitación de la vida comercial y de las multitudes de las grandes ciudades. Emplea fórmulas colectivas para conseguir sus fines, y el despertamiento de su centro cardíaco se manifiesta en servicio. De allí que en Occidente se haga hincapié sobre la meditación en el corazón y en la consiguiente vida de servicio. (2-91/2).

LOS PELIGROS DE LA MEDITACIÓN

1. En la raza raíz Aria se está intentando eliminar la brecha entre lo superior y lo inferior y, centrando la conciencia en la mente inferior y más adelante en el cuerpo causal, establecer contacto con lo superior hasta que el descenso desde allí sea continuo. La mayoría de los estudiantes avanzados llegan a sentir únicamente ocasionales destellos de iluminación, pero, más tarde, sentirán una constante irradiación. Ambos métodos tienen sus propios peligros. En la era Atlante la meditación tendía a sobreestimular las emocio­nes y, aunque los hombres alcanzaban grandes alturas, se sumergían también a iguales profundidades. La magia sexual predominaba increíblemente. El plexo solar estaba propenso a ser excesivamente vivificado, las triplicidades no se seguían correctamente y los centros inferiores fueron atrapados por la reacción del fuego con deplorables resultados.

Los peligros ahora son otros. El desarrollo de la mente lleva consigo los peligros del egoísmo, el orgullo, el total olvido de lo superior, que es el objetivo del actual método a contrarrestar. Si los adeptos del sendero oscuro alcanzaron grandes poderes, en los días atlantes, hoy son aún más peligrosos que nunca. Su dominio está mucho más difundido. De ahí el hincapié que se hace sobre el servicio y el aquietamiento de la mente, como algo esencial para el hombre que trata de progresar y llegar a ser un miembro de la Hermandad de la Luz. (2-90/1).

2. La meditación puede implicar peligro y no ser útil para el hombre que se inicia en ella sin la base de un buen carácter y de una vida pura. Entonces la meditación se convierte únicamente en un medio para atraer energías que sólo sirven de estímulo a los aspectos indeseables de su vida, así como la fertilización de un jardín lleno de malezas aumenta grandemente su repro­ducción, matando a las flores débiles y pequeñas. La meditación es peligrosa donde existen móviles erróneos, tales como el deseo de progreso personal y poderes espirituales, porque bajo estas condiciones sólo produce fortaleci­miento de las sombras en el valle de la ilusión, y desarrolla en toda su plenitud la serpiente del orgullo que acecha en el valle del deseo egoísta. La medita­ción es peligrosa cuando no existe el deseo de servir. El servicio es otra palabra con que se designa la utilización de la fuerza del alma en bien del grupo. Donde falta este impulso la energía puede fluir en los cuerpos, pero – al no utilizarse ni hallar salida – tiende a sobreestimular los centros y. producir condiciones desastrosas al neófito. Asimilación y eliminación son leyes de la vida del alma al igual que de la vida física, y cuando no se tiene en cuenta esta sencilla ley, se sufrirán serias consecuencias, tan inevitables como las del cuerpo físico.

…Todo el trabajo realizado por los estudiantes debe hacerse completa­mente en la cabeza y desde ella. Allí se encuentra el asiento de la voluntad, aspecto espíritu, actuando a través del alma (4-156/7).

3. La meditación implica vivir una vida enfocada cada día y siempre. Esto impone forzosamente una indebida tensión a las células del cerebro, porque entran en actividad las células pasivas, y despierta la conciencia cerebral a la luz del alma. Este proceso de meditación ordenada, cuando se lleva a cabo durante un período de años, complementado por la vida meditativa y un servicio concentrado, despertará exitosamente todo el sistema y pondrá al hombre inferior bajo la influencia y el control del hombre espiritual; además despertará los centros de fuerza en el cuerpo etérico y estimulará, para entrar en actividad, esa misteriosa corriente de energía que duerme en la base de la columna vertebral. Cuando este proceso sea llevado adelante con cuidado y con la debida protección y dirección y cuando el proceso se extienda durante un largo lapso, se aminorará el peligro 5? el despertar tendrá lugar en forma normal y de acuerdo a la ley del ser.

…Nunca insistiré demasiado a los aspirantes de todas las escuelas ocultis­tas que para este período de transición se recomienda la yoga de la intención enfocada, del propósito dirigido, de la constante práctica de la Presencia de Dios y de la meditación regular ordenada, practicada sistemática y constan­temente durante años de esfuerzo.

Cuando esto se efectúa con desapego y va acompañado por una vida de servicio amoroso, el despertar de los centros y la elevación del adormecido fuego kundalínico tendrá lugar sin peligro y con cordura, y todo el sistema será llevado a le. requerida etapa de vivencia. No puedo evitar de precaver suficientemente a los estudiantes contra la práctica de los intensos procesos de meditación durante horas, o contra las prácticas que tienen por objetivo la elevación de los fuegos del cuerpo, el despertar de un centro determinado y el movimiento del fuego serpentino. El estímulo mundial general es tan grande en este momento y el aspirante común es tan sensible y sutilmente organizado, que la excesiva medi­tación, la dieta fanática, el cercenamiento de las horas de sueño o el indebido interés en la experiencia síquica y su énfasis, romperá el equilibrio mental y producirá a menudo un daño irreparable. (13-21/2).

VISUALIZACIÓN

1. El poder de visualización es el secreto de toda verdadera práctica de la meditación en las primeras etapas, siendo lo primero que debe dominarse. Los discípulos tendrán que poner énfasis sobre este proceso, porque residirá eventualmente en él la capacidad de utilizar el poder creador de la imagina­ción, más la energía mental, como medio para impulsar los fines de la Jerarquía y desarrollar el Plan divino. Todos los nuevos procesos en la técnica de la meditación (cuya responsabilidad podemos atribuir a la nueva era) deberían incluir e incluirán, como primer paso, la visualización, y ello por las siguientes razones:

i.          La visualización es el paso inicial para demostrar la ley oculta de que “la energía sigue el pensamiento”…

ii.          La facultad de visualizar es el aspecto constructor de formas de la imaginación creadora… Este proceso de dirigir la energía puede llegar a convertirse en hábito espiritual, silos discípulos empiezan a practicarlo lenta y gradualmente…

iii.         El poder de visualizar correctamente, es uno de los métodos para descubrir la verdad o falsedad…

Este proceso de visualización y el empleo de la imaginación, constituyen los dos primeros pasos en la actividad de construir formas mentales. Con estas formas autocreadas, conteniendo ideas espirituales y propósito divino, traba­jan los Maestros y adquiere forma el propósito jerárquico. Por lo tanto, es esencial, mis discípulos, que comiencen a trabajar deliberada y lentamente de esta manera y a aplicar la información que antecede, en forma constructiva y creadora. La necesidad de la época es cada vez más grande y es necesario el máximo trabajo y propósito. (5-85/8).

2. Visualice ante sí una rueda de fuego con siete rayos; véala justamente cerca de sus ojos. Luego por un acto de la imaginación creadora, véase en el centro del eje de la rueda, considerándose como si fuera ese eje. Desde esa posición central envíe siete corrientes de amor viviente, irradiándolas sobre el mundo. Al hacer esto sirve, y al mismo tiempo está totalmente protegido.

Este ejercicio puede ser instantáneo y eficaz, genera fuerza protectora y al mismo tiempo lo convierte en un centro viviente de luz y amor. (5-155/6).

REALIZACIONES OBTENIDAS POR LA MEDITACIÓN

1. Si el estudiante proporciona las correctas condiciones, si se sujeta a las reglas requeridas, si procura lograr la regularidad, la calma y esa concentra­ción interna que constituye el misterio de los Lugares Elevados, llegará, en ciertas ocasiones y con mucha frecuencia, a obtener definidas realizaciones, consistentes en el reconocimiento externo de resultados internos, y serán para él la garantía de que se halla en el correcto sendero. Pero he de indicar una vez más que tales resultados sólo se alcanzan después de prolongada práctica, dura lucha, constante disciplina del triple hombre inferior y servicio consa­grado al mundo. (2-207).

2. quiero indicar que la tarea del discípulo consiste siempre en evocar respuesta, y que el momento de la respuesta depende de su celo en el trabajo, de su consagración al servicio y de sus deudas kármicas. Cuando merezca cierta respuesta se manifestará en sus estrellas, y nada podrá entorpecerla o demorarla. Tampoco nada puede realmente apresurarla; por lo tanto, el discípulo no necesita perder el tiempo en lamentaciones por falta de respues­ta. Su parte consiste en obedecer las reglas, ajustarse a las fórmulas estable­cidas, reflexionar, adherirse inteligentemente a las instrucciones prescritas y trabaja definida y vehementemente parra prestar servicio a sus semejantes.

Cuando haya hecho todo esto, cuando haya acumulado el necesario material vibratorio en los tres cuerpos inferiores, cuando los haya alineado con el cuerpo egoico (aunque no sea más que por un breve minuto), quizás repentinamente pueda ver, oír y sentir una vibración, y entonces por siempre podrá decir que la fe está fusionada con la visión y la aspiración se ha convertido en reconocimiento. (2-216).

3. La meditación a menudo es considerada el medio para establecer contacto con el alma. Sin embargo, la gente olvida que este contacto se produce con frecuencia por una actitud reflexiva interna de la mente, por una vida dedicada al servicio y al altruismo y por una determinación de disciplinar la naturaleza inferior, para que llegue a ser un verdadero canal para el alma. Cuando estos tres métodos de desarrollo son plenamente expresados y se convierten en tendencia de la vida o en hábitos permanentes, entonces la meditación puede ser llevada a otro nivel de utilidad y a servir como técnica para el desarrollo de la intuición y la solución de los problemas grupales. (5-326).

4. El discípulo y el iniciado están aprendiendo la técnica (a través de la meditación) por la cual la Mente de Dios, la Mente Universal, o el proceso reflexivo del Logos planetario, puede ser captada y plasmada. Para la mayo­ría, en la actualidad, el conocimiento del pensamiento divino (tal como lo registran los discípulos, al actuar en el Plan emergente y al otorgar vivencia al propósito de la vida) se obtiene por intermedio del ashrama. El Maestro imparte la naturaleza del plan o propósito – de acuerdo a la categoría del iniciado – y el iniciado lo acepta de acuerdo a la Ley de la Libre Obediencia Oculta. Pero el discípulo o el iniciado, no debe siempre esperar que el pensamiento divino le sea transmitido por quienes son más evolucionados que él. Debe aprender a establecer sus propios contactos y a extraer para él de la “nube”. Debe penetrar – sin ayuda – en los procesos mentales de Sanat Kumara (mediante la telepatía e impresionabilidad espiritual permitida) (6-142).

5. Deberían considerar la meditación ahora como un proceso de penetra­ción, efectuada como acto de servicio, con la intención de llevar iluminación a los demás. (6-276).

6. El futuro encierra para cada uno y para todo aquel que lucha debida­mente, sirve abnegadamente y medita por el método ocultista, la promesa de que conocerán a Quienes tienen pleno conocimiento de aquel que lucha. En esto reside la esperanza del que estudia la meditación. A medida que lucha, fracasa, persevera y laboriosamente repite día tras día, la ardua tarea de concentración y control de la mente, en el aspecto interno están Quienes lo conocen y, con vehemente simpatía, observan el progreso que realiza. (2-190/1).

(f) MEDITACION Y SERVICIO

El hombre debe tener en cuenta el particular grupo de servidores, al cual pueda estar afiliado. Todo individuo que esté preparado para practicar la meditación cultista debe haber demostrado, primeramente, durante muchas vidas, su inteligente disposición a servir y trabajar entre los hijos de los hombres. El servicio altruista constituye la roca fundamental de la vida del ocultista; cuando ello no existe, acecha el peligro, y la meditación ocultista constituye una amenaza. De allí que el individuo debe ser un trabajador activo, en algún sector del campo mundial, y análogamente, desempeñar su parte en los planos internos. En tales condiciones el Instructor deberá tener en cuenta varias cosas:

i.          El trabajo grupal se está realizando y su preparación para servir mejor en ese grupo.

ii.          El tipo de trabajo que realiza, y la relación en este trabajo con sus asociados – factor oculto muy importante – serán cuidadosamente valorados antes de asignar una meditación, y ciertas fórmulas de meditación (quizás preferidas por él) no serán dadas pues no son apropiadas al trabajo que realiza, porque tienden a desarrollar ciertas cualidades que pueden entorpecer al servidor en su trabajo. Se darán meditaciones que aumenten la capacidad para servir. Después de todo, el propósito mayor siempre incluye al menor. (2-47/8).