Mántram de Fuego

por Grupo de Servicio el 1 de Febrero de 2010


Busco el Camino; ansío saber. Veo visiones, y fugaces impresiones profundas. Detrás del portal, al otro lado, está lo que llamo hogar, porque el círculo casi ha sido hollado en su totalidad y el fin se aproxima al principio.

Busco el Camino. Mis pies han hollado todos los caminos. El Camino de Fuego me llama con irresistible atracción. Nada en mí busca el camino de la paz; nada en mí ansía la tierra.

Que el fuego ruja; que las llamas devoren; que se queme toda la escoria; que se me permita trasponer ese Portal, y hollar el Camino del Fuego.

A. Bailey: La Luz del Alma, Libro II, af. 43