A 65 años de la victoria sobre el nazismo

por Grupo de Servicio el 10 de Mayo de 2010

http://wscdn.bbc.co.uk/worldservice/assets/images/2010/05/09/100509074642_sp_vday_americans226ap.jpg http://wscdn.bbc.co.uk/worldservice/assets/images/2010/05/09/100509074645_sp_vday_ingleses226ap.jpg

Tropas norteamericanas y rusas marchan por la Plaza Roja de Moscú
para conmemorar el 65 aniversario de la victoria sobre el nazismo.

Una reciente nota editorial de la BBC relata la celebración llevada a cabo en Moscú, por representantes de los países aliados, para conmemorar el 65 aniversario de la victoria sobre el nazismo.

¿Qué relevancia tiene para la comunidad espiritual hispanoamericana del siglo XXI la conmemoración de dicha fecha? Un poco de historia, desde el punto de vista de la Jerarquía, nos permitirá responder a tal pregunta.

El Maestro Tibetano describe en su primer libro en colaboración con Alice A. Bailey [Iniciación humana y solar, 1922], un gran acontecimiento que la Jerarquía Espiritual del planeta tuvo que enfrentar durante los días atlantes. En tal momento, los miembros avanzados de la Jerarquía tuvieron que realizar “La Gran Decisión” y algunos fueron asignados a realizar nuevo trabajo en otras áreas de nuestro Sistema Solar. Lo cual permitió ciertos movimientos ascendentes en la Jerarquía, y abrió la posibilidad de que unidades del reino humano pudieran ingresar a la misma, por lo cual, se tomaron ciertas medidas en lo relativo al cuarto y tercer reinos –la humanidad y el reino animal–:

1) Se cerraron temporalmente las puertas del reino humano al reino animal, dejándose suspendido hasta un nuevo ciclo el proceso de invidivualización que permite a una mónada animal alcanzar el estado humano. 2) Se abrió la puerta del quinto reino, el de las almas liberadas, a la humanidad avanzada, a través del proceso de Iniciación. 3) Se puso el énfasis en la dicotomía espíritu-materia, para que el hombre mediante el equilibrio de los pares de opuestos, pudiera ir más allá del reino humano hasta el reino espiritual.

La Jerarquía aprovechaba así la facultad discriminadora de la mente, apostando a que fuera ésta, la que permitiera al hombre salir de la obscuridad hacia la Luz, discernir entre lo irreal y lo Real, y ser elevado de la muerte a la Inmortalidad.

IHS

“Esta decisión –en palabras del Maestro Tibetano– condujo a la gran lucha, característica de la civilización atlante, que culminó con la destrucción, el diluvio al que se refieren todas las Escrituras del mundo. Las fuerzas de la luz y las fuerzas de la oscuridad se enfrentaron, y esto se hizo para ayudar a la humanidad. La lucha persiste aún, y la pasada Guerra Mundial [N. B. La Primera Guerra Mundial (1914-1918)] fue un recrudecimiento de ella. En cada bando había dos grupos: los que luchaban por un determinado ideal, tal como ellos lo veían y creían que era lo más elevado, y aquellos que lo hacían por obtener ventajas materiales y egoístas. En la lucha entre los influyentes idealistas o materialistas, muchos fueron arrastrados y lucharon ciega e ignorantemente y, en consecuencia, fueron abatidos por el desastre y el karma racial.” [AAB: IHS, 42]

Este conflicto ideológico expresado en el plano de las emociones es lo que ha coloreado la vida de la humanidad desde la época atlante hasta nuestros días, y, desde entonces, ha constituido la principal limitación de la humanidad –tanto desde el ángulo individual como nacional– al trabajo de la Jerarquía de fomentar el desarrollo de la conciencia.

El Tibetano, siguiendo al Bhagavad Gita, llama ha esta prueba de ir más allá de los pares de opuestos, el kurukshetra o campo de batalla, que debe librarse a varios niveles tanto en lo personal como en lo colectivo, para que el hombre individual o la humanidad como un todo puedan ir más allá del estado estrictamente humano elevándose hasta el reino espiritual.

En el último tomo de un Tratado sobre los Siete Rayos [RI, 1960] el Tibetano describe al reino de las emociones y a la suceptibilidad a las reacciones emocionales, como las principales limitantes del género humano. Y explica como los demagogos han utilizado la fuerza distorcionada del sexto Rayo –que en su vertiente psíquica se expresa como idealismo y devoción– para ejercer total dominio sobre la opinión pública, a través de las emociones y el egoísmo. Y nos indica que “a medida que la raza progresa hacia una expresión mental, esta influencia distorsionante será cada vez menos importante y una vez que las masas (compuestas de millones de los así llamados ‘hombres de la calle’) comiencen definidamente a pensar, el poder del acercamiento demagógico habrá desaparecido. La lucha principal en el mundo actual es la de la libertad del ciudadano común para pensar por sí mismo y llegar así a sus propias decisiones y conclusiones. Aquí se encuentra la principal disputa entre la Gran Logia Blanca y la Logia Negra.” [AAB: RI: 556]

La Jerarquía considera a la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) como “la fase final de la Primera Gran Guerra (1914-1918)” y la culminación del conflicto soterrado, desde la época atlante, entre las fuerzas de la Luz y las de la obscuridad; y nos indica que el conflicto “no fue de hecho kármicamente necesario y se habría evitado la guerra en el plano físico si se hubieran alcanzado ciertas realizaciones” por parte de la humanidad. [FB: AI, 224.]

Sin embargo, tal como VBA nos explica, el conflicto no sólo afectó al cuarto reino, sino que todos los reinos inferiores se vieron afectados, pues no se trataba de un conflicto tan sólo a nivel planetario, sino de un conflicto que involucraba al Mal Cósmico:

“Como consecuencia del proceso bélico y una vez avizorada la alternativa que se le presentaba a la humanidad de enfrentarse consigo misma y de poder reproducir en conciencia lo que significaba desde el ángulo oculto esta tremenda lucha fraticida, que revolvió –como decía el Maestro– toda la Tierra, todos los reinos fueron involucrados: el reino mineral facilitó el acero, el hierro, el cobre, y todo cuanto fue necesario para fabricar los artificios bélicos; y sabemos como fue destruido el reino vegetal, las bombas cercenaron hectáreas y más hectáreas de árboles, lo cual produjo un gran desnivel ecológico en la vida del planeta; y ni que decir de las muertes de animales y de los bombardeos que terminaron con tantas vidas.

No se podía decir a la humanidad que se trataba de una crisis que sufría internamente el propio Logos Planetario a través de Sanat Kumara, lo único que se advirtió a los discípulos es que debían estar convenientemente preparados, para que el odio no llegara a infiltrarse en sus corazones, porque como bien sabe el esoterista, por segunda vez en la historia del planeta, hubo un contacto con las fuerzas del Mal Cósmico. Aquellos que invocaron dicho Mal fueron siete representantes magos negros que vivían en Alemania –técnicamente conocidos como el Grupo o la Sociedad Thule– que fueron grandes iniciados procedentes de la Atlántida; así que tuvieron un poder de reacción tremendo.” [VBA: Visión Ashrámica de la 2ª Guerra Mundial]

Este poder de reacción emocional es el poder demagógico al que el Tibetano se refería anteriormente.

Fue un triunfo para la humanidad haber detenido ese Gran Mal apoyada, como en todo momento estuvo, por la Jerarquía y la misma Shamballa que tuvo la necesidad de invocar al Bien Cósmico para tal efecto. Para la invocación de tal Poder, también se involucró a la doliente humanidad, pues fue necesaria la intención unificada de los tres Centros: Shamballa, la Jerarquía y la Humanidad para que la invocación fuera efectiva. Así, a los aspirantes y discípulos mundiales se les facilitaron poderosas herramientas invocativas, para alinear su intención con la de las Centros Mayores.

En 1935, cuando la Jerarquía ya libraba el conflicto con las fuerzas del mal, en el plano sutil, brindó a la humanidad la primera estrofa de la Gran Invocación, para que fuera utilizada con firme intención, sentido esotérico y polarización mental, para así lograr evitar la guerra en el plano físico:

http://www.lucis.org/img_pop_up/loto_lucis.gif

“Que las Fuerzas de la Luz iluminen a la humanidad.

Que el Espíritu de Paz se difunda por el mundo.

Que el espíritu de colaboración una a los hombres de buena voluntad, dondequiera que estén.

Que el olvido de agravios, por parte de todos los hombres, sea la tónica de esta época.

Que el poder acompañe los esfuerzos de los Grandes Seres.

Que así sea, y cumplamos nuestra parte.”

[LGI, 1era estrofa, 1935]

Sin embargo, los discípulos y aspirantes espirituales, representantes de la doliente humanidad, no pudieron sostener el esfuerzo en el nivel mental, y se vieron atrapados en sentimientos de miedo y egoísmo, pidiendo por ellos mismos, sus familias o países, pero no con verdadero sentido esotérico e intención unificada.

Más adelante, cuando el conflicto ya había alcanzado el plano físico, y como consecuencia del Concilio de la Cámara de Shamballa celebrado extraordinariamente en 1939, según la narración anterior de VBA, se otorgó a la humanidad la segunda estrofa de la Gran Invocación con la intención de que fuera posible a las Fuerzas del Bien Cósmico, actuar a través de los tres Centros alineados, para así destruir el Imperio del Mal:

http://www.lucis.org/img_pop_up/loto_lucis.gif

“Que surjan los Señores de la Liberación.

Que traigan ayuda a los hijos de los hombres.

Que aparezca el Jinete del Lugar secreto,

y con Su venida, salve.

Ven, oh Todopoderoso.

Que las almas de los hombres despierten a la Luz.

Que permanezcan con intención masiva.

Que el Señor pronuncie el fíat:

¡Ha llegado a su fin el dolor!

Ven, oh Todopoderoso.

Ha llegado, para la Fuerza Salvadora, la hora de servir.

Que se difunda por el mundo, oh Todopoderoso.

Que la Luz, el Amor, el Poder y la Muerte,

Cumplan el propósito de Aquel Que Viene.

La Voluntad de salvar está presente.

El Amor para llevar a cabo la tarea, está ampliamente difundido.

La Ayuda activa de quienes conocen la verdad también está presente.

Ven, oh Todopoderoso, y fusiona a los tres.

Construye una muralla protectora.

El imperio del mal debe terminar ahora.”

[LGI, 2da estrofa, 1940]

En esta ocasión el esfuerzo combinado de Shamballa, la Jerarquía y la Humanidad tuvo éxito y el Mal se pudo parar, pero no destruir efectivamente, pues era la humanidad la que debía cerrar de una vez y para siempre, en lo que concierne al presente ciclo de la historia de nuestro planeta, la puerta al Mal Cósmico; por ello, y en virtud del avance demostrado por la humanidad una –que ahora era capaz de invocar directamente la Fuerza del Bien, directamente desde Shamballa– el Cristo mismo otorgó a la humanidad, la tercera estrofa de la Gran Invocación, con la finalidad de que pudiera ser sellada la puerta donde se halla el Mal:

http://www.lucis.org/img_pop_up/loto_lucis.gif

“Desde el punto de Luz en la Mente de Dios
Que afluya luz a las mentes humanas
Que la Luz descienda a la Tierra.

Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios
Que afluya amor a los corazones humanos
Que Cristo retorne a la Tierra.

Desde el centro donde la Voluntad de Dios es conocida
Que el propósito guíe a las pequeñas voluntades humanas
El propósito que los Maestros conocen y sirven.

Desde el centro que llamamos la raza humana
Que se realice el Plan de Amor y de Luz
Y selle la puerta donde se halla el mal.

Que la Luz, el Amor y el Poder
restablezcan el Plan en la Tierra.

OM OM OM”

[LGI, 3ra estrofa, 1945]

Hoy a 65 años de terminado el conflicto debemos preguntarnos si, como aspirantes y discípulos espirituales, hemos sido capaces de sellar la puerta donde se halla el Mal, en cada uno de nosotros, nuestras comunidades y naciones, o, si por el contrario, el Mal que pudo ser frenado hace 65 años ha continuado su lucha de frenar la evolución de la conciencia humana hacia el reino espiritual.

En la introducción a un excelente tratado sobre el Tercer Reich, de reciente aparición, se escribe:

http://bks9.books.google.com.mx/books?id=IrABAAAACAAJ&printsec=frontcover&img=1&zoom=5&sig=ACfU3U02rhpHDFKkl11MlqlUboJPFMDlfA

“El presente estudio trata de lo que sucedió cuando sectores de las élites y las masas de gente normal y corriente decidieron renunciar en Alemania a sus facultades críticas individuales en favor de una política basada en la fe, la esperanza, el odio y una autoestima sentimental colectiva de su propia raza y nación. […] Se aborda en él el colapso moral progresivo y casi total de una sociedad industrial avanzada del corazón de Europa, muchos de cuyos ciudadanos abandonaron la carga de pensar por sí mismos, en favor del […] ritmo de tamtam de un tribalismo de nuestro tiempo. Depositaron su fe en malvados que prometían un gran salto hacia un futuro heroico, con soluciones violentas a los problemas locales y generales de la sociedad moderna de Alemania. […]

Un ‘arreglo rápido’ de los múltiples problemas de Alemania desembocó al final en la muerte de unos 50 millones de personas en un conflicto de cuya herencia Europa ha tardado medio siglo en recuperarse, pues el proceso de curación y de reconciliación ha sido largo. Una de las múltiples ironías de esta historia es que la Segunda Guerra Mundial prestó legitimidad política y moral nueva, pero espuria, a una tiranía soviética no menos implacable y sanguinaria. […]

No es en modo alguno la primera vez que se estudia el nazismo como una forma de religión política o de totalitarismo […], ya se han enfocado los movimientos políticos como pseudorreligiones o religiones sustitutas, con liturgias eclécticas, teologías sucedáneas, vicios y virtudes […], como manifestaciones de la creencia de que la Providencia había santificado un orden social específico sólo a través del cual reinaría la felicidad del mundo. El que se opusiese a esa creencia no sólo cometía un error sino que formaba parte de una conspiración demoníaca […] Las religiones cívicas, centradas en la nación y el Estado, o en ciertos valores, fueron frecuentes a lo largo […] del siglo XIX, [donde existieron naciones, tanto democráticas como totalitarias] que a menudo se vieron a sí mismas como el Israel de nuestros días.” [De la “Introducción” a Burleigh, M: El Tercer Reich, 2007]

El Maestro Tibetano había resaltado las mismas ideas ya en 1945 cuando escribía:

TS7R V: RI

“Es una batalla en la cual la humanidad misma es el factor decisivo, razón por la cual la Logia Negra está actuando por intermedio del grupo que controla el destino de Rusia y también por intermedio del movimiento sionista. Los líderes de la Unión Soviética trabajan inteligente y poderosamente contra la libertad humana y, particularmente, contra la libertad del pensamiento. El comunismo en sí no tiene tal objetivo; la política totalitaria de los gobernantes nacionales es desastrosa, además de su ambición y odio por la verdadera libertad. El sionismo representa hoy la agresión y el empleo de la fuerza, siendo la nota clave el otorgamiento de permisos para arrebatar cuanto quieran, sin tener en cuenta los demás pueblos o sus derechos inalienables. Estos puntos de vista se oponen a la posición adoptada por los líderes espirituales de la humanidad y, por lo tanto, los líderes del movimiento sionista y el grupo que dirige y controla la política rusa, van contra la política de la Jerarquía espiritual y del perdurable bien del género humano.

La libertad del espíritu humano, la libertad de pensar, gobernar, adorar a Dios como lo dicta el innato, instintivo y humano deseo, bajo la influencia del proceso evolutivo, la libertad de decidir sobre la forma de gobierno y religión requeridas, son justas prerrogativas del género humano. Cualquier grupo de hombres o forma de gobierno que no reconozca este derecho innato, va en contra del principio que rige a la Gran Logia Blanca. La amenaza a la libertad del mundo reside en la conocida política de los gobernantes de la Unión Soviética y en las dudosas y falsas maquinaciones de los sionistas. En ninguno de estos dos grupos hay una verdadera potencia espiritual, y ambos están condenados al fracaso, aunque tengan éxito desde el aspecto de la adquisición material; desde el ángulo espiritual están condenados. Los conductores de la empresa rusa contra la libertad del individuo también lo están, porque inherentemente el hombre es libre y fundamentalmente divino, y se asegura (desde una visión de largo alcance) que las masas humanas en Rusia y sus ‘estados satélites’, con inclinaciones comunistas, inevitablemente reaccionarán en forma divina y potente. La verdadera plataforma comunista es sana; es la fraternidad en acción, y no va –en su plataforma original– contra el espíritu de Cristo. El comunismo intelectual y oficial impuesto por un grupo de hombres ambiciosos y a veces malos, no es sano; tampoco se adhiere a la verdadera plataforma comunista, sino que está basado en ambiciones personales, amor al poder e interpretación de los escritos de Lenin y Marx, que también son egoístas y contrarias a lo que han querido significar ambos hombres, así como los teólogos de la Iglesia interpretan las palabras de Cristo en forma tal que no tiene relación con Su intención original. Los gobernantes de Rusia no trabajan verdaderamente para el bien del pueblo, como no lo hace el sionismo académico, ni llevan a cabo sus proyectos por razones humanitarias. Pero el triunfo final está en manos del pueblo, porque el corazón del pueblo en todas las naciones es básicamente sano, fundamentalmente bueno e inclinado hacia Dios. Esto lo olvidan los gobernantes del régimen comunista.

Los conductores del movimiento agresivo sionista constituyen un verdadero peligro para la paz mundial y el desarrollo humano, y sus actividades han sido apoyadas por la política de conveniencia de los Estados Unidos de América y, en menor grado, por Gran Bretaña, debido a la influencia de los Estados Unidos. Los sionistas han desafiado a las Naciones Unidas rebajando su prestigio, y han hecho que su posición sea tanto negativa como negligente para el mundo. Los sionistas han perpetrado el mayor acto agresivo desde la fundación de las Naciones Unidas y han sido bastante hábiles para obtener el apoyo de las Naciones Unidas, trasformando la ‘recomendación’ original de las Naciones Unidas en una orden. La ley de la fuerza, de la agresión y de la conquista territorial por la fuerza de las armas está demostrada hoy por los sionistas en Palestina, así como también por el poder del dinero para comprar gobiernos. Estas actividades van en contra de todos los planes de la Jerarquía espiritual y marcan un punto de triunfo de las fuerzas del mal. Pongo el énfasis sobre las actividades de estos dos países, pues por medio de los conductores de estos grupos de hombres agresivos, las fuerzas del mal –temporariamente detenidas por la derrota del maligno grupo que Hitler reunió a su alrededor– han vuelto a organizar su ataque sobre el desarrollo espiritual de la humanidad.

El mundo de hoy está todavía dividido en personas de mala intención y de gran poder y sus víctimas, además de las reacciones negativas de las naciones restantes. Ninguna nación que pertenece a las Naciones Unidas ha tratado de desviar la oleada del mal, alineándose con otras naciones a favor de la libertad. Sólo hay grupos de hombres no iluminados que tratan de controlar los destinos nacionales. Existe todavía una reacción emocional hacia las situaciones, y la explotación emocional de individuos y naciones, por quienes no son emotivos, pero están mentalmente convencidos de que deben seguir ciertas líneas de actividad, conducentes a su propio bien individual, aunque –a la larga– no son buenas para los pueblos involucrados.

Por lo tanto, volvemos a los problemas del plano astral, al nivel emocional de conciencia …” [AAB: RI, 556-558]

Hoy día la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas ha dado paso a una Comunidad de Estados democrática, sin embargo, como herederos del totalitarismo comunista, con variedad de expresiones y matices propios, se encuentran Estados como la República Popular China, la Cuba castrista y la Venezuela chavista, entre otros, donde se continúa haciendo uso de la demagogia para fines egoístas. La clausura de la puerta donde se halla el mal, tendrá necesariamente que ver con la reorientación de tales naciones a un modo democrático de gobierno, si bien, influido bajo el espíritu socialista –como lo son hoy día numerosos países, entre ellos, España y la misma Gran Bretaña– que para la Jerarquía es un sistema político cuya naturaleza es luminosa en sí misma. Como lo son también desde el punto de vista Jerárquico, el capitalismo y el comunismo, pues los tres –incluyendo al socialismo– son tres experimentos Jerárquicos hacia la síntesis. Pero El Tibetano indica que:

TS7R V: RI

“La zona actual de dificultad –como bien saben– es el Medio Oriente y Palestina. Los judíos, por sus actividades ilegales y terroristas, han sentado bases de grandes dificultades para quienes tratan de promover la paz mundial. Como lo señaló un miembro judío de mi Ashrama (y lo felicito por su visión egoica), los judíos han abierto parcialmente la puerta a las Fuerzas del Mal que actuaron originalmente por intermedio de Hitler y sus secuaces. No han logrado ‘sellar’ exitosamente esa puerta y sería inteligente que lo descubrieran a tiempo. Estas Fuerzas del Mal actúan por intermedio de un triángulo maligno, un vórtice se encuentra en el Movimiento Sionista, en los Estados Unidos, otro en Europa Central y el tercero en Palestina, que ya no es la Tierra Santa ni debería ser considerada así.

Quisiera que tuvieran en cuenta esto mientras investigan el cuadro mundial, el cual está tomando forma y merece ser reconocido. Involucra a los judíos (que no son una nación sino un grupo religioso), al Medio Oriente y a Rusia. En los mapas que figuran en los Archivos de la Jerarquía Espiritual, toda la zona del Medio Oriente y Europa –que incluye a Grecia, Yugoslavia, Turquía, Palestina, los Estados Arabes, Egipto y Rusia– está bajo una densa e influyente nube. ¿El correcto pensar y la planificación de […] las naciones aliadas, podrán disipar esa nube, o se precipitará desastrosamente sobre el mundo? ¿Constituirá una tarea demasiado ardua para ser manejada correctamente por el inexperto discípulo que es la Humanidad?” [AAB: RI, 355]

Interesantes preguntas que debiéramos hacernos hoy día, con sus respectivos ajustes, pues continúan siendo tan válidas como hace 65 años.

Es por ello que al conflicto del Medio Oriente se le ha llamado el Plexo Solar de la humanidad, es decir, la expresión arquetípica de las energías emocionales, frecuentemente egoístas y autocentradas, que debieran ser transmutadas en auténtico amor, esto es, una visión universal e incluyente.

Este es nuestro Kurukshetra Mundial, ¿cómo discípulos y aspirantes espirituales estamos listos para movernos más allá del espejismo y la ilusión, de nuestras emociones y condicionamientos culturales, y podemos avanzar como grupo, firmemente en la Luz, para, con intención unificada, lograr sellar la puerta donde se halla el mal?

El tiempo es corto, la emergencia es grave, pero estamos todavía en posibilidad de transmutar nuestros errores del pasado en oportunidades para la emergencia de una verdadera conciencia internacional, que suplante nuestra limitada visión personal de las cosas.

Debemos alcanzar colectivamente el dominio de nuestro yo inferior para el beneficio del Alma-Una. Sólo así permaneceremos libres de nuestra propia humanidad tendiente al egoísmo, al miedo y al beneficio personal, en detrimento de aquellos que nos son ajenos.

Aprendamos a utilizar nuestra mente iluminada por el influjo del Alma, que siempre piensa en términos del Uno, para contribuir a la creación de una opinión pública, educada, iluminada y esclarecida, capaz de lidiar con los problemas colectivos de la Humanidad.

“Los hijos de los hombres son uno y yo soy uno con ellos.
Trato de amar y no de odiar;
trato de servir y no de exigir servicio;
trato de curar y no de herir.

Que el dolor traiga la debida recompensa de luz y amor.
Que el alma controle la forma externa,
la vida y todos los acontecimientos,
y traiga a la luz el Amor
que subyace en todo cuanto ocurre en esta época.

Que venga la visión y la percepción interna.
Que el porvenir quede revelado.
Que la unión interna sea demostrada.
Que cesen todas las divisiones externas.
Que prevalezca el Amor.
Que todos los hombre amen.

Que así sea.”