Los Misterios Masónicos y los Tres Festivales Espirituales Mayores

por Luis A. Hernández R. el 8 de Abril de 2009

Faro

[LAHR:] ¿Se han dado cuenta cuanto simbolismo masónico utilizan AAB y DK en sus libros? En todos los Libros Azules hay referencias directas o veladas a los Misterios Masónicos. Quizás debiéramos preguntarnos por qué si el mismo Tibetano e incluso VBA nos han hablado de la crisis masónica.

[RI, 276:] Las Iglesias y la Masonería se hallan en el banquillo de los acusados, ante la mente crítica de la humanidad, y el mensaje ha surgido de la mente masiva, como que ambas han fracasado en sus tareas divinamente asignadas. Se comprende en todas partes que la nueva vida debe afluir y que grandes cambios deben efectuarse en el conocimiento y el entrenamiento de quienes trabajan a través de estos dos medios de difusión de la verdad. Dichos cambios no han sido aún realizados, pues es necesario una nueva visión y un nuevo acercamiento a la experiencia de la vida, y sólo la generación venidera es capaz de proporcionarlo; sólo ella podrá realizar las alteraciones y revitalización necesarias, y eso puede ser hecho y se hará.

[VBA:] Dentro de las escuelas esotéricas del mundo, ¿cuántas hay que estén realmente enlazadas con algún Ashrama de la Jerarquía, donde existen realmente discípulos preparados para dar a conocer la ley y el orden que rigen el Universo?, ¿conocemos algunas de estas Escuelas? ¿Ha cumplido por ejemplo, la Orden Rosacruz, la Masonería o cualquier Orden más o menos secreta, el dictado de las estrellas en el corazón? Si hubiesen cumplido las leyes tal como fueron escritas por el propio Logos al principio del Universo, no habría dificultades en el mundo.

Es claro que DK rechaza toda ortodoxia anquilosada, ya sea esta cristiana, judía, masónica o de cualquier otro tipo, pero así mismo acepta la realidad Mistérica de estas Tradiciones. Es por ello que dedicó parte de su valioso tiempo en brindar instrucciones particulares a un grupo de masones iluminados para restaurar la Masonería hacia lo que considera será el antecedente de la Nueva Religión Mundial y la Exteriorización de los Misterios.

[RC, 107-108:] Estos antiguos Misterios fueron originalmente dados a la humanidad por la Jerarquía y contienen la clave del proceso evolutivo, oculto en los números, rituales, palabras y símbolos, que velan el enigma del destino y origen del hombre, presentándole, por medio del rito y del ritual, el largo sendero que deben hollar para retornar a la luz, proporcionando además (cuando se los interpreta y representa correctamente) la enseñanza que la humanidad necesita para poder pasar de la oscuridad a la Luz, de lo irreal a lo Real y de la muerte a la Inmortalidad. […]

Tales son los Misterios que restablecerá el Cristo cuando reaparezca, revivificando en forma nueva a las iglesias y restaurando el Misterio oculto que ellas han perdido hace mucho tiempo, debido a su materialismo. La Masonería también, ha perdido la verdadera vivencia que poseía en un tiempo pero, tanto en sus formas como en su ritual, la verdad ha sido conservada y podrá ser recuperada, y esto lo hará el Cristo. Además hará revivir dichos Misterios de varias maneras; no todos acudirán a la Iglesia o a la Masonería para revitalizar su vida espiritual. Los verdaderos Misterios se revelarán a sí mismos por medio de la ciencia, y el Cristo proporcionará el incentivo para su búsqueda.

VBA también reconoce el valor de la auténtica Masonería a pesar de ser crítico con su forma institucionalizada:

[VBA:] En el Aula de los Conocedores el trabajo es más intenso, hay una perspectiva de conocimiento mucho mas dilatada. El discípulo que allí recibe entrenamiento espiritual empieza por primera vez a controlar a los devas del cuerpo físico y a los devas del cuerpo astral. […] Llega el momento que dentro del Aula del Conocimiento adquiere una posición muy similar a la que en masonería clásica es el grado 33, que es la 3ª Iniciación Jerárquica, y entonces, empieza a distinguir perfectamente al elemental constructor de su cuerpo mental. Ya tiene en su poder el morador del cuerpo físico, el morador del cuerpo astral y el morador del cuerpo mental, y él es el Señor de los tres cuerpos, entonces, pasa a ocupar una misión muy definida dentro del Ashrama dentro del cual se halla ubicado, pues hay que comprender que todo este entrenamiento se está impartiendo en los Ashramas de la Jerarquía.

Así que ¿por qué traer este tema a nuestra atención justamente ahora momentos antes del Plenilunio de Aries? La respuesta es porque el Tibetano considera que los Tres Festivales Mayores serán las Fiestas principales de la futura Religión, misma que incluirá también a los Misterios Masónicos restaurados.

DK nos ha dado la clave de los Tres Festivales Mayores (Aries/Pascua, Tauro/Wesak, Géminis/Pentecostés) en términos de Restauración, Iluminación y Reconstrucción, y solicitado que como un solo grupo y una sola humanidad los llevemos a cabo:

[PH, 170-173] Permítasenos indicar las posibilidades de tal acontecimiento espiritual y profetizar la naturaleza de los futuros Festivales mundiales. Habrá tres Festivales que todos los hombres podrán celebrar fácil y normalmente cada año al unísono, acercamiento que los vinculará muy íntimamente. Estos Festivales se concentran en tres meses consecutivos y conducen, por lo tanto, a un prolongado esfuerzo espiritual anual que producirá su efecto durante todo el año. Dichos Festivales servirán para unir en estrechos vínculos espirituales a los creyentes orientales y occidentales, porque ellos expresan la divinidad manifestada a través del Centro donde la Voluntad de Dios es conocida, mediante la Jerarquía espiritual, la cual expresa también plenamente el amor de Dios a través de la humanidad, cuya tarea es llevar a cabo inteligentemente el Plan de Dios, con amor y buena voluntad hacia todos los hombres.

1. El Festival de Pascua. Es el Festival del Cristo resucitado y viviente, el Guía de la Jerarquía espiritual; el Inaugurador del Reino de Dios y la Expresión del Amor de Dios. En ese día se reconocerá universalmente a la Jerarquía espiritual que Él guía y dirige, se pondrá el énfasis sobre la relación del hombre con Ella y se registrará la naturaleza del Amor de Dios. Los hombres de todas partes invocarán ese amor y su poder para la resurrección y vivencia espiritual. Este Festival se determina anualmente de acuerdo con la primera Luna llena de Aries. La mirada y los pensamientos de los hombres estarán fijos sobre la vida, no sobre la muerte. El Viernes Santo ya no será un factor en la vida de las iglesias. La Pascua será el gran Festival de Occidente.

2. El Festival de Wesak o Vaisakha. Es el Festival del Buddha, el gran intermediario espiritual entre el Centro donde la Voluntad de Dios es conocida y la Jerarquía espiritual. El Buddha es la expresión de la Voluntad de Dios, la Personificación de la Luz y el que señala el propósito divino. Los hombres de todas partes evocarán sabiduría y comprensión y la afluencia de luz a la mente de los hombres de todo el mundo. Dicho Festival se determina por la Luna llena de Tauro. Es el gran Festival de Oriente, que ya empieza a conocerse en Occidente; millares de cristianos celebran hoy este Festival del Buddha.

3. El Festival de la Humanidad, o de la Buena Voluntad. Será el Festival del espíritu de la humanidad que aspira acercarse más a Dios, tratando de adaptarse a la voluntad divina, sobre la que el Buddha llamó la atención. Está dedicado a expresar la buena voluntad, el aspecto más inferior del amor, sobre el que el Cristo llamó la atención y fue Su expresión perfecta. Será preeminentemente un día en que se reconocerá la naturaleza divina del hombre y su poder para expresar buena voluntad y establecer correctas relaciones humanas -en virtud de su divinidad. Se dice que en este Festival el Cristo ha representado a la humanidad durante casi dos mil años y se ha mantenido ante la Jerarquía como el Hombre-Dios, el Guía de Su pueblo y “el Primogénito de una gran familia de hermanos”. Por lo tanto será un Festival de profunda invocación y demanda; expresará la aspiración fundamental hacia la fraternidad y la unidad humana y espiritual; representará el efecto producido en la conciencia humana, debido al trabajo del Buddha y del Cristo, y se celebrará en la Luna llena de Géminis.

Si en los primeros días de restauración e inauguración de la nueva civilización y del nuevo mundo, los hombres de todos los credos y religiones, de todos los cultos y grupos esotéricos, celebrarán simultáneamente estos tres grandes Festivales de Invocación con plena comprensión de su significado, e invocaran unidos a la Jerarquía espiritual y trataran de ponerse en contacto consciente con Su Guía, se producirla una afluencia general de luz y amor espirituales; si todos juntos decidieran con constancia y comprensión acercarse a Dios, ¿quién pondría en duda los maravillosos resultados que con el tiempo se obtendrían? No sólo se alcanzaría una unidad verdadera entre los hombres de todos los credos, se reconocería la hermandad como un hecho, se comprendería nuestra unicidad de origen, de meta y de vida, sino que lo que sería evocado cambiaría todos los aspectos del vivir humano, condicionando nuestra civilización, modificando nuestro modo de vivir y haciendo del mundo espiritual una realidad predominante en la conciencia humana.

Dios, en la persona del Cristo y de Su Jerarquía, se acercaría más a Su pueblo; Dios, por medio del Buddha, como Su instrumento, revelaría Su Luz eterna y evocaría nuestra colaboración inteligente; Dios, por medio de la Jerarquía espiritual y de ese Centro donde la Voluntad de Dios es conocida, llevaría a la humanidad a la etapa de resurrección y a una percepción espiritual que traería esa buena voluntad entre los hombres y paz en la tierra. La voluntad de Dios trascendente se cumpliría por medio de Dios inmanente en el hombre; se expresaría en amor, como respuesta al trabajo del Cristo, y sería presentada en forma inteligente en la tierra, porque las mentes de los hombres estarían iluminadas como resultado de su Invocación conjunta, de la unidad de su esfuerzo y de la unicidad de su comprensión.

Esto es lo que la humanidad espera; para todo esto deben trabajar las iglesias. Tales cualidades y características condicionarán la Nueva Religión Mundial.

Los principios de la Masonería podrían resumirse sucintamente como:

  1. La existencia de un Dios impersonal y trascendente que es el Creador de todo cuanto existe y que recibe el nombre del G.A.D.U.
  2. La realidad de la Fraternidad como verdad esencial que nos vincula a todos y cada uno con este Principio Universal del cual hemos emanado.
  3. El esfuerzo individual y grupal para iniciarnos bajo la supervisión y el cuidado del Venerable Maestro de la Logia (y sus Vigilantes) reflejos tan sólo del Gran Maestro y su Logia en lo Alto.
  4. El reconocimiento de que esta iniciación implica tres pasos consecutivos que nos conducen de la obscuridad a la
  5. Luz, de la ignorancia a la Sabiduría y de la muerte a la Inmortalidad.
  6. El testimonio de este Sendero de autoconocimiento y servicio grupal como la el Camino Regio o Sendero Iniciático que permite al hombre elevarse revelando así su esencial naturaleza divina.
  7. El reverente cuidado que todo masón debe tener para así preservar el Camino hacia la Unidad para todos sus hermanos.
  8. La necesidad de un esfuerzo consciente y conjunto para la restauración del Plan Divino y la consecución de la Magna Obra del Señor en la Tierra.

Así, la esencia de los Tres Festivales Mayores está dignamente representada en los Misterios Masónicos:

Aries/Pascua – Restauración – La Resurrección – La enseñanza del 3er Grado
Tauro/Wesak – Iluminación – La Gnosis – La enseñanza del 2do Grado
Géminis/Pascua – Reconstrucción – La Rectificación – La enseñanza del 1er Grado

Que como grupo podamos juntos permitir que la Mente Universal rija y precipitar desde lo alto la Vida Una Espiritual:

Oh Vida Oculta que vibras en cada átomo;

Oh Luz Oculta que brillas en cada criatura;

Oh Amor Oculto que todo lo abarcas en la Unidad;

Que cada ser que se sienta uno Contigo,

Sepa, que por lo tanto es uno con todos los demás.

A. Besant