Las Naciones Unidas tejiendo el hilo de luz entre Shamballa y la Humanidad

por Luis A. Hernández R. el 27 de febrero de 2009

Naciones Unidas

[CE, 197-198:] Durante la historia de los últimos dos mil años se han producido cuatro grandes acontecimientos simbólicos, los cuales secuencialmente han presentado (a quienes tienen ojos para ver, oídos para oír y mente para interpretar) el tema de la liberación -no simplemente el de la libertad.

1. La vida del Cristo. Él, por primera vez, presentó la idea del sacrificio del ente, consciente y deliberadamente ofrecido para servir a la totalidad. […] Cristo fue el Servidor ideal.

2. La firma de la Carta Magna. […] En él fue presentada la idea de la liberación de la autoridad, poniendo el énfasis sobre la libertad personal y los derechos del individuo. El crecimiento y desarrollo de esta idea básica, el concepto mental y la percepción formulada, pueden clasificarse en cuatro fases o capítulos:

a. La firma de la Carta Magna, acentuando la libertad personal.

b. La fundación de la República Francesa con su énfasis sobre la libertad humana.

c. La Declaración de la Independencia y la Carta de Derechos, que determinó la política nacional de Norte América.

d. La Carta del Atlántico y de las Cuatro Libertades, llevando toda la cuestión dentro del campo internacional y garantizando a los hombres y mujeres de todo el mundo la libertad y liberación para desarrollar la divina realidad en sí mismos.

El ideal se ha esclarecido gradualmente en tal forma, que hoy las masas de hombres de todas partes, conocen las cosas básicas esenciales para la felicidad.

3. La emancipación de los esclavos. La idea espiritual de la libertad humana, que llegó a ser un ideal reconocido, se convirtió en un imperativo deseo, teniendo lugar un gran acontecimiento simbólico –los esclavos fueron libertados–, que al igual que todas las cosas que hace el ser humano, es imperfecta. El negro no es libre en esta tierra de los libres, y Norteamérica tendrá que limpiar su casa a este respecto; poniendo esto en concisas y claras palabras, los Estados Unidos de Norteamérica deben procurar que la Constitución y la Carta de Derechos sean una realidad y no un sueño. Únicamente así puede ser neutralizada inevitablemente la actuación de la Ley de Karma […] Hasta ahora los privilegios que ella confiere están restringidos para los esclavos del egoísmo y el temor.

4. La liberación de la humanidad por las naciones unidas. Participamos de un gran hecho espectacular y simbólico y observamos su proceso. La liberación del individuo ha progresado a través de la liberación simbólica de un sector de la humanidad (los remanentes de las dos primeras razas, lemuria y atlante) y la liberación de millones de seres humanos, esclavizados por las fuerzas del mal, por millones de sus semejantes. El ideal ha llegado a ser un esfuerzo mundial práctico en el plano físico y ha demandado también un sacrificio mundial. Ha involucrado la totalidad de los tres mundos de la evolución humana, y por esta razón Cristo puede ahora conducir Sus huestes y ayudar a los seres humanos a liberar al género humano.

[VBA:] ¿Qué ha sucedido realmente en la vida de los individuos, en la vida de las naciones y en la vida de la humanidad? Un grandioso movimiento ha tenido lugar para corregir un mal muy antiguo y para contrarrestar conscientemente la Ley de Causa y Efecto mediante el reconocimiento de las causas en los mundos personal, nacional e internacional, las cuales produjeron los efectos que sufre hoy la humanidad.
Viendo el mundo como un todo, vemos que se ha cumplido la profecía de Cristo, revelada por el Maestro Tibetano, está inundando que aquel hilo tremendo de energía de Primer Rayo que surgió en el Huerto de Getsemaní se ha convertido en una potente irradiación de energía que [penetra] el mundo y no penetra en la mente, penetra en el Corazón.

[VBA:]Bueno, Shamballa estaba vinculada como centro con la Jerarquía, pero, en los tiempos de Cristo no había todavía una vinculación con la Humanidad; es decir, que […] no había el aspecto voluntad desarrollada al punto de reconocernos como Hijos de Dios: nos reconocíamos como una parte de Dios, pero sin saber la filiación; pero cuando ya tienes una conciencia shambállica te reconoces como un Hijo de Dios que busca la Casa del Padre, y la Casa del Padre es Shamballa precisamente. Entonces, toda la corriente de energía que surgía de la Humanidad quedaba paralizada en la Jerarquía […] Bueno, entonces, Cristo, efectuó el sacrificio […] cuando abandona completamente su personalidad en bien de la Humanidad, ofreciéndose en sacrificio al Padre con el cual está realmente vinculado en razón de su propia evolución. Pues, entonces, en aquel momento en que está en el Huerto de los Olivos y se le aparece un ángel con el cáliz simbólico que tiene que beber hasta las heces de aquel momento drástico, en el cual, segregado de su propia vida, de su propio sacrificio, tiene que crear un vínculo entre la Humanidad y Shamballa sin pasar por la Jerarquía. Esto es el sacrificio de Cristo hasta aquí.

[LAHR:] Hace dos mil años Cristo estableció un Antahkrana de luz entre Shamballa y la Humanidad, ese fue su sacrificio. Este fue el primero de cuatro acontecimientos simbólicos -nos dice el Tibetano- que culminando con la creación y trabajo de las Naciones Unidas, reestablecerán el Plan de Dios en la Tierra. Gracias a ellos, ahora “Cristo puede ahora conducir Sus huestes y ayudar a los seres humanos a liberar al género humano”. Cómo grupo continuemos tejiendo el Antahkarana social que permita los reconocimientos masivos para la labor del Cristo y su Jerarquía.