El faro de la Jerarquía escudriña hoy el planeta

por Luis A. Hernández R. el 20 de Mayo de 2009

[EJ, 571-572:] El faro de la Jerarquía escudriña hoy el planeta y entre las masas selecciona a hombres y mujeres que dan señales de su posibilidad esotérica, y tienen como factor fundamental básico en sus vidas el amor a la humanidad y al Cristo.

La persona devota común que constantemente se consagra y dedica al Cristo o a los Maestros con espíritu de adoración, no será seleccionada para este entrenamiento específico. Su actitud y desarrollo se interponen violentamente entre ella y su objetivo. Se busca al hombre que se olvida de sí mismo y le interesa más ayudar a los seres humanos afligidos, pero no obstante está firmemente convencido de la realidad de los mundos invisibles.

Cuando hayan sido descubiertos estos hombres y mujeres, la tarea del iniciado que los descubra es procurar que de alguna manera llegue al aspirante la información acerca del Plan jerárquico respecto a la reaparición de Cristo (con el nombre familiar correspondiente al trasfondo religioso del aspirante) y también de las verdades ocultas fundamentales y necesarias, acentuando particularmente la Ley de Causa y Efecto y, en forma secundaria, la Ley del Renacimiento. La Ley de Causa y Efecto tiene mayor importancia que la Ley de Renacimiento, porque necesita acción, por parte del aspirante, que inevitablemente condiciona el futuro. Nada puede hacerse respecto a la Ley de Renacimiento, excepto someterse a ella y agradecer que la oportunidad se presente constantemente.

* * *

[VBA:] Así que la mente ideal desde el ángulo de vista muy esotérico es la mente completamente vacía. Y diréis: ¿Qué pasa con la mente vacía?… Simplemente que está bajo el poder o bajo el control del pensador, lo cual no ocurre cuando está pensando, a menos que el pensador decida pensar o decida utilizar un grupo de pensamientos para dar forma a una idea, que puede ser una idea arquetípica. […] La atención es la base del propio pensamiento, de la propia idea, del propio arquetipo, porque está enlazada con el propósito de la Divinidad, lo cual significa que la atención profunda está conectada con Shamballa, y no tanto con la Jerarquía. La Jerarquía permite todavía para los discípulos en los ashramas del cuarto Rayo, o del segundo y del sexto, de utilizar en cierta manera materia emocional; pero tendrá que ser una materia tan delicada que la imaginación no altere el rumbo de la intención del Yo, que es un reflejo de la intención del propio Creador.

Cuando estáis muy atentos, estáis en silencio. ¿Qué significa el silencio entonces? Significa que estando en silencio estáis liquidando karma, porque el karma se manifiesta a través de los pensamientos y las emociones. Diréis: ¿Y es que un iniciado no tiene sentimientos? El iniciado tiene el sentimiento de integridad, tiene un sentimiento desconocido para la mente habitual. El sentimiento de integridad, o la conciencia grupal –me es igual-, o el reconocimiento del grupo egoico, viene solamente cuando este iniciado ha quedado completamente libre de todo cuanto le condicionaba, en determinados niveles, porque cada iniciación abarca un plano, abarca una nota, abarca una forma geométrica, abarca una serie de complejos, digamos así, de agentes dévicos. Pero, el paso de la primera a la segunda iniciación, o el paso de las dos primeras iniciaciones menores, no jerárquicas, a la primera iniciación jerárquica, exige el silencio de todo cuanto fue conquistado, no podemos ir con el saquito a cuestas. Me parece que cuando estamos pensando, incluso cuando estamos pensando esotéricamente, estamos tratando de penetrar en un sitio muy estrecho con una carga tremenda de cosas, de bienes de consumo quizás, en un sentido psicológico. Entonces, me parece a mí –es una cosa que sometería a vuestra consideración- que si queréis mantener el silencio, tenéis que esforzaros en ver las cosas en toda su dimensionalidad, las cosas que ocurren dentro y fuera de vosotros, y esto solamente será posible cuando observéis. Es que no observamos, no nos damos cuenta que no observamos, y sin embargo estamos siendo observados constantemente por aquel ojo tremendo de la Mónada a través del Ángel Solar.

* * *

[VBA:]  Bien, hay un punto que hemos tratado ya en otra ocasión, que es cómo se crea el destino de un universo o el destino de un ser humano; y el destino de cualquier ser viviente se basa siempre en un sentido primario de gravedad, a mayor gravedad, visto desde un ángulo geométrico-esotérico es siempre la condensación de una forma determinada, entonces, a mayor gravedad más densidad de forma, y tenemos, entonces, que a menor densidad, a menor peso, más expansión cíclica. ¿Por qué, entonces, se nos habla del Misterio de la Ascensión, que está aliado precisamente en la liberación de las leyes gravitatorias, las leyes de peso que todos inexorablemente estamos llevando encima de nuestras espaldas a través de las edades? La persona se puede medir —kármicamente hablando—, en relación con su destino, desde el ángulo del peso específico de su masa psicológica, y también desde el ángulo de su posición geométrica con relación a los astros, de ahí que la astrología esotérica es hermana de la geometría esotérica, y dijimos que el esoterista del futuro tendrá que dominar la astrología, la geometría y las matemáticas, porque la ciencia de los números, la ciencia de la forma y la expansión cíclica del universo son la misma cosa, depende el ángulo de visión; así que la única manera […] de que la persona cree una fuerza centrífuga perfecta partiendo de un centro de gravedad, que es kármico, es la atención, porque la atención es la base de la inseguridad, siendo la inseguridad aquel punto equis situado entre dos gravitaciones, pero que al anularse una gravitación con la otra crea un espacio vacío, incomprensible, en el cual el ser […] pierde por completo su gravedad, pero tampoco tiene la fuerza de ascensión suficiente para pasar a otro estado gravitatorio mayor. Ahí se nos habla de las pruebas iniciáticas o de las pruebas en el Sendero, porque todos estamos pisando un Sendero, unas personas quieren conquistar la parte material o científica o técnica de la vida, otras personas están más interesadas en descubrir qué es lo que hay bajo los repliegues de su sensibilidad emocional, otras personas tendrán inquietudes de carácter mental preguntándose el porqué de la existencia, el porqué de su procedencia y el porqué de su destino, y otros —muy pocos—, quizá estén interesados en servir a la humanidad en todos los momentos, en todos los lugares. Y, naturalmente, a medida que la persona va apartándose del centro de gravedad que llamamos “yo”, al sentirse proyectado hacia un espacio exterior pero que forma parte de la élite del universo, llega un momento en que siente la inseguridad y debe atravesar este punto fatídico, esta negrura tenebrosa de sí mismo, esta noche oscura del alma, para poder llegar a un estado de levitación mayor a partir del cual pueda sentir también otras mayores proyecciones hacia el cosmos.

[LAHR] La posibilidad del Retorno de Cristo nos implica individualmente el entrenamiento consciente en el Agni Yoga para disipar el karma de nuestra propia vida y la de nuestro grupo discipular al servicio de Cristo. Que como grupo podamos contribuir conscientemente a ello, facilitando así el camino de retorno de Aquél que Viene.