El estudio de los Devas corresponde al hombre inteligente

por Luis A. Hernández R. el 18 de Mayo de 2009

Agnisvatta

[VBA] Se darán cuenta de la dificultad que tenemos todavía para establecer contacto con esas energías dévicas que constituyen la energía total del Universo, y que por lo tanto, tendremos que trabajar mucho y muy bien para poder establecer ese contacto. Lo les puede puedo decir muy honradamente, que el estudio de los Angeles, el estudio de los Devas, de la energía potencial del Universo corresponde al hombre inteligente de nuestros días actuales. No constituye algo místico que nos legó la religión. […]

Todo cuando existe es una construcción angélica. Toda la energía potencial que existe en el plano físico esta dirigida por devas. La luz es dévica, los polos que constituyen la luz en su equilibrio son dévicas, el aire que respiramos es dévico. La relación que establecemos a través del éter, por ejemplo al hablar y el escuchar es dévico. No hay parcela alguna dentro de cualquier espacio dentro del cual tengamos referencia que no esté habitado por devas, donde estén trabajando, potenciando la Vida del Señor del Universo, tratando de manifestar aquello que piensan o creen los hombres…

[VBA] Interlocutor.— Has hablado de la participación de los devas positivos y negativos en la formación de la luz eléctrica. Entonces, —hay una luz y me preocupa de una forma muy particular, la luz del alma se llama, me refiero a la bondad espiritual— ¿qué participación tienen los devas en la creación de esta luz del alma?

Vicente.— Bueno, el alma en sí es luz. Cuando hablamos de la luz del alma es la expresión de esa luz hacia el exterior. Si el alma es luz no necesita condimento alguno, ya es la luz. Ahora, ¿cómo se manifiesta la luz? Hay un dicho o una observación, o un legado histórico, un axioma que dice: “la energía sigue al pensamiento”, el pensamiento es luz en sí mismo, pero ¿cómo se manifiesta? Cuando existe la energía. Bien, la distinción es “el hombre piensa y el deva construye”, y aquí hay un misterio iniciático, es decir, que el deva tiene la misión de construir con la esencia de su propia vida aquello que el hombre piensa. Dijimos antes que surgió la luz eléctrica porque una gran cantidad de seres humanos alcanzaron la iniciación o la iluminación, ¿qué significa esto?, que una cantidad indeterminada pero prodigiosa de devas de la luz invadieron el planeta Tierra y se llevaron las sombras […] el hombre siendo luz no puede propagarla [por sí mismo, y no lo haría] si no fuese por los devas, que son los que trabajan con lo que el hombre segrega de sí mismo.

El hombre va de la substancia a la esencia y el deva va de la esencia a la substancia, se encuentran en un término medio, y ese término medio es comunicación, es relación, utilicen este término, como ustedes quieran, porque hay quien dice que la fraternidad es luz de relaciones. […]

La luz del alma si no existiese el éter ¿hasta dónde se propagaría? Se quedaría encerrada en sus propios límites […]

Existe una ley fundamental en el Universo que dice que “todo cuanto existe es la relación que existe entre unos poderes positivos y otros negativos”, constituyendo dicha cosa, […] pero hay que agregar al contexto […] un tercer elemento que es precisamente el que suministra la vida oculta o lo que ocultan los éteres del espacio. […]

Existe solamente la apreciación de llegar a un punto de síntesis. Conocemos la hipótesis, la tesis y nos falta la síntesis ahora, es decir, conocemos dos elementos, el positivo y el negativo, y ahora como decían aquí nos falta todavía hurgar en el secreto de la luz, que nace de los dos extremos cuando se reconcilian, no cuando luchan entre sí.

[LAHR] VBA define a los devas como la energía potencial del Universo y nos recuerda que su estudio corresponde al hombre inteligente de la era moderna. A través de la síntesis neutra de la energía positiva y negativa la luz es creada. A través de la síntesis neutra entre la positiva Tríada Espiritual y la negativa personalidad es que la Luz del Alma es creada y son los Ángeles Solares quienes trabajan para exteriorizar dicha Luz que el hombre segrega de sí mismo. Que como grupo, conforme nos adentramos en las energías de Géminis, podamos profundizar en este Misterio Iniciático.