El Antahkarana Mundial Humano-Dévico

por Luis A. Hernández R. el 10 de Marzo de 2009

Agnisvatta

[AE, 514:] El advenimiento de la influencia venusina a nuestra cadena y a nuestro planeta, y el consiguiente estímulo ejercido sobre ciertos grupos de la cuarta Jerarquía creadora, la humana, produjo un acontecimiento paralelo de magnitud aún mayor en el esquema venusino, que afectó a la sexta Jerarquía, una de las Jerarquías de los devas que moran en el esquema de Venus. Este estímulo emanó a través de nuestra sexta cadena (o segunda, según el punto de vista) que afectó a la correspondiente cadena del esquema venusino. La magnitud de la diferencia podemos verla en el hecho de que en nuestro caso, solamente un globo fue afectado mientras que la influencia de nuestra esquema sobre el venusino fue tal, que toda una cadena quedó estimulada. Esto se produjo gracias a la polaridad positiva del Hombre celestial del esquema terrestre”. F. C. 321.

[VBA:] En una de mis conversaciones pasadas había afirmado que la vida de los devas estaba tan entrañablemente unida a la nuestra como el sistema nervioso y el sanguíneo lo estaban dentro del organismo humano, ambas evoluciones —la dévica y la humana—, vienen a constituir, miradas con la visión de un gran Adepto, como el corazón y la mente del Ser planetario que rige los destinos de nuestro mundo. En un aspecto más elevado, tienen idéntica misión las gloriosas potestades dévicas y las altamente evolucionadas humanidades de otros mundos —dentro de nuestro Sistema Solar—, en relación con el Dios del Universo. Justificadas están pues, sobradamente, una atención especial del aspirante espiritual de nuestra época y un profundo estudio acerca de las relaciones humano-dévicas cada vez más conscientes e imperiosas a medida que nuestro planeta vaya adentrándose por la luminosa franja de los cielos donde se proyecta la energía de la Constelación de Acuario.

[LAHR:] Conforme nuestro estudio del Antahkarana ha avanzado, nos ha revelado que la construcción consciente del Antahkarana Social nos acerca aún más a la vida dévica (femenina) venusina, la que en su conjunto representa el Ángel Solar terrestre. Utilicemos como grupo la energía de este Plenilunio de Piscis para profundizar en silencio los éteres hasta el Corazón del Sol a través de Venus y su Jerarquía Dévica que nos acompaña desde tiempos inmemoriales esperando nuestro retorno al hogar de la Voluntad del Padre.