El problema del dolor y el sufrimiento

por Grupo de Servicio el 16 de junio de 2009

Faro

Llamar al terrorismo por su nombre
En materia de apoyo a las víctimas, España ha terminado por convertirse en una referencia mundial. Se celebra en Madrid un congreso internacional que recoge la experiencia de décadas de dolor y reacción cívica

El terrorismo, ocurra donde ocurra, es un fenómeno que viola de manera sistemática, y en conjunto también masiva, los derechos humanos. Empezando por el derecho a la vida. Su práctica por parte de grupos armados de muy distinta orientación ideológica -aunque en nuestros días se trata sobre todo de organizaciones relacionadas con la actual urdimbre del terrorismo internacional- ocasiona cada mes, de acuerdo con los datos disponibles para este año y el pasado, entre 1.000 y 1.500 muertos y una cifra mucho más elevada de heridos. Muchas de esas personas, sin embargo, no son reconocidas como víctimas del terrorismo, ni, por consiguiente, lo son sus allegados más cercanos, que padecen asimismo en el seno de sus familias, rotas por la sinrazón, los embates de una violencia que, digan lo que digan los terroristas de uno u otro signo en la propaganda que emiten, se caracteriza por ser esencialmente indiscriminada. La inmensa mayoría de las víctimas que la violencia terrorista produce en estos momentos pertenecen a la población autóctona de países ubicados en el sur de Asia y Oriente Medio, sin olvidar el norte y este de África o América Latina.

* * *

[VBA] Se nos dice que la Gran Guerra, la que se inició en el año 1914 y que terminó el año 1945, realmente fue motivada por una crisis dentro del Logos Planetario, que este Logos Planetario –dentro del cual vivimos, nos movemos y tenemos el ser y que se expresa a través del Señor del Mundo, Sanat Kumara– está pasando por la crisis de la Cuarta Iniciación, y esto provoca una distorsión total de todos los valores psicológicos del ser humano, de todos los grupos sociales, de todos los ambientes en el mundo. Por tanto, hay que ser un discípulo probado para poder surgir triunfante y colaborar conscientemente, ¡cuidado!, para aliviar la crisis del Logos Planetario y hacer que cuanto más pronto realice esta gran evolución que traerá como consecuencia la Cuarta Iniciación Cósmica. Y si tenéis en cuenta que esta Cuarta Iniciación Cósmica está muy estrechamente relacionada con el cuarto reino que somos nosotros, os daréis cuenta que el reino que más se siente sacudido por esta crisis somos nosotros y, por lo tanto, si somos realmente esotéricos, daremos por bien empleada esta era de tensiones y de crisis porque nos permiten colaborar con la obra del Señor del Mundo y avanzar más rápidamente en nuestra evolución individual.

* * *


[Psi Eso I, 204] Todo el problema del dolor y el sufrimiento, según hoy se la comprende, está vinculado con este estado de conciencia, incidental a la percepción de los pares de opuestos. El animal sufre, pero lo hace en forma física y sensoria. El hombre sufre, pero lo hace física, sensoria y también mentalmente; el sufrimiento mental se debe a que ha desarrollado ciertos aspectos de la mente inferior –presentimiento, memoria, imaginación, poder de visualizar, remordimiento e impulso innato de alcanzar la divinidad, que trae consigo una sensación de pérdida y de fracaso. Los padecimientos de Dios (a los que se refieren las escrituras del mundo, tan misteriosamente) están lejos de ser sensorios y son mentales e intuitivos, pero no me detendré a dilucidar este misterio. Los padecimientos de la humanidad son primordialmente personales; los de Dios son preeminentemente impersonales y se relacionan con la totalidad. Me referí a ello porque quería describir la síntesis del desenvolvimiento de lo incoado a lo sensorio, de esto a lo que se comprende mentalmente, y de allí a lo que se “aprecia divinamente”, como lo define el ocultismo. He hecho descripciones que abarcan la totalidad. Traten de pensar en la totalidad y no adapten cada detalle al todo y recuerden que lo que puede parecer una contradicción quizás sea únicamente un fragmento transitorio, al cual aún no pueden relacionar ni aplicar.

* * *

Mantram de Unificación

Los hijos de los hombres son uno y yo soy uno con ellos.
Trato de amar y no odiar;
Trato de servir y no exigir servicio;
Trato de curar y no herir.

Que el dolor traiga la debida recompensa de luz y amor.
Que el alma controle la forma externa,
la vida y todo los acontecimientos,
Y traiga a la luz el Amor
Que subyace en todo cuanto ocurre en esta época.

Que venga la visión y la comprensión interna.
Que el porvenir sea revelado.
Que la unión interna sea demostrada.
Que cesen las divisiones externas.
Que prevalezca el amor.
Que todos los hombres amen.