Imaginar y Visualizar

por Luis A. Hernández R. el 18 de Febrero de 2009

[VBA:] En la 3ª Iniciación es al revés, te enseñan a visualizar los planes de Dios en el mundo de los hombres, y en la 4ª Iniciación entonces, todo eso se deja, se derrumba todo el edificio, queda solo el Iniciado ante la realidad, sin instrumento alguno, se concibe que exista ya, digamos, una paz, una tranquilidad, una armonía entre los vehículos, una integración total que no produce confusión en la mente del Pensador, por lo tanto, el Pensador piensa realmente y el pensamiento vence a su impulso, porque se da cuenta el Pensador que el pensamiento no existe realmente, como configuración, sino que es una energía dévica que está flotando en el mundo mental, [así] de acuerdo con la visualización del Pensador [estos devas] acuden raudamente, están creando. Imaginar un mundo mejor desde el plano astral tiene su significado para el mundo astral, pero visualizar un mundo mejor desde el plano mental, tiene las características del verdadero Iniciado, puede trabajar en favor del Señor del Mundo, es un intérprete de Su voluntad, y utiliza entonces este centro, el centro de los mántrams, el Centro del Verbo Creador, para evocar del espacio a los devas, que pueden secundar su labor, en tanto que Bakti Yoga opera mucho entre el plexo solar y el corazón, hay una intercomunicación entre estos dos centros, están constantemente irradiando, verdad, y entonces, cuando esto está irradiando completamente, cuando el plexo solar ya no es solamente deseo, sino que lleva el sentimiento del corazón y entonces va ascendiendo, automáticamente desde el Centro de la Garganta se extiende un hilo de luz que va hasta el Centro Ajna, el centro del entrecejo. Entonces, se domina tanto la imaginación como la visualización, para [que] finalmente exista una etapa de síntesis, de la cual no podemos referirnos sin caer quizás en el idealismo – yo soy muy idealista en estas cosas y parece que lo veo – pero es el tramo final del Antakarana, que va del Ajna al Centro Coronario, al Centro de la cúspide de la cabeza, porque cuando se ha realizado esto, automáticamente hay un hilo de luz, de color azulado, que va desde el Centro Ajna al Centro del Corazón, es el mayor de los triángulos que se puede adquirir en esta 4ª Ronda, el Centro Sahasrâra, el Centro Ajna y el Centro Anâhata, – el Centro del Corazón – funcionando correctamente, es el triángulo más grande simbolizado por Venus, por Júpiter y por nuestra Tierra, hablando ya en un sentido astrológico.

[CE, 131-132:] El Centro Plexo Solar. Está ubicado muy por debajo de los omóplatos, en la columna vertebral, y es extremadamente activo. En los días atlantes obtuvo un elevado grado de desarrollo, así como en la época aria el centro laríngeo va despertando rápidamente. Este centro está peculiarmente relacionado a otros dos: el cardíaco y el ajna, formando actualmente un interesante triángulo de energías en el cuerpo humano, que recibe mucha atención de la Jerarquía. Existe una afluencia de energía desde el alma al centro ajna y al corazón, siempre que el aspirante pueda hacer contacto con su alma. Ello conduce a tres cosas:

A la estimulación del centro cardíaco.

A la respuesta reaccionaria del corazón que evoca la estimulación del centro ajna y produce eventualmente el reconocimiento de la conciencia grupal por la personalidad.

A la evocación del centro cardíaco en la cabeza.
Sin embargo, todo esto es facilitado por el avanzado desarrollo del plexo solar del aspirante, que produce su propio efecto sobre el corazón y un efecto recíproco en el centro ajna. En consecuencia, hay dos triángulos importantes a considerar:

ce-132

[DNE I, 53:] Estos grupos emplearán en su trabajo los siguientes centros:

Grupo 1. [Telépatas] Coronario, cardíaco y laríngeo.

Grupo 2. [Observadores] Coronario, cardíaco y plexo solar.

Grupo 3. [Curadores] Coronario, cardíaco y ajna

[…]

Imaginar (plano astral) implica el trabajo de un triángulo conformado por el Plexo Solar, el Centro Cardíaco y el Centro Ajna. Visualizar (plano mental) implica el trabajo de un triángulo conformado por el Centro Cardíaco, el Centro Ajna y el Centro Coronario (Centro Cardíaco de la Cabeza en relación con la Presencia Monádica). La síntesis de ambas facultades, que no puede darse sin la construcción del antahkarana, nos permite convertirnos en creadores conscientes, haciendo descender lo superior a lo inferior para darle forma.

El Tibetano nos dice que el grupo simiente de Observadores (nuestro trabajo de los miércoles relacionado con Hermes) al disipar espejismo trabaja con el triángulo de imaginación (Coronario, Cardíaco, Plexo Solar), mientras que el trabajo de los Curadores (relacionado con el Espíritu de Resurrección y el mensaje acuariano de Cristo) lo hace a través del triángulo de visualización (Coronario, Cardíaco, Ajna).

La construcción del antahkarana grupal nos permitirá hacer una síntesis de estos dos trabajos, así imaginando y visualizando un mundo mejor, libre de maya, espejismo e ilusión, podremos hacer realidad la nueva era emergente.

Que como grupo podamos colaborar como un hilo más del antahkarana social que buscamos construir para iniciar en la humanidad una era de luz, ayudarla a pasar de la ignorancia a la sabiduría y elevarla de la muerte a la inmortalidad.