Disipando el espejismo de la Vacuidad

por Grupo de Servicio el 19 de mayo de 2009

Faro

El vacío creador como origen de la compasión

Pregunta: ¿Que puede decirnos sobre Samadhi y Nirvana?

Respuesta: Cuando el ser humano enfrenta su vida desde el ángulo de vista del quinto reino de la naturaleza, establece en su corazón un camino que le conduce mediante una línea de luz que ha construido con su propio esfuerzo, a ciertas zonas de conciencia completamente desconocidas por la mayoría de los seres humanos. Se trata de un camino de luz técnicamente definido como Antakarana o puente de arcoiris de la conciencia, que tiene la misión de establecer contacto entre el ser inferior y el Yo Superior de la propia conciencia del hombre. Cuando hablamos del Nirvana, cuando hablamos de Samadhi, hay que pensar en aquella rara cualidad que posee el ser perfecto, el ser que se ha liberado de toda posible estructura conceptual, para penetrar en reinos desconocidos de la conciencia, en donde impera una paz inconcebible por nuestra mente, y en donde existe una plenitud y un poder que nosotros no podemos concebir. Se trata si puedo decirlo así, de un gran vacío dentro de la conciencia, un vacío lleno de plenitud que ha alcanzado aquel ser humano, que se liberó completamente de toda posible estructura física, emocional o mental, que trascendió los límites o fronteras de aquello que llamamos mente, y más allá de la mente existe la posibilidad de Samadhi o del Nirvana.

http://ngsm.org/vicenteba/conferencias/VBA1985-11-11p.htm

Pregunta: Me gustaría saber si Buda, el Buda despierto de lo cual tu habéis hablado lo mismo cuando os referíais a lo siguiente: Este punto cero, es decir, en contraposición a lo que decía Shánkara de que Nirvana y Samsara, el mundo fenoménico y esta especie de super-Samadhi, para el las dos cosas, ambas a la vez eran maya. Y el Buda hablaba de que trascendiendo estas dos cosas está Sunyata, el Vacío. ¿Es este Vacío al que te refieres; cuando hablas de este punto medio?

Respuesta: Exactamente. Entre Samsara y el Nirvana hay un punto neutro, el punto neutro que existe entre las leyes de la gravitación y la ley de expansión cíclica, porque naturalmente surgimos de Samsara, la rueda de Samsara, la rueda de nacimientos y muertes, porque buscamos el Nirvana; y el Nirvana para la mayoría de los budistas y para nosotros constituye una meta, y no es una meta, sino que es una armonía constante, y la armonía entre Samsara y Nirvana sólo la encontramos en el punto céntrico.

Nirvana, el plano Ádico por ejemplo; Samsara en su más densa expresión, el plano físico. Entonces, el punto céntrico es el plano búdico, siempre. Se llama plano de la unidad, pero es el plano del equilibrio o de la armonía constante. De ahí que en nuestro Sistema Cósmico, hay una constelación que sirve de enlace entre tres constelaciones superiores y otras tres constelaciones inferiores (entre ellas nuestro Universo) que constituye la armonía entre ellas, y ésta es la constelación de LIBRA. […]

Solamente contemplando las cosas con serena observación, con amor podríamos decir, se puede aprender cómo, dónde y de qué manera hallar el punto cero de nuestra propia vida, en aquel punto Inconcebible donde el espíritu y la materia se han reducido a nada, porque no existe conflictividad. Y entonces surge el factor salvador. Yo lo defino compasión universal porque por encima del amor a Dios y de la caridad al prójimo debe existir el tercer factor, el punto neutro que se encuentra por doquier en la vida de la naturaleza, y esta es la compasión. Podríamos aliar la compasión con el punto neutro, con aquel punto dentro de nosotros mismos, donde la gravitación y la antigravitación o la agravitación se encuentran perfectamente neutralizadas, y donde existe el tercer factor, que es el factor que impulsa todas las fuerzas de la vida.

http://www.ngsm.org/vicenteba/conferencias/Barcelona/c17.htm

Shunyata (Sánscrito: «vacuidad») La cualidad básica de apertura sin fundamento; libertad de todos los marcos conceptuales. «Apertura» es probablemente la mejor traducción de «vacuidad», ya que «vacuidad» da la impresión errónea de un estado vacío. De hecho, es un estado inseparable de la compasión [La cual, al alcanzarse la vacuidad aquí señalada, surge espontáneamente por ser la característica inherente de nuestra naturaleza búdica.- LAHR] y de todas las demás cualidades del despertar.

Bodhichitta (Sánscrito: «mente/corazón del despertar») La cualidad básica de apertura sin fundamento y la inaprensible cualidad de todas nuestras experiencias. Es muy similar a la noción de shunyata.

Práctica de la bodhichitta absoluta Generalmente asociada con el despertar a la experiencia de shunyata, esta práctica nos introduce a un fluido y abierto modo de pensar y a la dimensión ilimitada del Ser. Es primariamente una práctica de meditación formal basada en shamatha-vipashyana (atención y conciencia, o práctica de la atención plena). Al ver claramente la naturaleza ilusoria de los pensamientos y las experiencias, las cosas se vuelven flexibles y manejables. Esta apertura esencial es fundamentalmente inseparable de la práctica de la bodhichitta relativa.

Práctica de la bodhichitta relativa Generalmente asociada con el despertar a la experiencia de la compasión, esta práctica nos posibilita el desarrollo de la capacidad de amar abierta e ilimitadamente y de ocuparnos los unos de los otros.

Fuente: Pema Chödrön, Tonglen