La Mundaka Upanishad sobre la Meditación en el Corazón

por Grupo de Servicio el 7 de Marzo de 2007

Mundaka II, Parte ii

•  Eso que es evidente (visible) y sin embargo oculto,

mora en la cavidad (del corazón) – un gran lugar

en el que está establecido (como los rayos de una rueda)

eso que vive, respira y cierra los ojos (Rigveda.10.121.3),

conoce lo que es superior a esto, así como lo que es y no es, (Svet.4.18),

que trasciende el conocimiento, lo más elevado de la creación,

•  eso que brilla hacia fuera como una llama,

eso que es lo más sutil de lo sutil;

sobre ello descansan los mundos y los que residen en ellos,

es el aliento, el habla y la mente;

es lo verdadero, lo inmortal

en verdad, oh querido, es a eso a lo que debes darle en el blanco.

•  Tomando como arco la gran arma de las Upanishads,

coloca la flecha, afilada por medio de la meditación,

ténsalo (el arco) por medio de la mente dirigida a la existencia de

Brahman,

y como un blanco, oh querido, atínale a lo imperecedero.

•  Om como el arco, el alma como la flecha,

Brahman como el blanco – de este modo se les define;

fijando la puntería en ello, como la flecha penetra en el blanco.

•  En ello están entretejidos los cielos, la tierra, y el espacio aéreo (Brih.3.8.7)

Así como también la mente con todos sus sentidos,

conócelo como el Âtman, y abandona todo otro discurso (Brih.4.4)

éste es el puente que conduce a la inmortalidad (Svet.6.19)

•  En ello están unidas las arterias del corazón (Brih.2.1.19)

como los rayos en el ombligo (de la rueda del carro),

permanece en la parte más recóndita y nace muchas veces,

Medita en el Om , como Âtman.

¡Te saludo! Ve hacia la orilla más allá de la obscuridad. (Chând.7.26.2)

•  El todo conocedor, sabedor de todo (Mundaka 1.1.9),

el mundo que te despliega su grandeza (Chând.3.12.6),

en la ciudad celeste de Brahman (Chând.8.1.9)

¡reside como el Âtman en el espacio del corazón!

(Traducido del inglés por J. Rodros, México, (2004) a partir de los Sixty Upanishads of the Veda,Traducidos del sánskrito por Paul Deussen (1897), Matilal Banardasis, Delhi, 1997, pp.508-82)

Blavatsky Editorial, México, 2004.