La Bandera de la Paz

por Grupo de Servicio el 5 de Junio de 2004

Madonna Oriflamma. 1932. Tempera on canvas, 172.6 x 99.6 cm.   Nicholas Roerich Museum, New York, New York

La Bandera de la Paz – Agni Yoga Series

Jerarquía, 1931

331. Sin cultura no podrá haber acuerdos internacionales ni entendimiento mutuo. Sin cultura la comprensión de la gente no puede abarcar todas las necesidades de la evolución. Por lo tanto, La bandera de la Paz comprende todos los sutiles conceptos que conducirán a la comprensión de la cultura. La humanidad no entiende como manifestar reverencia por aquello que comprende la inmortalidad del espíritu. La bandera de la Paz traerá la comprensión de esta elevada trascendencia. La humanidad no podrá florecer sin el conocimiento de la grandeza de las culturas. La bandera de la Paz abrirá las puertas a un futuro mejor. Cuando los países estén en camino a la destrucción, entonces aún aquellos que carecen de espiritualidad deberán entender en qué consiste el ascenso. Así, La Bandera de la Paz trae un futuro mejor.

334. Verdaderamente, la Bandera de la Paz unirá todas las tareas culturales y le dará al Mundo el tan necesitado logro. Por lo tanto, aquellos que portan un esfuerzo hacia la búsqueda responden a todas las afirmaciones. Las naciones se unirán verdaderamente bajo esta Bandera.

337. No va a ser fácil la época cuando se manifieste el Florecimiento del Fuego. La Bandera de la Paz no será encontrada en un bazar. Así, unámonos en un esfuerzo inconquistable.

375. Así se regenera el Mundo sobre el principio del Fuego. El fuego de los centros, el fuego del espíritu, el fuego del corazón, el fuego del logro, el fuego de la realización, el fuego de la Jerarquía, el fuego del Servicio – todo esto constituye los principios del Nuevo Mundo. Los arcos mezclados de la conciencia crean así la Voluntad Suprema. Verdaderamente, el Gran Estandarte de la Paz cubrirá al Mundo entero. Verdaderamente, una gran época, la hora de las grandes realizaciones. Así se aproxima la época de la gran acción.

377. La transformación del Mundo es en verdad afirmada en la tensión más elevada. Todas las perturbaciones, todos los cambios, todas las enfermedades acompañan a esta transformación. Las energías impulsadas muy poderosamente hacen que el fuego se ponga en movimiento. Así, en la Época del Fuego la obscuridad se vuelve densa y todo se intensifica en un esfuerzo ardiente. El mal es creado por la densificación de la obscuridad. La Luz transforma el Mundo. Así, en grandes momentos, la manifestación de la transmutación universal satura el espacio.

En consecuencia, durante la Época del Fuego, cuando la Luz lucha con la obscuridad, la manifestación de la Bandera de la Paz es aquel signo fundamental que le proporcionará a la humanidad un nuevo paso. Así, tanto la Belleza, el Conocimiento, el Arte y todas las naciones se unirán bajo este signo. Sólo las medidas más elevadas se podrán aplicar a la Bandera. ¡Verdaderamente!

381. La conciencia que circunscribe sólo el presente, sin ningún pensamiento sobre el futuro, no puede adherirse a la evolución ya que para semejante conciencia la cadena de los siglos desaparecerá. Por lo tanto, cuando la conciencia se expande, ella abarca la gran cadena guiadora de las causas y los efectos. Así, mientras la evolución está siendo establecida, es muy importante la manifestación de las causas. Al momento, cuando el planeta está completando su Karma, ciertamente que la retribución por lo concebido se refleja grandemente en la humanidad. Sin embargo, aquello que ha sido engendrado por el esfuerzo espiritual humano envuelve al planeta. En consecuencia, cada brillante tensión y cada esfuerzo le darán al planeta la afirmación del Nuevo Mundo. Por lo tanto, la insigne Bandera de la Paz porta todos los proyectiles de la Luz y ardientemente impregna las corrientes alrededor de la Tierra como una panacea en contra del mal. Las conciencias amalgamadas por milenios, crean. Así la Luz conquista la obscuridad. Así se cumple un maravilloso paso. Así aquello que ha sido preordenado, se aproxima

390. ¡Qué estúpidos son todos aquellos que no creen en la esperanza! ¡Qué ciegos son aquellos que creen que las guerras tienen sus ventajas! ¡Son pocas las conciencias que pueden percibir la regeneración del planeta por medio de la cultura! Ciertamente, aquellos que no comprenden la creatividad por medio de medidas superiores perecerán en las mismas agitaciones viejas. Aquellos que no comprenden los nuevos caminos tienen una gran necesidad de comprender la Época de Maitreya. ¡La Bandera de la Paz y la de los Señores abrirán todos los caminos!

Corazón, 1932

71. La verdadera solemnidad es construida en la tensión más elevada. La solemnidad no es descanso, no es satisfacción, no es un fin, sino precisamente el comienzo, es determinación y progreso en el camino hacia la Luz. Las adversidades son inevitables, como lo son las ruedas del esfuerzo. Las presiones terribles son inevitables, de otra manera la explosión sería débil. ¿Pero podrá el júbilo provenir de la ligereza? Allí sólo hay lujuria, mas el júbilo está en la victoria del espíritu. La victoria del espíritu está en la afirmación de los principios inalterables. Cuando la Bandera de la Paz esté siendo desplegada uno puede llenarse de solemnidad