El Sendero

por Grupo de Servicio el 12 de enero de 2001

Nos dice DK en Los Rayos y las Iniciaciones p.214 que:

“La enseñanza programada por la Jerarquía para que preceda y condicione a la nueva era de Acuario, es de tres categorías:

1. Preparatoria, dada en 1875-1890 escrita por H.P.B.

2. Intermedia, dada en 1919-1949 escrita por A.A.B.

3. Reveladora, surgirá después de 1975 será dada en amplia escala a través de la radio.”

Así, la Tradición Transhimaláyica, a través del trabajo de HPB y AAB, ha impartido información amplia y suficiente sobre el Discipulado Consciente.

También nos dice DK que “Los libros que la Sociedad Teosófica ha publicado sobre el discipulado describen adecuadamente el sendero de probación centrado en el perfeccionamiento de uno mismo.” [AAB. Discipulado en la Nueva Era I. p.671]. Mientras que AAB pone el énfasis en los senderos del discipulado y el iniciático, ambos centrados en el servicio a la humanidad y el bien común.

Y ello se debe al natural progreso que la humanidad como un todo va alcanzando en su camino de regreso al Hogar del Padre. Tal como lo señala DK en Los Rayos y las Iniciaciones p. 410:

“La razón de divulgar lo que anteriormente era considerado como trabajo preparatorio para la tercera iniciación, se debe a que la raza está ahora en la etapa de desarrollo que justifica el cambio completo en el acercamiento a la divinidad, tal como lo enseña la Jerarquía. Esto no significa que la enseñanza pasada queda relegada, sino que es trasladada nuevamente a las primitivas etapas del sendero del discipulado, mientras que la enseñanza dada en esas etapas constituirá ahora el trabajo realizado por los aspirantes en el sendero de probación. El énfasis ha sido puesto sobre la purificación, la necesidad de desarrollar la vida crística, la visión mística y la filosofía. A la raza se le dieron las verdades esotéricas que evocaron mucho interés, crítica y discusión, atrajeron a todos los tipos de mente y fueron distorsionadas y mal aplicadas. Sin embargo, a los aspirantes avanzados les sirvieron de instrumento de ayuda para ir adelante en el sendero del discipulado, realizando un progreso paralelo los discípulos aceptados. Una vez firmemente establecidos en el sendero, las verdades se les hacen autoevidentes y las pueden aplicar y verificar individualmente, y conducen al discípulo, en forma inevitable, al Portal de la Iniciación.”

Nuestro esfuerzo será el de brindarles un cuadro coherente y de fácil acceso a todos aquellos aspirantes y discípulos espirituales que deseen estudiar seriamente lo que el Discipulado Consciente implica en la vida moderna.