Jueves

por Grupo de Servicio el 13 de Enero de 2001

Meditación reflexiva sobre la preparación para la Reaparición de Cristo

http://ngsm.org/vicenteba/VBA-Jueves.htm

Etapa I

Después de haber alcanzado una quietud positiva e intencionada de la personalidad, formular con claridad y con sus propias palabras las respuestas a las preguntas siguientes:

a. Como miembro del nuevo grupo de servidores del mundo ¿cuál es mi intención específica y fija en este momento de dedicado contacto con mi alma?
b. El propósito de mi personalidad, concentrado y expresado, ¿está de acuerdo a la intención jerárquica -hasta donde se me permite conocerla?
c. En mi propia vida diaria personal ¿he adquirido el derecho (debido al esfuerzo definido y no tanto al éxito alcanzado) a permanecer con esos Servidores que están emprendiendo ahora el trabajo de preparación?

Ésta es la única vez en la meditación en que se piensa en sí mismo, y se expone aquí porque es un método que emplea la personalidad para alinearse y enfocar la atención en el nivel mental. [e203]

Etapa II

Después de responder a estas tres preguntas a la luz del alma, decir con énfasis:

“Olvidándome de las cosas del pasado, me esforzaré hacia mis posibilidades espirituales más elevadas.
Me dedicaré de nuevo al servicio de Aquel que Viene, y haré todo lo que pueda para preparar las mentes y los corazones de los hombres para tal acontecimiento.
No tengo otra intención en mi vida”.

PAUSA

Etapa III

a. Visualizar la situación mundial lo mejor que se pueda de acuerdo al interés y el conocimiento que se posea de los asuntos del mundo. Visualizar la masa humana, brillando con una tenue luz, y también puntos más brillantes de luz aquí y allá, donde miembros del nuevo grupo de servidores del mundo y hombres de intención espiritual y de corazones amorosos, trabajan en bien de sus semejantes.

b. Visualizar, por medio de la imaginación creadora, la vívida luz de la Jerarquía, que fluye hacia la humanidad y se mezcla lentamente con la luz que está ya en los hombres. Pronunciar luego la primera estrofa de la Invocación:

“Desde el punto de Luz en la Mente de Dios,
Que afluya Luz a las mentes de los humanas.
Que la Luz descienda a la Tierra.”

c. Reflexionar sobre la reaparición de Cristo, no importa el nombre con que se Lo designe en las diversas religiones mundiales, pues sigue siendo la misma Gran Identidad; reflexionar y conjeturar sobre los posibles resultados de Su aparición. Pronunciar la segunda estrofa de la Invocación:

“Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios,
Que afluya Amor a los corazones humanos.
Que Cristo retorne a la Tierra.”

d. Procurar concentrar fijamente su intención de servir y difundir amor en todo lo que lo rodea, y comprender que hasta donde le es posible hacer estas cosas, fusionará su voluntad personal con la Voluntad divina. Pronunciar la tercer estrofa de la Invocación: [e204]

“Desde el Centro donde la Voluntad de Dios es conocida,
Que el Propósito guíe a las pequeñas voluntades humanas,
El Propósito que los Maestros conocen y sirven.”

e. Considerar lo que puede hacer prácticamente durante la próxima semana a fin de acelerar la preparación para la venida de Cristo.

PAUSA

Pronunciar el OM tres veces, dedicando la triple personalidad al trabajo de preparación.

Sugerencias:

a. Se sugiere hacer esta meditación una vez por semana, cada jueves, en lugar de la meditación habitual. Procurar asumir la actitud de aspiración, devoción, plegaria e intención determinada (en el orden indicado), previamente al delineamiento. Los estudiantes esotéricos necesitan el acercamiento por medio del corazón y también de la mente, para hacer de esta meditación el poderoso instrumento que está destinado a ser.

b. Entre un jueves y otro tratar de llevar a la práctica los resultados de la reflexión expresada en esta meditación. Establecer planes prácticos y recapitular las actividades planeadas cada semana al hacer la meditación a la luz de su expresada Intención.

c. Hacer esta meditación breve y dinámica. Le será fácil hacerlo después de practicarlo varias veces; olvide las diversas etapas y déjese llevar por la secuencia y la síntesis de la fórmula.

DNE II