Convocatoria a los hombres y mujeres de buena voluntad de todo el mundo

por Grupo de Servicio el 25 de octubre de 1996

Para que RECONOZCAN el poder de la buena voluntad como fuerza vital que modela las opiniones de los seres humanos y en colaboración constructiva guía sus actos.

Para que REALICEN la gran necesidad que se tiene actualmente de ese poder en los asuntos mundiales – sin buena voluntad expresada entre los seres humanos, ninguna paz duradera es posible.

Para que SE ESFUERCEN por ser cada vez mejores ejemplos de buena voluntad en sus vidas cotidianas, llegando a ser de esta manera unidades eficaces de buena voluntad dentro del cuerpo de la humanidad.

Para que OTORGUEN su reconocimiento y sostén personal a toda declaración y esfuerzo realizados por hombres y mujeres eminentes, pensadores activos de todas partes, en la manifestación de la buena voluntad – para que esta cualidad pueda obtener el sostén de un público esclarecido cada vez que su potencia sea utilizada.

Para que EMPLEEN su tiempo, pensamiento y dinero para acrecentar la acción de la buena voluntad en todo el mundo.

Los hombres y mujeres de buena voluntad residen en todos los países, pertenecen a todas las razas y clases, son por naturaleza bondadosos, prefieren las relaciones amistosas con los demás, conocen el valor práctico del altruismo y viven en forma constructiva. Prefieren comprender a otras razas, naciones e individuos y colaborar con ellos. Por lo tanto no odian, ni critican, ni atacan, ni destruyen. Son personas inteligentes cuyas mentes no han sofocado los dictados de sus corazones. Se los conoce por su modo de vivir.